best business loans Working Capital Big Lines of Credit Merchant Cash Advances Small Business Loansbusiness loans Short Term Loads Equipment Financing SBA Loans Long Term Loans

030. NARCISO PERALES. Médico y rebelde

Narciso Perales Herrero (La Línea de la Concepción, 3-IX-1914-Madrid, 18-VI-1993), máximo y reconocido representante de lo que se dio en llamar la Falange Disidente.
Luchador infatigable, nacional-sindicalista hasta la médula, Manuel Hedilla, legítimo sucesor de José Antonio Primo de Rivera en la Jefatura Nacional de Falange Española de las JONS, poco antes de su muerte en 1970, dijo de él que era el único hombre capaz para Jefe Nacional de la Falange.
Estudiante de Medicina durante los años de la II República en las Facultades de Granada, Sevilla y Valladolid se inició en la actividad política a los 19 años de la mano del Moviemiento Español Sindicalista, fundado en 1933 por José Antonio. Él y Juan Domínguez, en Sevilla, fueron los primeros adheridos al nuevo grupo, consiguiendo en las primeras semanas la integración de numerosos estudiantes.
Con motivo de las elecciones a diputados del 12 de noviembre de 1933, a las que concurrió José Antonio, por la circunscripción de Cádiz y a resultas de un acto electoral en San Fernando en el que murió una persona, le acompañó al mando de una escuadra de la recién nacida Falange Española el resto de la campaña electoral.
El 4 de marzo de 1934 asistió en el Teatro Calderón de Valladolid al acto de unificación de Falange Española y las JONS, participando junto a José Antonio y otros camaradas en una refriega con elementos de ideología contraria a la salida del mismo. En 1935 estuvo en la fundación del Sindicato Español Universitario, el SEU, y dada su condición de estudiante, pasó al mismo participando activamente en actos de propaganda y acciones en la Universidad, que frecuentemente acababan en batallas campales con contrarios, lo que le supuso a la delegación sevillana de Falange Española de las JONS (Juntas Obreras Nacional Sindicalista) frecuentes asaltos y ataques a su centro social, clausuras del mismo por la autoridad judicial e innumerables multas.
El 30 de abril, formando parte de un grupo de 20 falangistas, se desplazó a Aznalcóllar (Sevilla) donde el día anterior habían sido agredidos cinco militantes de la organización, uno de los cuales fue apuñalado cuando intentaban vender el semanario Arriba. Fueron agredidos a pedradas a la llegada y Manuel García Mínguez murió de una pedrada en la sien y de un disparo a quemarropa ya caído en el suelo. Fueron heridos cinco vecinos del pueblo y muerto de un disparo el vecino que remató en el suelo a Mínguez. Cuando regresaban hacia Sevilla fueron detenidos y encarcelados. En el posterior juicio y defendidos por José Antonio, fueron acusados de homicidio y el  fiscal pidió catorce años de prisión para cada uno de ellos. El 5 de octubre fueron condenados tres de los falangistas a dos años y once meses de cárcel y absueltos los demás, entre éstos Narciso Perales.
Por su participación destacada en estos hechos y en expediente de recompensas número 17 de Falange Española de las JONS, José Antonio le concedió la Palma de Plata, máxima distinción dentro la organización.
El 7 de marzo de 1936, desplazado desde Valladolid con motivo de la festividad de Santo Tomás de Aquino, participó como orador en un teatro abarrotado de estudiantes, en Palencia, en un acto organizado por el SEU. El 12 de julio salió de la prisión de Valladolid, donde había sido encarcelado tras la ilegalización de la Falange por parte del Gobierno del Frente Popular, y se dirigió a Granada, adonde llegó al día siguiente, como delegado territorial de la Falange andaluza, bajo la dirección del secretario general, Raimundo Fernández-Cuesta, para realizar tareas organizativas. En Granada le sorprendió el Alzamiento Nacional y leyó ante los micrófonos de Radio Granada, junto a Luis Rosales, la proclama de la Falange granadina la noche del 20 de julio, fecha del levantamiento en dicha ciudad.
Durante su estancia en Granada puso orden en la caótica organización provincial y asumió la jefatura de ésta del 19 al 27 de agosto. En los días posteriores al fusilamiento de Federico García Lorca tuvo una participación destacada, evitando el procesamiento y las represalias que se abatían sobre los miembros de la familia Rosales, falangistas, a los que algunos señalaban con dedo acusador, por haber dado cobijo en los primeros días del Alzamiento en su casa, al poeta. Asímismo puso fin a la llamada Escuadra Negra de las milicias de Falange, que participaba en fusilamientos incontrolados en los alrededores de Granada. En ese año organizó una reunión en Córdoba para tratar los hechos acaecidos en la sesión de la junta política de la Falange, donde hubo un enfrentamiento entre Franco y Dionisio Ridruejo, motivado por el papel que debía desempeñar la Falange en el nuevo Estado. Como consecuencia de esta reunión fueron detenidos en la citada ciudad dos miembros del Consejo Nacional bajo la sospecha de preparar un complot contra Franco. Nada pudo demostrarse en su contra, pero lo mismo que en el caso de Manuel Hedilla, en 1937, con el decreto de unificación, la decisión de Franco de ejercer su autoridad se llevó a efecto sin reparos por parte del resto de la Falange.
Narciso Perales solicitó ser relevado de su cargo de delegado extraordinario en Granada por no estar de acuerdo con Fernández-Cuesta, en cuya opinión el momento aún no era propicio para poner en práctica el programa original de la Falange. A propuesta de Fernández-Cuesta fue trasladado a Málaga con objeto de no despertar de nuevo las sospechas de Franco sobre conatos de rebeldía y en junio de 1938 se incorporó de forma totalmente voluntaria al frente de Teruel. El suyo fue uno de los focos gestos de protesta, aun siendo limitado.
En 1939, al finalizar la Guerra Civil, fue arrestado junto a Tito Meléndez y Eduardo Ezquer bajo la acusación de formar el triunvirato dirigente de una ilegal Falange Española Auténtica. En 1942, siendo gobernador civil de León, fue destituido y confinado durante más de un año en el Campo de Gibraltar por oponerse activamente al fusilamiento de Juan José Domínguez, implicado en los sucesos con carlistas en el santuario de la Virgen de Begoña, en Bilbao, ejecución que finalmente se llevó a cabo.
Cuentan que siendo gobernador sirvió un plato de aguadas lentejas a Franco en cierta recepción, diciéndole, “esto es lo que come la gente, excelencia“. En 1944 vuelve a ser confinado en Linares (Jaén), acusado de intentar reorganizar la Falange fuera de la disciplina de Franco. En 1945 formó parte de un grupo de treinta falangistas y anarcosindicalistas de la CNT que crearon la Alianza Sindicalista con la intención de resucitar y formalizar unas relaciones que se remontaban con intermitencias a los primeros años 30. Escribió su manifiesto inicial y después de una sola reunión, el grupo fue denunciado a la policía y oficialmente no pudo celebrar más sesiones. Sin embargo, los falangistas siguieron reuniéndose, sin presencia anarquista, hasta los primeros años 50 y lograron crear pequeños grupos en algunas provincias. Durante un tiempo, Dionisio Ridruejo colaboró en los esfuerzos del grupo por fomentar el nacional-sindicalismo a través de cauces extraoficiales.
En 1959, firmó como miembro fundador de los Círculos Doctrinales José Antonio, grupo formado por falangistas de toda la vida y jóvenes miembros de las jerarquías del régimen, cuyo objetivo era mantener viva la doctrina de José Antonio y salvar para el futuro la esencia revolucionaria del pensamiento nacional-sindicalista, personificado especialmente en José Antonio. No asistió a ninguna reunión al considerarlos políticamente muy confusos y al creer que debía primar la práctica sindical y la búsqueda de apoyos fuera del Movimiento Nacional.
En 1960, junto a Ceferino Maestu y Patricio González de Canales, decidieron resucitar una tertulia que había fundado José Antonio en la década de 1930, La Ballena Alegre. Se reunían, lo mismo que treinta años atrás, en el sótano del Café Lyon de Madrid. Al igual que el nombre y el recinto, se mantuvo la iniciativa y el carácter esencialmente falangista del grupo. Sin embargo la política del grupo era que todo el mundo podía asistir y participar, cualesquiera que fuesen su ideología y filiación política. La tertulia, que no era una actividad organizada, sino que era simplemente una reunión semanal, constituía un intento más de reconstrucción falangista, después de la parálisis de la década precedente. Los principales protagonistas del intento eran miembros ya veteranos de la oposición falangista, a los que se había unido un cierto número de falangistas más jóvenes procedentes del Frente de Juventudes. Durante alrededor de un año el grupo se reunía para discutir distintos aspectos del problema de revitalizar la Falange. Sus reuniones, no obstante, tuvieron un final abrupto por orden del Ministerio de la Gobernación después de una pelea, al parecer provocada por el miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey, Mariano Sánchez Covisa, en el curso de una de las sesiones. La Policía intervino y poco después se prohibió la tertulia.
En 1963, principal líder de la oposición nacional-sindicalista y pese a su mala salud en ésas fechas, formó el pequeño y clandestino Frente Nacional de Trabajadores para recuperar el sindicalismo nacional, revolucionario y anticapitalista.
En 1964, hubo dos intentos para encontrar una salida a la Falange alternativa, surgidos en parte de las opciones consideradas y de los contactos hechos en La Ballena Alegre. Participó junto a Ceferino Maestu en la salida de la revista Sindicalismo, dirigida por ambos y uno de los gérmenes de Comisiones Obreras. Promovieron reuniones con trabajadores en el distrito industrial de Villaverde (Madrid). En la primera de estas reuniones hubo siete personas, de las que cinco eran policías; en la última, pues fueron prohibidas al cabo de poco tiempo, había unos trescientos cincuenta obreros. La revista Sindicalismo salía teóricamente con periodicidad mensual, si bien en la práctica salía cuando la censura dejaba el suficiente texto para componer un número. Tuvo en último término el mismo sino que la mayoría de los anteriores intentos falangistas de formar un grupo de oposición, ya que por orden del Ministerio de Información y Turismo fue prohibida su publicación terminantemente.
En ese mismo año y hasta 1967 dirigió la revista Juanpérez, dirigida a América Latina y que en su primer editorial lanzaba para definirse, cuatro consignas: anticapitalismo, anticomunismo, catolicismo y justicia social.
En 1966 abandonó el Frente Nacional de los Trabajadores y fundó el Frente Sindicalista Revolucionario, que tomó como bandera la roja y negra y como símbolo una espiral negra, que representaba la renovación desde dentro y hacia fuera, que el grupo aspiraba a realizar. El FSR quedó constituido por medio de una asamblea semiclandestina celebrada en Madrid y que supuso el retorno de Manuel Hedilla, tras veintinueve años de retirada, a la actividad política. Hedilla fue elegido presidente y Narciso Perales vicepresidente. La organización fue declarada ilegal, pero luchó por desarrollar contactos con elementos opositores de la izquierda trabajadora, apoyó una serie de huelgas ilegales e incluso discutió estrategias para un golpe de estado.
Posteriormente, en 1968, tras una cierta tensión surgida dentro del FSR por la falta de consenso respecto a la línea política y aprovechando una ausencia, por motivos laborales, de Narciso Perales, el primero junto a un pequeño grupo de militantes y gentes de extrema derecha, se escindió en el Frente Nacional de Alianza Libre, menos radical que el FSR en su militancia nacional-sindicalista. De hecho Hedilla siempre se había opuesto a la inclusión de “revolucionario” en la denominación del FSR. En realidad, el FNAL aspiraba a ser una plataforma legal o una pantalla para el FSR, con el objetivo de reagrupar los falangistas dispersos.
Hedilla murió en 1970, cuando el FNAL apenas había empezado a funcionar como grupo independiente. Narciso Perales no asumió la jefatura del FSR/FNAL, sino que de común acuerdo cedió el cargo a Patricio González de Canales. Después de la muerte de Hedilla, los elementos ultras del FNAL dejaron el grupo y el apoyo de los simpatizantes falangistas tendió a darse más bien al FSR, que siguió actuando con independencia, bajo la dirección efectiva de Narciso Perales. El FSR, reforzado por antiguos militantes del FNAL, inició la década de los 70 con el objetivo de lanzar nuevos intentos de rescatar el nacional-sindicalismo del oprobio y de relanzarlo en la diáspora de la Falange, mediante una actividad consecuente con el fin de recuperar el contenido del movimiento. Los dos grupos siguieron actuando de forma paralela, pero sus campos de acción eran distintos. El FNAL era un grupo intrafalangista que pretendía reconstruir una Falange unida desde dentro de las propias filas del Movimiento, recuperando a los falangistas antiguos y marginados. El FSR, por otra parte, pese a las dificultades de la empresa, seguía buscando tener eco fuera de la propia Falange, sobre todo en las fábricas y demás lugares de trabajo.
El FSR se desintegró en 1975 y Narciso Perales se marchó del grupo y retomó unas viejas siglas, Falange Española Auténtica, para un nuevo proyecto. En 1976, los llamados “hedillistas”, antiguos afiliados al FSR, FNAL y CONS, celebraron una reunión en Madrid que señaló la constitución pública de FEA, creada de forma embrionaria por Narciso Perales el año anterior, cuando abandonó el FSR. No obstante, no asumió la jefatura nacional en el primer congreso celebrado este año. Hasta 1979, cuando la disolución de Falange Española de las JONS (Auténtica), denominación con la que finalmente fue inscrita la FEA en el registro de partidos políticos el 26 de febrero de 1977 tras ardua batalla legal al pugnar varios grupos por las siglas históricas. Este grupo desplegó un proselitismo y activismo considerable y cargado de acciones espectaculares, como el reparto gratuito de leche en Madrid con motivo de la subida de precios del producto, gran cantidad de movilizaciones protestando por problemas de la sociedad de esa época o el encierro en la Secretaría General del Movimiento reivindicando la legalización, que finalmente se produjo.
Las primeras elecciones generales dieron a la Auténtica cerca de cincuenta mil votos con candidaturas en veintinueve provincias. Durante la campaña electoral surgieron las primeras tensiones en la organización, que culminaron con la dimisión de la Jefatura Nacional de Narciso Perales y un intento de abandono, reconsiderado finalmente, días antes del 20-N celebrado en Alicante con asistencia de dos mil falangistas.
A partir de esas fechas, ya nada sería lo mismo en la Auténtica; las discrepancias internas se multiplicaron e ideológicamente se perdió el rumbo. En asamblea de militantes celebrada el 20 de febrero de 1978 se produjo una escisión secundada por un 20 por ciento de la militancia, que dio origen a Falange Española Auténtica, que no será inscrita oficialmente hasta el 17 de enero del año siguiente.
El 4 de diciembre de 1978, en plena campaña del referéndum constitucional, un grupo de falangistas de FE de las JONS (Auténtica) ocupó la emisora de Radio Nacional de España en Madrid y todos fueron detenidos, incluido Narciso Perales, por haber difundido la citada emisora un comunicado de la FEA aprobando él Si a la Constitución, mientras se silenciaba que los primeros estaban por la abstención.
El 23 de diciembre de 1979, tras una lenta agonía, fue disuelta FE de las JONS (Auténtica). A principios de los 80, Narciso Perales protagonizó su última y definitiva aventura política al participar en la creación del Movimiento Falangista de España, heredero de la Auténtica y con el que puso fin a 50 años de apasionada lucha por la revolución pendiente.
En el terreno profesional, fue el médico que más veces representó a España en foros internacionales y fue reconocido de forma mundial como profesor en Medicina del Trabajo. Dio su vida en mejorar la salud de los trabajadores, fueran de la ideología que fueran. Aun hoy, la Ordenanza de Salud e Higiene en el Trabajo, creada por él, sigue en vigor.
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid, curso de 1936. Doctor en Medicina, con una tesis doctoral en la Universidad de Madrid sobre Medicina del Trabajo. Médico forense (excedente), de Asistencia Pública (excedente) y de la Beneficencia Municipal de Madrid, todo ello por oposición. Comisionado por el Ministerio de Trabajo para el estudio y propuesta de organización de un Instituto Nacional de Medicina del Trabajo, Madrid 1943. La propuesta fue aprobada y el Instituto creado en 1944. Miembro de la Comisión Internacional Permanente para la Medicina del Trabajo (1948). Presidente de la comisión organizadora del III Congreso Nacional de Medicina y Seguridad del Trabajo (Madrid 1951). Secretario fundador de la Sociedad Española de Medicina del Trabajo (1955). Comisionado para el estudio de la creación y reorganización de los Servicios Médicos de Empresa, obligatorios en empresas de más de quinientos trabajadores (Madrid 1956). Primer director de la Organización de los Servicios Médicos de Empresa (1959). Comisionado para el estudio y reglamentación de los servicios médicos a las empresas que ocupen más de cien trabajadores (decreto 10-6-1959, Orden Ministerial 21-11-1959). Vicepresidente de la Comisión Internacional Permanente y de la Asociación Internacional de Medicina del Trabajo (1963-1966). Presidente permanente de la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo, Madrid (1965). Profesor contratado en la Universidad de San Juan de Puerto Rico, curso de Medicina y Seguridad del Trabajo (1967). Miembro Honorario de varias sociedades de Medicina del Trabajo extranjeras. Cooperó en más de treinta congresos, jornadas o simposios médicos, como presidente de ponencia, invitado especial o comunicante. Presentó o publicó mas de cincuenta trabajos en congresos de la especialidad. Fue médico particular de Manuel Hedilla y Dionisio Ridruejo, por citar algunas personalidades relevantes. Estuvo casado con Justina Rodríguez de Viguri, primera mujer que militó en las JONS, fundadora del SEU y falangista, como su esposo, hasta la muerte.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

029. ANDRÉS VIÑAS. Alcalde

Andrés Viñas ejercía de industrial cuando decidió formar parte de la Corporación municipal como primer teniente de alcalde. El 7 de octubre de 1927 se convirtió en alcalde tras una sesión plenaria en la que le votaron veinticinco de los veintiséis miembros de la misma.

Nada más acceder a la Alcaldía comenzó a poner de manifiesto su preocupación por todo lo que afectara a los intereses de la ciudad. De hecho, todavía en aquel mes de octubre del 27 aprovechó un viaje particular a Madrid para gestionar todo lo que estaba pendiente. Para ello gozó del apoyo del que entonces era vocal de la Asamblea Nacional, José María Pemán, que aportó su cargo para conseguir que fuera levantada la prohibición de importar la carne de Gibraltar que tanta importancia tenía poara abastecer a la ciudad.

Uno de los asuntos en los que puso mayor empeño fue en la construcción del ferrocarril entre Málaga y La Línea y se le explicaba que todo estaba pendiente de unos trámites financieros. También se le prometió resolver el problema de la habilitación de la Aduana.

Sin embargo, el desempeño de sus funciones estuvo marcado por un asunto clave: el alcantarillado. Su esfuerzo se encaminó a recuperar la concesión del servicio y luchó por conseguir el préstamo del Banco de Crédito Local, una gestión que llevaba demasiado retraso y por cuyo fracaso había un enorme temor entre los políticos que le precedieron. Su gestión en este sentido dio lugar a un voto de gracia unánime por parte de la Corporación y otro de confianza para todo lo que estuviera relacionado con el alcantarillado y el abastecimiento de agua potable. Como consecuencia de sus gestiones consiguió recuperar la concesión del alcantarillado en junio d 1928 resolviendo así uno de los problemas más graves que tenía el municipio.

Sus valiosas gestiones desbloquearon muchos asuntos vitales para La Línea. El contrato mixto de ejecución de obras que había sido acordado unos años antes por valor de 750.000 pesetas con el Banco de Crédito Local había quedado en suspenso. Andrés Viñas consiguió hacer efectivo no sólo ese préstamo, sino otro de 3.250.000 pesetas de la época para las obras del saneamiento y, además, para la terminación del Hospital Municipal, la captación de aguas en Sierra Carbonera, la cancelación de los pagarés emitidos a favor del concesionario del mercado de abastos para su reversión al Ayuntamiento, la adquisión de la plaza de toros y obras de pavimentación en diversas calles de la ciudad. El 8 de marzo de 1929 fue aprobado el proyecto del contrato de préstamo.

Durante su mandato, el pleno de la Corporación acordó el 29 de octubre de 1928  consagrar la ciudad al Sagrado Corazón de Jesús ‘haciendo votos por honrarle y enaltecerle sempitérnamente’.

En la sesión plenaria del 24 de enero de 1930 expuso a la Corporación que en virtud de la lucida y brillante liquidación de los presupuestos municipales del año anterior, fuera aprovechado el superavit para la creación de un Monte de Piedad para aliviar las necesidades de las clases menos pudientes y también para organizar la Banda Municipal y rodear el Palacio Municipal con una verja, objetivo éste último que consiguió en febrero de 1930.

Otra de sus grandes preocupaciones fue la creación de la Escuela Elemental de Trabajo y su edificio correspondiente, así como la carretera que desde La Atunara debería enlazar con la de Cádiz-Málaga por el puerto de El Higuerón.

En reconocimiento por tanto desvelo por la ciudad, la Corporación decidió nombrarle en 1930 Hijo Predilecto de la ciudad muy poco antes de cesar en su cargo de alcalde, hecho que ocurrió el 26 de febrero de 1930.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

028. LA INDEPENDENCIA, 140 AÑOS DESPUÉS

Hoy, domingo 17 de enero de 2010, se alcanza una efemérides muy importante para la historia de La Línea. Se cumplen 140 años de la concesión de la independencia respecto al municipio de San Roque después de que un grupo de unos trescientos vecinos comenzara una lucha por conseguir lo que creían justo en vista de la evolución de este arenal que ya no era escenario de conflictos bélicos.

La demolición de la línea de contravalación y de los fuertes de Santa Bárbara y San Felipe en 1810 había favorecido el asentamiento de la población en los arenales del istmo. El Gobierno había cedido terrenos a quienes los cultivaran y el comercio con Gibraltar era creciente.

Del rápido crecimiento de esta aldea daba una idea el hecho de que el 28 de abril de 1826 fuera concedida una licencia para explotar un billar.

Pero lo más importante ocurrió cuarenta y tres años después, el 26 de noviembre de 1869. Sus habitantes pidieron la segregación del término municipal de San Roque, al que pertenecía. Y el 17 de enero de 1870 fue autorizada la segregación de esta villa del distrito de San Roque y se le concedieron los pastos, frutos, aprovechamientos y usos públicos comprendidos en el término jurisdiccional que se le señaló.

La parte de territorio que correspondía a este cantón militar contaba con 330 vecinos, aunque el número de habitantes era bastante mayor con aquellos que no reunían aquella condición.

Resultó vital el apoyo que prestó el entonces presidente de la Diputación Provincial, José González de la Vega, quien llegó a acompañar a una representación de los vecinos en innumerables gestiones en Madrid y en la capital de la provincia. Tanto ayudó que le fue otorgado por el Gobierno una Gran Cruz y el Ayuntamiento lo nombró Hijo Adoptivo de la Ciudad en sesión celebrada el 3 de agosto de 1870, aparte de dar su nombre a una calle importante de la ciudad, que arranca en la del Ángel y acaba en Buenos Aires.

Los fundamentos que expusieron los vecinos en su petición fueron muy claros y esa convicción les dio fuerzas para mantener la lucha a pesar de los obstáculos encontrados.

La población era el doble de la que exigía la Ley como circunstancia precisa para acordar semejante medida. Los arenales ya no lo eran tanto y había 136 casas de mampostería perfectamente edificadas y de 150 huertos que después de satisfacer las necesidades de la localidad dejaban un sobrante que, conducido a Gibraltar, constituía una especulación de óptimos resultados.

El núcleo de La Línea tenía barcas pescadoras, canteras, caleras, fábricas de ladrillos y otras industrias que daban ocupación muchos brazos y que formaban una importante exportación. Había, además de una plaza, mercado, tiendas e industrias de muchas clases que les permitían subsistir independientemente.

Otras razones tan pertinentes y firmes como las anteriores contenía la exposición que elevaron al Gobierno de la Regencia y algunos de los recurrentes presentaron incluso un proyecto de presupuesto municipal que ascendía a 4.595 escudos, cuya cantidad quedaba suficientemente cubierta con los ingresos o arbitrios que tenían asignados.

El Ayuntamiento de San Roque fue consultado por el Gobierno y expresó su oposición radical a la petición. Entre otras razones, los políticos sanroqueños de entonces exponían que estaban agrupados a La Línea los caseríos de La Atunara y del Espigón y los huertos y las huertas. También aseguraban que la mayoría de los habitantes no debía considerarse como vecinos porque eran simplemente transeúntes.

Un argumento que San Roque esgrimió con fuerza fue que los vecinos estaban a merced de la autoridad militar, facultada para expulsarlos cuando las necesidades bélicas lo exigieran. El término municipal, aún en conflicto, también fue utilizado por San Roque, que explicó que La Línea no contaba con término propio porque al ser considerado como un barrio de aquella población nunca lo había tenido. Por tanto, el espacio que ocupaba La Línea era muy reducido y se hallaba enclavada dentro de la zona militar, de mar y tierra.

De hecho, San Roque añadió que los propietarios de las huertas y edificios habían adquirido estas posesiones bajo la condición expresa de destruirlas y devolver los terrenos cuando el Gobierno lo ordenara. Por todo esto, San Roque entendía que la prosperidad dependía de la colonia inglesa, por cuyo fuego de cañón se hallaba constantemente amenazada.

La Diputación Provincial consideró a finales de 1869 que por el número de vecinos y otras circunstancias La Línea estaba en condiciones de ser segregada.

Además, había desaparecido, según orden del Gobierno de 14 de julio del mismo año, la prohibición estricta de edificar y reparar los edificios en las poblaciones de La Línea y Campamento, dictada en 24 de julio de 1862, y ya se permitía  edificar detrás del cuartel de Infantería, con lo que el crecimiento de la aldea podía consolidarse sin más límite que los propios del término municipal que se le asignara.

Otro factor que valoró mucho la Diputación Provincial fue la existencia de una moción dirigida a la junta provincial de Agricultura, Industria y Comercio por varios propietarios, labradores y vecinos de la aldea de La Línea, según certificado expedido por la secretaría de dicha junta. En ella se exponía que el Ayuntamiento de San Roque tenía desde hacía muchos años señalado a la alcaldía pedánea de La Línea de Gibraltar el término comprendido desde el Cachón de Gimena hasta el arroyo de Guadalquitón por la huerta del Rango y formando ángulo a la Pedrera, cuyo territorio tenía una superficie aproximadamente de media legua de ancho por dos y media de largo. Este fue el término que finalmente le fue concedido a la nueva población independiente.

También se consideraba completamente justificado que el nuevo distrito podía sufragar sus gastos sin gravar excesivamente a los vecinos y estaba claro que correspondía en justicia acceder a la petición solicitada, limitándose a la segregación y quedando la división de bienes, etc.

Después de que el Gobierno aprobara la formación del nuevo municipio y una vez fijado el nombre que éste debería llevar por corresponder su designación al Gobierno, se señaló por su propio término jurisdiccional la porción de terreno a que se extendía la autoridad del alcalde de barrio.

A partir de ese momento se inició un proceso que desembocó apenas seis meses después, el 20 de julio de 1870, con la celebración del pleno extraordinario en el que fue constituido de manera provisional el primer Ayuntamiento. La alcaldía correspondió a Lutgardo López Muñoz, uno los linenses que encabezó aquel movimiento que acabó en la segregación junto a personas como Luis Ramírez Galuzo, otro de los artífices de que La Línea se separara de San Roque. Hasta dos años después no hubo elecciones municipales y el ganador fue José Peón, aunque su repentino fallecimiento le impidió ejercer como tal. Catorce días después, el 14 de febrero de 1872, se hizo cargo de la alcaldía el propio Luis Ramírez.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

027. ÁNGEL GARÓ. Humorista

Ángel Garó nació en La Línea y con veintitrés años decidió buscarse la vida en Madrid, donde actuó a finales de los años ochenta antes de dar el salto a la televisión en un programa de humor.

Saltó a la fama a principios de los años noventa gracias a su participación como cómico en el concurso televisivo “Un, dos, tres…”. Sus apariciones le convirtieron en un todo un fenómeno nacional imitido por todas partes.

Este gran actor linense interpretó a toda una variopinta galería de personajes durante las subastas de Jordi Estadella, presentador del programa. Uno de ellos era Pepe Itarburi, un personaje muy chulo que contaba chistes, de los que nunca recordaba el final, destrozándolos irremediablemente ante el estupor del director del programa. Juan de la Cosa, un personaje algo inocentón que contaba adivinanzas de una manera muy peculiar, fue otra de las caras de Ángel Garó. Más adelante aparecieron nuevos personajes, como Maruja Jarrón, que salía acompañada por su anciana madre y que puso de moda aquello de ‘cuidado con el escalón, mamá’. Otro fue Nikito Nakatone, que cantaba las “sevillanas japoné”.

Después de su paso por Un, dos, tres…, volvió a colaborar con Narciso Ibáñez Serrador en el programa El semáforo.

Tras su etapa televisiva, Ángel Garó decidió emprender una carrera como empresario y abrió un restaurante en Málaga en el que ofrecía además una notable muestra de arte.

A pesar de su aventura empresarial Ángel siguió vinculado al mundo del espectáculo y participó en el doblaje de la película de la factoría Disney El emperador y sus locuras, donde interpretaba a un emperador, arrogante y egocéntrico llamado Kuzco.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

026. JOSE LUPIÁÑEZ. Escritor

José Lupiáñez nació en La Línea en agosto de 1955. Su infancia transcurrió en El Puerto de Santa María y luego se trasladó a Barcelona, en cuya Universidad comenzó estudios de Filosofía y Letras, que acabaría en la de Granada, donde se licenció en Filología Hispánica. 

Desde muy joven comenzó a colaborar como poeta y crítico en publicaciones españolas y extranjeras. En 1975 fundó junto al poeta José Ortega la colección Silene, que se inició con su primer libro Ladrón de fuego (Universidad de Granada, 1975), obra de la que se han publicado otras dos ediciones, una en la colección Cuadernos del Caballo Verde, de la Universidad de Xalapa (México, 1975) y otra en la colección Ánade, que dirigió desde su creación en 1978, y que en una primera etapa codirigió con el también poeta José Gutiérrez. 

Ha participado en los consejos de redacción de diferentes revistas: Resurgimiento, Letras del Sur, Travesaño, Divertimento, Educa, Trivium, Los Tiempos y más recientemente en los de Sureste, Humanística... Fue coordinador junto a Mauricio Gil Cano de las páginas de Azul, cuaderno de cultura de El Periódico del Guadalete y de El Periódico de La Bahía. Coordinó desde 1996 a 1998 la sección de cultura del semanario El Faro y en la actualidad colabora con asiduidad en Cuadernos del Sur, del diario Córdoba. 

Su obra ha sido incluida en importantes recuentos y antologías, y traducida a varios idiomas. Ha participado además en numerosos libros colectivos y ha sido reconocido con diversos premios, tales como: el Antonio Machado, el Juan Ramón Jiménez, el Luis de Góngora y el I Premio Nacional de Poesía Emilio Prados, entre otros.  

Hasta la fecha ha publicado (además del citado Ladrón de fuego): Río solar (Ánade, Granada, 1978), El jardín de ópalo (Edascal, Madrid, 1979), Amante de gacela (Zumaya, Universidad de Granada, 1980), Música de esferas (Genil, Diputación Provincial de Granada, 1982), Arcanos (Diputación Provincial de Córdoba, 1984) y la antología Laurel de la costumbre (Ánade, Granada, 1988), donde se recoge una selección de su obra publicada hasta esa fecha, con algunos inéditos finales. En 1989 recibió una beca de creación del Ministerio de Cultura para escribir su libro Número de Venus, publicado en la colección granadina Campo de Plata, (Granada, 1996). En ese mismo año también se editó la égloga de la estación segunda: El verano, (colec. Ánade, Granada). En 1997 apareció La luna hiena, en la colección Provincia, (Diputación de León). Con posterioridad han visto la luz : Puerto escondido, publicado por el Centro de la Generación del 27, en su colección “Ibn Gabirol” (Excma. Diputación Provincial de Málaga, 1998), La verde senda (Colec. “Fenice”, Huerga y Fierro, Madrid, 1999); y más recientemente: El sueño de Estambul (Colec. “Granada Literaria”, Ayuntamiento de Granada, 2004), Petra (Ediciones Port Royal, Granada, 2004) y La edad ligera (EH Editores, Jerez de la Frontera, 2007). En prosa ha publicado entre otros títulos Las tardes literarias (Granada, 2005) y Poetas del Sur (Granada, 2008), ambos en la colección Mirto Academia. 

Es miembro fundador de la Asociación Andaluza de Críticos Literarios y director de publicaciones de Port Royal, Ediciones. Fue presidente de la Asociación Cultural Guadalfeo, Instituto de Estudios de la Costa granadina y de las Alpujarras y Consejero de Honor del Instituto de Estudios Campogibraltareños y miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

025. NABUCODONOSORCITO. Payaso

José Aragón Hipkins, más conocido como Nabucodonosorcito, nació en La Línea de la Concepción en el año 1912. Era hijo de la gibraltareña Victoria Hipkins.

Nabucodonosorcito era nieto de un estudiante de cura que marchó con un amigo a París. En Francia, su abuelo se casó y tuvo quince hijos con los que formó una famosa trouppe de circo que recorría pueblos y ciudades.

Tres de esos hijos alcanzarían el estrellato en el mundo circense: Pompoff, Thedy y EmigNabucodonosorcito, Nabuco, era hijo de Pompoff. Y de Emig nacieron los más populares de la estirpe: Miliki, Gaby y Fofó. A su vez, Emilio Aragón y Rita Irasema son hijos de Miliki, y Fofito y Rody de Fofó.

Salió por primera vez al escenario con quince días de edad, en un bolsillo del chaleco de su tío Thedy, como parte de un gag. Llegó a Vallecas en el año 1922. En aquellos años comenzó a salir a los escenarios pintándose la cara.

En aquella época su padre y su tío compraron unos terrenos donde construyeron sus viviendas, y se instalaron las familias en el barrio desde entonces. Él solía acudir a su ciudad natal junto a Pompoff, Thedy y Zampabollos con el Circo de la Alegría. La última vez que estuvo en La Línea, según declaraciones suyas, fue en el año 1949 con el circo Feijoo-Castilla.

En enero de 1937 se casó con una vallecana, con la que tuvo dos hijos. La guerra civil le pilló en Madrid y tras aquel duro acontecimiento accedió a una vivienda en la calle Hachero, donde ya transcurrió el resto de su existencia.

Su éxito en aquellos años, sobre todo a partir de la participación de programas radiofónicos, fue impresionante y realizaba cada vez con mayor asiduidad actuaciones en países de Europa y América.

Fue en Caracas (Venezuela) donde comenzó a fraguar el cambio en su indumentaria, dejando las enormes narices, zapatones y vestimentas holgadísimas por una nueva imagen con frac y caras limpias, haciendo uso de otros recursos como gesticulaciones e instrumentos musicales, en este personaje, un violín.

En giras por EEUU coincidió con grandes personajes como Judy Garland, Bob Hope y Frank Sinatra.

También sería allí, por los condicionantes del nuevo medio televisivo, donde tuvo que recrear gags muy cortos de tres a siete minutos, en vez de los montajes habituales de 45 minutos. Participó en el espectáculo de Ed Sullivan.

En 1991 le fue concedido un gran galardón: el Premio Nacional de Circo, premio que posteriormente también le sería otorgado a Emilio Aragón, Miliki.

Tras una larga enfermedad, falleció en marzo de 1993.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

024. CORRUCO. Cantaor

José Ruiz Arroyo, conocido en el mundo del cante flamenco con el nombre artístico del Corruco de Algeciras, nació en La Línea de la Concepción en 1910 y murió en Teruel en el frente el día 11 de abril de 1938, por herida de fusil. Está enterrado en el cementerio de Balaguer (Lérida).

Siendo muy pequeño todavía, sus padres se trasladaron a Algeciras, donde realmente transcurrió la infancia y adolescencia de aquel muchacho que en el futuro sería un gran artista y cantaor a muy temprana edad, sin duda una de las figuras del cante muy reconocida por toda la afición de su época.

Toda la provincia de Cádiz
le rinde fervientemente honores
a su mejor cantaor, que fue
José Ruiz Arroyo
el Corruco de Algeciras,
por su bien decir los cantes
desde el más chico
hasta el más grande,
La Línea de la Concepción,
San Roque y Algeciras,
llorando de pena siempre estarán,
porque como su hijo el Corruco
no nacerá nadie jamás. 

Manuel Vallejo visitó un día el Café del Moro, en Algeciras, y se interesó por conocer a aquel muchacho de catorce años de quien tanto le habían hablado. Quedó sorprendido al escucharle cantar y al ver aquella vocación tan grande que encerraba. Por aquellos años eran frecuentes sus apariciones en los cafés de Algeciras (Plus Ultra, La Nácar, etc.) tomando contacto con importantes artistas del cante, el baile y la guitarra del Campo de Gibraltar que lo frecuentaban, como Choclero, Tío Mollino, Dominguillo, Los Metales, Niño de las Botellas, Manitas de Plata (su guitarrista habitual), Carbonerillo, Macandé, José Palanca, con todos aquellos famosos y grandes cantaores de su época. 

En el año 1928 participó, con dieciocho años, en un concurso de saetas organizado en el Ideal Cinemade Algeciras con motivo de la proyección de la película Currito de la Cruz. En 1929 cantó en el Teatro Cine Novedades de Sevilla con la guitarra de Manolo Moreno. A partir de 1930 y hasta 1936 actuó por toda España: su arte se disfrutó en  Sevilla, Madrid, Barcelona, Talavera de la Reina, Granada, Badajoz… y luego pasó a Marruecos.

Realizó grabaciones discográficas con las compañías Gramófono, La Voz de Su Amo, Parlophon y Odeón y compuso letras de varios estilos, aunque el fandango del Corruco dejó la más bonita escuela copiada por grandes maestros de la historia del flamenco.

Cuando sólo tenía 28 años murió en Teruel al frente de un pelotón por herida de fusil y está enterrado en el cementerio de Balaguer (Lérida). Como cantaor, el Corruco dominó muchos estilos del cante con una gran perfección. En sus discos quedaron grabados varios estilos como fueron la seguiriyas, soleares, malagueñas, tarantas, milongas, campanilleros, media granaina y una buena tanda de fandangos.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

023. MAESTRO JAÉN. Compositor

Rafael Jaén, el Maestro Jaén, nació en La Línea el 13 de diciembre de 1915 y murió en Madrid el 19 de julio de 1984. Fue destacado compositor de la canción española.

Estudió música, solfeo y piano y sus notas fueron siempre sobresalientes. Destacó por sus grandes virtudes para este arte. Posteriormente se marcharía a Madrid para seguir perfeccionando sus estudios.

En 1936, en pleno arranque de la Guerra Civil, organizó una banda de música compuesta de noventa personas con las dificultades artísticas que en esos años se vivían. En 1957 organizó un espectáculo totalmente para aficionados con la participación de Lolita Torrejón y Merci Peña entre muchos otros y fue aclamado por todos los escenarios que visitaba.

En 1960 ganó el primer premio en el Festival de la Canción Andaluza en Jerez de la Frontera con Nardo con bata de cola, canción escrita por Gabruel Baldrich y que luego grabó Imperio de Triana. En este mismo certamen presentó su canción Tira tu silencio al río, cantada por el famoso cantaor Roque Montoya, Jarrito. El jurado estaba formado por José Maria Pemán, José Carlos de Luna y el director del Conservatorio de Sevilla. Además de recibir el primer premio, fue considerada por dicho jurado como un poema musical más que una simple canción.

Más tarde preparó el pasodoble dedicado al matador de toros Carlos Corbacho y luego hizo el que se convertiría en el himno de su ciudad natal Española y Gaditana.

En su larga carrera destacaron los premios concedidos en Madrid, Almería, Sanlúcar de Barrameda y Aranda de Duero, entre muchos otros. Pero su gran éxito fue la canción que compuso para Manolo Escobar, la célebre y conocidísima canción Mi carro, una de las más rentables para la Sociedad de Autores. Para Marifé de Triana hizo ¿Quién dijo pena? y puso música a otros muchos temas cantados por Lolita Sevilla, Imperio Argentina y Juanita Reina entre otros.

Contrajo matrimonio con Obdulia Vázquez Lara y sus cuatro hijos, fieles seguidores del talento musical de su padre: Obdulia, Cecilia, Ana María y Rafael. En su memoria se organiza cada año el certamen nacional de la canción española que se celebra anualmente en La Línea, el Memorial Maestro Jaén.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

022. LA ANTIGUA ADUANA

La antigua aduana estaba situada hasta finales de la década de los años sesenta en el espacio comprendido entre la fuente de la plaza de la Constitución y el antiguo edificio de Sanidad (luego Conservatorio de Música e Instituto Transfronterizo y ahora Hacienda Municipal). Por ella pasaron miles de ciudadanos esperanzados en conseguir en Gibraltar la prosperidad que se les negaba a este lado de la frontera.

En los primeros años de existencia de La Línea como municipio independiente, la aduana era de tercera clase y las importaciones del extranjero que se realizaban estaban limitadas a materiales de construcción, carbones minerales, hierros, maderas, losas y vidrios, trigo, harina y muebles. Las mercancías que se introducían apenas si propiciaban beneficios arancelarios, porque eran muy limitadas. Lo que sí dejaba dinero era la represión sobre la introducción ilegal de artículos, sobre todo tabaco, de ahí que la Compañía Arrendataria de Tabacos ejerciera una acción fiscal directa y eficaz en aquellos años.

A finales del siglo XIX transitaban por la aduana unas quince mil personas, a las que se unían trescientos caballos y otros tantos carruajes. Los servicios auxiliares de reconocimiento estaban desempeñados por la sección veterana de carabineros, compuesta por un sargento, dos cabos y cuarenta agentes, todos mandados por un primer teniente.

El comercio ilícito se reprimía con medidas especiales entre las que estaba el estudio ingenioso de por dónde podría entrar la mercancía ilegal. Los carabineros estudiaban eso tanto como las propias personas dedicadas a ese comercio y todo ello sin que dañara a esos quince mil trabajadores que cada día cruzaban la frontera al atardecer.

Los ingresos que propiciaba la aduana eran impresionantes. Por ejemplo, las arcas del Estado recibieron 206.195 pesetas en 1897, mientras que al año siguiente ascendió la cantidad a 150.324 pesetas. Este  curioso descenso de un año para otro se debió a la bajada en la exportación de corchos en planchas y a la reducción de los derechos arancelarios en la importación del carbón mineral.

El administrador de la aduana en aquella época era Adolfo Vicente Arche, que tenía como segundo a Acisclo Fernández de Padilla. Los vistas eran Antonio Miranda, Ciriaco Arregui y Antonio Sánchez mientras que el oficial era Miguel Vázquez y el teniente de veteranos Esteban Suñol.

Estos primeros años de la aduana alcanzaron su punto trágico el 6 de marzo de 1908, cuando se produjeron los luctuosos sucesos que acabaron con la vida de varias personas, casi todos obreros que cruzaban a diario la aduana para trabajar en el Peñón.

El paso de los años no varió un ápice aquellas circunstancias discriminatorias, como demuestra el hecho de que el padre Justo Martínez de Serdio mandara una carta a Franco el 29 de julio de 1954 en la que criticaba con gran dureza la obligación de ingresar las divisas en el Banco de España de la aduana al regreso de Gibraltar. “El último viernes, 23 de julio, ingresaron 6.466 libras, 12 chelines y 6 peniques (…) sin suponer eso salida de mercancías, sino salida de sudor, esfuerzos y sacrificios a diez mil modestos y buenos españoles”. Esta carta, que posiblemente nunca llegara a leer Franco, le valió al padre Justo el destierro.

Por eso, hacer referencia a la aduana es recordar el tributo que tuvieron que pagar los linenses durante muchos años sin que apenas se les devolviera en forma alguna de reconocimiento. Al contrario, todavía luchan por sus derechos. Y si nos remontamos varias décadas, estos impresionantes tributos no sirvieron siquiera para adecentar la carretera que iba desde la aduana hasta Gibraltar, que tardó mucho tiempo en presentar un aspecto decoroso.

Con los avatares políticos sucesivos, a mediados de los años sesenta se produjo la desaparición administrativa de la aduana linense como tal, para muchos el paso previo al cierre de la frontera, ocurrido el 8 de junio de 1969. Un año y varios meses después, en 1971, comenzaron las tareas de demolición de la aduana y aquel histórico escenario de la vida linense dio paso a una gran llanura donde hoy, sin que nadie se pare a lamentarse, no queda el menor recuerdo de lo que allí hubo.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

021. SALUSTIANO DEL CAMPO. Sociólogo

Salustiano del Campo nació en 1931 en La Línea de la Concepción y desarrolló en Madrid buena parte de su carrera académica. Se licenció en Derecho en 1954. Obtuvo en 1955 una beca del Population Council Inc. que le permitió ampliar estudios en la Universidad de Chicago, donde permaneció hasta 1957. Mereció el premio Free Press en el examen general y de especialidad del Doctorado de Sociología de dicha Universidad.

A su regreso a España, en 1959, obtuvo el premio extraordinario en el Doctorado de Ciencias Políticas con la tesis La familia española en transición, y fue nombrado en 1960 encargado de la Cátedra de Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas de Madrid.

Su carrera académica se consolidó en 1962 al ganar la oposición a la Cátedra de Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales de la Universidad de Barcelona. En la Universidad de Barcelona desempeñó una activa tarea en pro del asentamiento y el desarrollo de la enseñanza de la Sociología, dejando varios discípulos y una influencia apreciable en muchos estudiantes de económicas, en los que despertó el interés por las cuestiones sociales y los enfoques sociológicos. En el año 1967 ganó por oposición la Cátedra de Sociología en Madrid, en la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales, desde la que contribuyó activamente al desarrollo de la actual Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la que fue Decano entre los años 1977 y 1980, y Director del Departamento de Estructura Social desde 1971 hasta 1999.

Su labor docente presentó facetas innovadoras respecto a lo que solían ser las prácticas habituales de la Universidad española de los años sesenta y setenta. Realizaba seminarios con estudiantes destacados de varios cursos, a lo que iniciaba en la práctica de la investigación empírica, especialmente en las técnicas de encuestas, que ulteriormente se hicieron tan populares. Muchos profesores actuales de la disciplina encontraron en estos seminarios un estímulo para su vocación sociológica y recibieron las primeras invitaciones para publicar comentarios bibliográficos o artículos en las revistas de Ciencias Sociales.

En 1979 fue elegido Académico Numerario en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, en la que ingresó en 1980 con un discurso sobre El ciclo vital de la familia española, siendo el tercer Catedrático de Sociología incorporado a dicha Academia —después de Manuel Sales y Ferré y Severino Aznar-. En 1984 fue elegido tesorero de esta institución y secretario en 1985 (luego reelegido). Igualmente en 1994 fue nombrado vicepresidente segundo del Instituto de España y en 1997 vicepresidente primero para luego ser presidente.

Una de las principales facetas en la trayectoria intelectual y social de Salustiano del Campo es su labor como promotor y director de publicaciones de contenido social y económico. Secretario técnico de la Revista de Estudios Políticos en 1957, director de la colección Estudios de Sociología del Instituto de Estudios Políticos en 1961. Miembro del consejo de redacción de la Revista Economía Política, de la Revista de Estudios Sociales y de la Revista Internacional de Sociología. Director de la Revista Española de la Opinión Pública y fundador y director de la Revista Anales de Sociología en Barcelona. Esta labor tuvo proyección ulteriormente como director de la revista «El Europeo» (desde 1983 a 1984) y como presidente-editor de Imagen Semanal (desde 1986 hasta 1988).

Un segundo aspecto a resaltar en su trayectoria intelectual ha sido su actividad investigadora. Ha sido el principal impulsor y fundador de una institución pionera en la realización de estudios de opinión pública en España, como el Instituto Español de la Opinión Pública (IOP) —hoy CIS-, del que fue nombrado consejero delegado en 1963 y director desde 1967 hasta 1971.

Un tercer aspecto de su labor ha sido la edición de obras de carácter general de Sociología y Ciencias Sociales, entre las que destacan la dirección del Diccionario de Ciencias Sociales de la UNESCO, una magna obra publicada en dos volúmenes y que ha tenido especial relieve en los ámbitos de la Sociología en todos los países de habla castellana, así como el Tratado de Sociología —también en dos volúmenes— que, desde 1985, ha conocido varias ediciones.

En cuarto lugar hay que destacar su colaboración en Naciones Unidas, especialmente en asuntos relacionados con los estudios de población. En 1960 fue Asociate Social Affairs Officer en la Oficina de Asuntos Sociales de la Secretaría de Naciones Unidas de Nueva York. De 1969 a 1973 fue representante de España en la Comisión de Población de las Naciones Unidas. Desde 1974 a 1982 fue miembro del Comité Ejecutivo de la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO. En 1976 fue elegido representante de España por un segundo período de cuatro años en la Comisión de Población de las Naciones Unidas.

La producción científica de Salustiano del Campo ha sido muy amplia. Ha publicado veinticuatro libros propios, otros diecisiete como editor o coautor, y cerca de dos centenares de monografías y trabajos científicos. Sus obras fundamentales se pueden situar en cinco grandes áreas temáticas. En primer lugar están los estudios de la familia, iniciados con su tesis doctoral publicada en 1960 con el título de La familia española en transición, así como otras obras posteriores como El desarrollo de la familia española en el siglo XX (Alianza Editorial, 1982); Análisis sociológico de la familia española (Ariel, 1985); La «nueva» familia española (Eudema, 1991); Familias: Sociología y Política (Universidad Complutense, 1995), etc. Un segundo tema es la población y la política demográfica, asunto sobre el que ha publicado varios de sus libros más destacados: Análisis de la población española, Ariel, 1972; La política demográfica de España, Edicusa, 1974; La explosión demográfica y la regulación de la natalidad, Síntesis, 1997, etc. Un tercer aspecto son los indicadores sociales, con obras como Los indicadores sociales a debate (FOESSA, 1972). Un cuarto tema es el de los cambios sociales y especialmente, en la última etapa, las tendencias sociales, asuntos de los que se ha ocupado en su libro La Sociedad, de 1972, dentro de la trilogía de La España de los años 70; La Sociedad de clases medias, (Austral, 1989) y los Estudios sobre Tendencias sociales en España (1960-1990) (Fundación BBV, 1993). Finalmente, una quinta área de referencia son sus obras académicas sobre la Sociología, entre las que se encuentra su primer manual sobre La Sociología científica moderna, cuya primera edición es de 1962.

Como obras más recientes hay que mencionar la Historia de la Sociología Española (Ariel, 2001), Perfil de la Sociología Española (Catarata-Universidad Complutense, 2001) y La institucionalización de la Sociología (CIS, 2001), cuyo origen se encuentra en las iniciativas promovidas por él en la Comisión para la Celebración del Aniversario de los cien años de la Primera Cátedra de Sociología, Comisión que presidió.

A partir de una tarea tan amplia y tan rica en contenidos, no es exagerado decir que la figura de Salustiano del Campo ocupa un lugar especialmente destacado en una de las etapas decisivas del desarrollo e institucionalización de la Sociología en España, etapa que no hubiera sido posible sin su labor pionera, sin su trabajo investigador, sin las muchas tesis doctorales que dirigió (62), sin su capacidad, en suma, para animar y orientar a muchos sociólogos, que actualmente realizan sus actividades en diferentes campos de esta disciplina.

En el aspecto humano y profesional,en los departamentos universitarios que ha dirigido y en las tareas sociológicas que ha emprendido ha sabido incorporar a personas con diferentes orientaciones y trayectorias. El talante integrador que mostró durante el último período del franquismo fue un ejemplo de vocación universitaria y universalista. Durante aquellos años fueron muchas las personas de diferente ideología que colaboraron con él, evidenciando hasta qué punto valoraba, por encima de cualquier otra consideración extraacadémica, la capacidad de trabajo, el afán investigador y la seriedad, el rigor y la responsabilidad a la hora de emprender una tarea académica o investigadora.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

020. FRANCISCO NIEBLA. Primer alcalde de la democracia

Francisco Niebla Molina nació en la calle de Moreno de Mora en el año 1926. Con 9 años se mudó al patio Negrotto, en la calle Zaragoza, donde vivió junto con sus padres hasta el momento de su boda. Su padre, Enrique, era miembro de la masonería linense y trabajaba en las oficinas de la Compañía de Transportes Internacionales que hacía el servicio de viajeros entre La Línea y Gibraltar.

Asistió al colegio público de la calle del Teatro, pero tuvo que abandonar sus estudios tras la guerra, ya que su padre estuvo en la cárcel tres años y fue deportado a Ronda otros tres más, hasta el punto de tener que ponerse a trabajar para ayudar a la familia.

En esos años su ilusión era la de ser torero. Pero se hizo cobrador de la Compañía de Transportes Internacionales (propiedad de sus tíos) y más tarde conductor. Cuando conoció a su novia tenía 17 años. Desde 1947 a 1950 realizó el servicio militar en el Parque Automovilístico de Sevilla.

En 1954 se embarcó durante dos años en un barco noruego de carga y transporte de gasolina en el que trabajó de motorman. Volvió a La Línea a fines del 1956 y se casó a principios del 1957 con Rosa Villalta Macías, que sería su permanente y fiel compañera hasta su muerte. Se establecieron en casa de los padres de ella, una familia linense acomodada con numerosos terrenos y huertas urbanas en Mondejar y en el polígono de La Colonia, en un gran chalet de la avenida de España. El matrimonio no tuvo hijos. En 1958, Paco Niebla se compró un Charavan inglés para transporte y lo trabajó en el interior de Gibraltar, pero lo vendió y se marchó otra vez embarcado.

Durante unas vacaciones compró un taxi, lo cedió en arrendamiento y volvió a viajar en otro barco noruego por América, África y Europa hasta 1963. Cuando se produjo la expropiación del polígono de La Colonia y derribaron el hogar familiar de la avenida de España compraron una casamata en 1964 en la avenida de Menéndez Pelayo, donde permanecieron hasta 1988 en que de nuevo se mudaron a la avenida de España.

En 1969, con el cierre de la Verja, desapareció la Compañía de Transportes Internacionales y Paco Niebla se embarcó de nuevo hasta 1975, año en el que recuperó el taxi hasta el año 1979, momento en el que siendo ya alcalde lo vendió junto a la licencia, quedándose sin otro medio de subsistencia para el futuro. En 1976 había ingresado en el PSP de Enrique Tierno Galván y llegó a pertenecer a la Junta Democrática. Acudía frecuentemente a Manilva donde conoció a todos los líderes del PSP (Tierno, Morodo, Bobillo, Bofill, Bono, González Deleito, Morán, Enjuto…). Acudió al congreso del PSP en Madrid, el primero de los autorizados a la oposición, y al de Torremolinos tras las primeras elecciones democráticas en que se fusionaron el PSP y el PSOE.

Las elecciones municipales se celebraron en abril de 1979 y el 19 de ese mes fue elegido alcalde de La Línea con los votos del PSOE, PC y MC. Pero apenas un año después, en 1980, se produjo la crisis interna del PSOE de La Línea y Niebla dejó la Alcaldía junto con varios concejales siendo sustituido en el puesto por Juan Carmona de Cózar. Se retiró entonces de la política activa, aunque mantuvo el carné del PSOE. En 1989 ingresó en la masonería en la logia linense Resurrección, y se dedicó a escribir sus memorias políticas.

Falleció en 1995 y está enterrado en el cementerio de San José de La Línea

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

019. ANTONIO AMENGUAL. Director de escena

Antonio Amengual Sillero nació en La Línea de la Concepción el 15 de enero de 1936. Hijo de la actriz Ana Sillero, de muy joven se traslada a Barcelona y más tarde a Madrid, donde cursa estudios hasta la carrera de Derecho. Tuvo sus primeros trabajos en la administración teatral junto al productor Fernando Collado, casado con la actriz Mercedes Sillero, hermana de su madre. A los dieciséis años se inicia en el teatro con José Tamayo en la compañía Lope de Vega, en la que desempeña distintas labores, pero desde 1957 siempre como ayudante de dirección, cargo en el que permaneció durante veinte años. Con José Tamayo aprendió todos los secretos del teatro en general, y del género lírico español en particular.

Compartió su pasión por el teatro -clásico y moderno- con el género lírico, al que finalmente se dedicó en cuerpo y alma. En 1961, incidentalmente, debe pasar a formar parte de la compañía lírica Amadeo Vives, y ya no abandonaría el género por el que ha llegado a sentir auténtica pasión.

En la primavera de 1974, después de veintidós años junto a Tamayo, por el que ha profesado todo el respeto y admiración posible, decidió separarse de él para formar la Compañía Lírica Española, con la que cumplió más de treinta años de labor continuada después del debut en el teatro de La Zarzuela con LUISA FERNANDA.

En una trayectoria tan dilatada, Antonio Amengual dirigió una gran cantidad de conocidas obras del género lírico: AGUA, AZUCARILLOS Y AGUARDIENTE, EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS, BOHEMIOS, LA CALESERA, LA CANCIÓN DEL OLVIDO, EL CANTAR DEL ARRIERO, EL CASERÍO, LA CHULAPONA, LA CORTE DE FARAÓN, LA DOGARESA, LA DOLOROSA, DON GIL DE ALCALÁ, DOÑA FRANCISQUITA, LA FAMA DEL TARTANERO, LOS GAVILANES, GIGANTES Y CABEZUDOS, EL HUÉSPED DEL SEVILLANO, KATIUSKA, LA DEL MANOJO DE ROSAS, LA DEL SOTO DEL PARRAL, LA LEYENDA DEL BESO, LA LINDA TAPADA, MARINA, MOLINOS DE VIENTO, LA PARRANDA, LA PATRIA CHICA, LA PÍCARA MOLINERA, LA REVOLTOSA, LA ROSA DEL AZAFRÁN, LA TABERNERA DEL PUERTO, LA VERBENA DE LA PALOMA o LA VIUDA ALEGRE, además de contribuir a rescatar otras que han estado relegadas al olvido durante años, como BLACK EL PAYASO, EL GAITERO DE GIJÓN o XUANÓN. Y como José Tamayo hiciera en su ANTOLOGÍA DE LA ZARZUELA, Antonio Amengual realizó una selección de los mejores momentos de la zarzuela para su espectáculo MOSAICO LÍRICO. Esta agrupación fue la típica y digna compañía de repertorio que no le asustó el reponer algún título nuevo cada año. Todos estos ingredientes le han llevado a presentar unas producciones muy del agrado del público, llevando, poco a poco, la cultura musical española a todo el territorio patrio.

En 1976, la Compañía Lírica Española intervino en el Festival Strauss, de Viena, con la puesta en escena de LA DOLORES, además de su intervención, en 1980, en la Semana Española de Lisboa con varias representaciones líricas en el teatro Säo Loviz de la capital portuguesa.

Como estrenos absolutos señalar los de LA NOCHE DE SAN JUAN (1978), de Iglesias de Souza y música de Rodrigo A. de Santiago, y VIRGINIA VÍRGINIS (2003), ópera cómica con libro de Luis Federico Viudes y música de Benito Lauret, ambas obras estrenadas en el Centro Cultural de la Villa de Madrid.

Antonio Amengual supo dotar a esta compañía del carácter y seriedad necesarios para crear este conjunto de estupendos artistas, porque ha sido casi un milagro lo que la Compañía Lírica Española realizó día a día, año tras año.

Con puestas en escena sencillas pero cuidadas, llevó a cabo un maravilloso trabajo de dirección y coordinación, capaz de hacer lo imposible… y, además, hacerlo bien.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

018. JUAN MESA. Guitarrista

Juan Mesa nació en La Línea el 28 de febrero de 1933. Era el tercer hijo del matrimonio formado por Ángel Mesa de la Mata y Mercedes Serrano Segovia, linenses de verdad aunque casados en Tánger. Sus padrinos fueron los tíos maternos Juan e Isabel. Fue bautizado por el Padre Rodríguez Cantizano el 8 de junio del mismo año que nació en la parroquia de la Inmaculada, la única que había entonces. Cuenta Crescencio Torés en su libro Paisajes Linenses que Juan Mesa nació con ojos grandes y despiertos, manos finas y largas… estaba escrito.

Fue creciendo entre las palmeras de la plaza de Fariñas, las que vigiló hasta que dejó el patio del Mosquito, muy pocos años antes de irse para siempre. Su gran afición primera fueron los toros y en aquel paseito que vigilaba hizo sus pinitos como maletilla, aunque ya tocaba de vez en cuando la guitarra que le dio su abuelo Ambrosio. Se parecía a Armillita, según decían en aquella época, pero muy poco después se dio cuenta de que su verdadera pasión sería tocar la guitarra. Él mismo decía que fue conociendo la guitarra lentamente, casi como el amor de un adolescente.

Con poco más de veinte años se aseguró de que su futuro estaría ligado a la guitarra. Su primer concierto fue en la Residencia Chaminade, en Cádiz, el 5 de abril de 1963, con el colegio mayor lleno de público. Tocó peteneras, tarantas, seguiriyas y luego hizo obras propias.

La vinculación de Juan Mesa con la música era total pero por si faltaba poco fue a dar un concierto a Hamburgo, en Alemania, contratado por Ministerio de Información y Turismo. “Cuando terminé se me acercó una señora un poquito fea pero muy importante en el mundo de la moda, creo que Elena Rubinstein, y quiso tocarme las manos”.

Juan Mesa fue haciendo patria por todas partes y se ganó el reconocimiento de sus paisanos. Siempre se le quiso y poco a poco se fue convirtiendo en un personaje de gran relieve popular en la ciudad.

Hablar de Juan Mesa hace obligado recordar La Cuadra, un verdadero museo de flamenco y copla por el que pasaron decenas de primeras figuras, desde Camarón de la Isla hasta Juanita Reina. Hace más de un siglo, en el patio se resguardaban las caballerías de los coches de punto de entonces. En aquel patio descansaban los antepasados de Juan Mesa. Eran cuadras y su uso fue diario durante mucho tiempo. Aquella cuadra floreció aún más cuando Juan Bautista Fariñas le compró el huerto al obispo y adecentó la plaza que luego llevaría su nombre y de la que Juan Mesa fue guardián permanente.

Para Juan Mesa, La Cuadra era el lugar donde estar, estudiar, guardar sus cosas, recluirse y dar clases de guitarra. Curiosamente, el espacio elegido por él nunca fue una cuadra, porque el lugar concreto donde estaba servía de almacén de piensos. “Poco a poco fui conservando allí mis cosas, acondicionándola a mi gusto, con el sabor que yo quise darle”, decía Juan Mesa en el libro que le escribió Torés.

Durante décadas pasaron por La Cuadra centenares de jóvenes linenses deseosos de aprender a tocar la guitarra. Algunos, más que aprender a tocar aprendían el arte, porque pocos eran los que salían de aquellas cuadras sin agrandar su espíritu flamenco. Aquel ambiente era propicio para ello. Los barriles con Solera 47 para las charlas de después de las clases o para antes, que Juan Mesa calaba perfectamente a esa gente que iba más por el ambiente que por aprender y se lanzaba a grandes pseudoconferencias sobre el arte que hacían que los alumnos no pensaran en que había que dar clase.

Poco a poco, Juan Mesa se fue haciendo mayor. El progreso también creció al unísono y mientras él se iba a una casa de las torretas de la calle Andalucía junto a sus hermanos, la piqueta urbanística derribaba aquella parte de la historia. Sus últimos años, casi en el olvido, fueron oscuros. Pero nadie se olvidó de Juan.

Todavía se suspira para que el Ayuntamiento le ponga su nombre a alguna calle de La Línea o para que su nombre sea perpetuado de alguna forma. Pero las preferencias se van fuera de las fronteras del Príncipe Alfonso o de El Higuerón.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

017. PARROQUIA DEL CARMEN

Vista de la iglesia del Carmen

La parroquia de Nuestra Señora del Carmen, una vez desmembrada de la iglesia mayor de la Inmaculada, fue erigida por decreto episcopal el 28 de septiembre de 1944, aunque su apertura se produjo el 16 de julio del año siguiente, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen. Aquel día, el obispo de entonces se desplazó a la ciudad, en plena Feria, para proceder a la bendición de la parroquia.

En sus comienzos, la parroquia se instaló en una antigua fábrica de salazón comprada por el obispado de Cádiz-Ceuta. Luego se realizaron obras de transformación para dejarla convertida en una sola nave de unos 200 metros cuadrados con el altar en el centro, visible desde el exterior de la iglesia.

Imagen primitiva de la iglesia del Carmen

La capilla del Santísimo y de la Reconciliación se encuentra a la derecha del altar mayor en una superficie de unos 40 metros cuadrados. Aparte, unas dependencias anexas incluyen el despacho parroquial, de unos 25 metros, tres salas de reuniones y dos servicios. Junto al templo y las dependencias existe un amplio salón y varias habitaciones más en las que tienen su sede la Hermandad del Cristo del Mar, Cáritas y otras actividades parroquiales aparte de que las instituciones del barrio de La Atunara utilizan los salones para la vida social y cultural del mismo. En general, se trata de la parroquia más pequeña de la ciudad, aunque cumple perfectamente las necesidades de la barriada.

Esta feligresía queda dentro de los límites siguientes: una línea que partiendo del mar de levante pasa por el eje de las calles Jimena, Estepa, Menendez Pelayo, Antequera, bordeando el grupo escolar que queda fuera de esta parroquia, Almendro, Giralda, María Guerrero, canal de desagüe hasta el mar de Levante.

Hace unos años fue mejorado su entorno con la remodelación de la explanada exterior, bautizada con el nombre de la plaza de Guillermo Chaminade-Marianistas. Ya más recientemente fue modificado el interior.

La Virgen del Carmen, por las calles de La Atunara

La parroquia de la Virgen del Carmen está integrada en la realidad del barrio de La Atunara y viceversa. La condición ancestral de barriada de pescadores le entroncó rápidamente con el fervor a la Virgen del Carmen, que es la reina de La Atunara. En septiembre de 1978 se hizo cargo de la parroquia un sacerdote de la compañía de María (Marianista) y se instaló en su demarcación una comunidad religiosa de la citada congregación.

Hay dos días en el año en los que la iglesia se queda pequeña para albergar el fervor de la gente de La Atunara. Primero está el Viernes Santo, cuando se congregan cientos de personas para asistir a la salida de la cofradía del Cristo del Mar, el otro gran referente religioso de este barrio de pescadores. El otro es el 16 de julio, cuando la Virgen sale en procesión recorriendo las pequeñas calles de La Atunara.

La iglesia, vista desde la playa

El primer párroco del Carmen fue José Javier Rivas, que estuvo desde 1944 hasta 1948. Le sustituyó José Brenes, aunque éste sólo se mantuvo unos meses ya que fue rápidamente reemplazado por el inolvidable Justo Martínez de Serdio, el padre Justo, que permaneció durante siete años en la parroquia del Carmen desarrollando una impresionante labor social y reivindicativa que incluso le costó el destierro por una carta mandada a Franco en 1954 en la que denunciaba el trato que recibía la ciudad. Tras la marcha del padre Justo, en 1955, llegó Salvador González, que estuvo también muy poco tiempo ya que en el mismo año le sustituyó Manuel Galtier. En 1959 llegó el padre José Luis Galindo, que estuvo ocho años, hasta 1967, cuando llegó Francisco Javier Arrieta. En el 73 se hizo cargo de la parroquia el padre Torrejón, tras el cual se incorporó el último sacerdote no marianista, Alberto Revuelta. En el año 1978 asumieron los marianistas la iglesia del Carmen y llegó el padre Aventino Andrés, que estuvo tres años hasta ser sustituido en 1981 por José Antonio Barbudo, otro de los sacerdotes que ha dejado huella en la iglesia de La Atunara. Luego llegaron Pachi Canseco y Lucio Bezana, también marianistas. En la actualidad está el padre Ignacio Zabala, llegado en el año 2009.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

016. JOSÉ MUÑOZ MOLLEDA. Compositor

José Muñoz Molleda, en su despacho

José Muñoz Molleda nació en La Línea el 16 de febrero de 1905 y toda su vida fue una larga sucesión de éxitos musicales. En 1911, cuando sólo tenía seis años, comenzó a estudiar solfeo y piano con Luis Criado, director de la rondalla local de La Línea. Un año después empezó los estudios primarios en la Escuela Nacional, aunque los tuvo que abandonar antes de tiempo.

Su primera actuación pública fue en el Teatro Real de Gibraltar cuando sólo tenía diez años. En vista de sus expectativas musicales, en 1921 se fue a Madrid y se examinó por libre en el conservatorio de la capital de España de los tres primeros cursos de solfeo y cinco de piano. Entre 1921 y 1925 compaginó los estudios de música con los de pintura en la Escuela de Bellas Artes. Entre sus maestros estaban Julio Romero de Torres, José Gamelo y Manuel Benedicto. De 1923 a 1931 cursó los estudios oficiales de armonía con Abelardo Bretón y de composición con Conrado del Campo.

Uno de los momentos importantes de la vida profesional de Muñoz Molleda se produjo en 1929, cuando compuso su primera obra, En la rueca, para voz y piano. Tras darse cuenta de sus posibilidades decidió dejar la carrera pictórica para centrarse en la musical. En 1931 compuso su primera obra orquestal, Postales madrileñas, y un año después consiguió su primer galardón relevante, el premio de Composición del Conservatorio por la obra orquestal De la tierra alta.

En ese año, además, empezó a componer canciones de música ligera para las estrellas del momento. En 1934 ganó las oposiciones para el Gran Premio de Roma con la obra para orquesta Rincones. Entre 1934 y 1938, gracias a una beca, se marchó a la Academia Española de Bellas Artes en Roma, donde recibió consejos de Ottorino Respighi. Luego viajó por Italia, Francia, Alemania y Holanda. Realizó como becario dos de sus obras más importantes y difundidas, el Cuarteto núm. 1 en Fa menor, estrenada en Roma, y el oratorio La resurrección de Lázaro (1936-37).

Cartel de una de las películas a las que puso música

En 1938 realizó las primeras películas en Alemania e Italia producidas por la España nacional y dos años después vuelve a España. El 8 de enero de 1942 participó como pianista acompañante de Imperio Argentina junto a numerosos artistas en un concierto celebrado en el Palacio del Pardo, en el que interpretaron canciones de las películas más sobresalientes de la cantante. En 1945 consiguió el premio de Música de la Vicesecretaría de Educación Popular. En 1949, el Círculo Medina de Madrid realizó una sesión monográfica dedicada enteramente a sus obras con la participación de Antonio Fernández-Cid en labores de conferenciante. En 1951 obtuvo el Premio Nacional de Música por el Trío en Fa mayor (1951) para flauta (o violín), violonchelo y piano y el Gobierno de España le concedió la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio. La Agrupación Nacional de Música de Cámara y el Círculo Medina de Madrid le dedicaron un concierto monográfico.

El 11 de marzo de 1952, el Conservatorio Superior de Música y Declamación de Madrid le rindió un homenaje con un concierto íntegro de sus obras interpretado por la Agrupación Nacional de Música de Cámara. En diciembre de 1953, por sus continuos éxitos españoles e internacionales, el Círculo de Bellas Artes de Madrid le dedicó otro acto de homenaje. En 1956 comenzó a formar parte de jurados de varios concursos nacionales e internacionales de música como el Polifónico celebrado en Arezzo (Italia).

En el año 1958, fue subvencionado por la Fundación Juan March para componer la Sinfonía en La menor, terminada en 1959, año en el que se le concedió el premio Ciudad de Barcelona con la Sinfonía en La menor para gran orquesta. En 1962 ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid en sustitución de Jesús Guridi y empezó así un importante reconocimiento oficial de su obra y trayectoria profesional. Fue nombrado consejero delegado para la Sección de Cinematografía y Televisión de la Sociedad General de Autores en 1963 y un año después formó parte del jurado en las oposiciones de profesores para la Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española. En 1966 asumió el cargo de jefe del Archivo de Sinfónicos y Copistería de la Sociedad General de Autores, bajo cuyo mandato se editó en 1972 el catálogo de obras de dicho archivo.

En 1970, con sesenta y cinco años, comenzó a remitir su actividad compositora. En 1973 fue designado miembro del Patronato de la Academia de Bellas Artes de Roma y en 1978 vocal de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles.

En este panteón está enterrado Muñoz Molleda

La Línea de la Concepción siempre estuvo pendiente del éxito de José Muñoz Molleda. En diciembre de 1933, tras conocerse en la ciudad que había conseguido el premio Roma de música, el pueblo estalló de alegría, según cuentan las crónicas de la época. El Ayuntamiento, en prueba de reconocimiento y admiración, decidió nombrarlo Hijo Predilecto en una sesión plenaria extraordinaria celebrada el 22 de diciembre de ese año. Fue uno de los primeros linenses que recibió esa consideración y, posiblemente, uno de los que más mereció esta distinción, hoy día deteriorada. También se le dedicó una calle en el centro de la ciudad, entre el pasaje Alba y la parte trasera del antiguo mercado de mayoristas de la calle Jardines.

El 26 de mayo de 1988 falleció en Madrid a los ochenta y tres años de edad después de una trayectoria plagada de éxitos. Fue enterrado en el cementerio de su pueblo y el Ayuntamiento le otorgó el 6 de junio, a título póstumo, la Medalla de Oro de la ciudad. El conservatorio profesional de música de La Línea también lleva el nombre de Muñoz Molleda, uno de los linenses más presentes en el día a día cultural de la ciudad.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

015. LA PRIMERA CORPORACIÓN DEMOCRÁTICA

El 19 de abril de 1979 fue constituida en La Línea la primera Corporación municipal después del Franquismo. Aquel día, Francisco Niebla Molina tomó las riendas de la ciudad junto a veinticuatro concejales elegidos por sufragio universal por primera vez en mucho tiempo.

El PSOE había ganado las elecciones en La Línea con 10.474 votos, el 47,57 por ciento de los emitidos, que le valieron trece concejales. Segunda había sido la UCD, con 5.915 votos (el 26,87 por ciento) y siete concejales. Luego, empatados a dos concejales, el PSA y el PCE, que obtuvieron, respectivamente, 2.338 y 1.863 votos. El quinto partido con representación municipal fue el MCA, que la consiguió gracias a los 1.157 votantes que tuvo. CD quedó fuera con sólo 235 votos

El grupo municipal socialista de aquella primera Corporación estaba formado por Francisco Niebla, Juan Carmona, Martín de Alda, Guillermo León, Antonio Marmolejo, Francisco Vivas, Antonio Díaz Lara, Antonio Pedrero, María del Carmen Castillo, Diego Gómez, Rafael Martín, Marcelino Amoedo y José Leiva. En junio del año siguiente, Paco Niebla dejó la alcaldía en manos de Juan Carmona, que entonces tenía apenas veintinueve años. Aparte, hubo muchos cambios durante los cuatro años del primer mandato socialista. José Reula sustituyó a Martín de Alda en julio del mismo 1979, aunque tampoco cumplió hasta el final puesto que le reemplazó Dámaso Fernández. Antonio Marmolejo también dimitió. José Luis Moreno sustituyó a Diego Gómez y Laureano Romero entró por José Leiva, aunque no llegó a tomar posesión.

El grupo municipal de UCD lo formaban José Luis Villar Cerón, Jaime Clavijo, Julio Castilla Dorado, Elena Pallarés, Marcos Galiana Calvente, Alfonso Garzón y Manuel Sújar. Todos se mantuvieron hasta el 20 de mayo de 1983, fecha de la última sesión plenaria de la primera Corporación.

El PSA-PA tenía dos concejales: José Chicón y Rafael Sibajas. El primero de ellos no pudo acabar los cuatro años en la Corporación y fue sustituido por Jorge Pérez Tenorio, quien a su vez dejó su puesto a Francisco Mena.

Francisco Beza y Ramón Crespo eran los concejales del PCE. Ambos dejaron sus cargos el 25 de septiembre de 1980 a Juan Cano y a Manuel Bogarín. El vigesimoquinto concejal era José Estepa, del MCA.

El acto constitucional comenzó con la formación de la mesa de edad. Martín de Alda fue el presidente y estuvo acompañado por el concejal más joven, Antonio Marmolejo, y por el secretario, Saturnino de la Torre. Concedida la venia se permitió la entrada al público y se procedió al examen de las credenciales presentadas por los concejales electos. La mesa anunció a continuación que se iba a proceder a la elección del alcalde. Los candidatos eran Francisco Niebla, José Luis Villar, José Chicón, Francisco Beza y José Estepa. Villar pidió la palabra por cuestión de orden y propuso que la votación fuera pública y no secreta pero no prosperó su intención con independencia de que cada cual pudiera mostrar su papeleta.

Realizada la votación, Francisco Niebla obtuvo dieciocho votos y José Luis Villar se quedó en sus siete concejales, por lo que conforme a lo previsto en el artículo 28 de la Ley de Elecciones Municipales resultó electo Francisco Niebla Molina al tener la mayoría absoluta de los concejales.

La comisión permanente fue formada por ocho concejales (un tercio de la Corporación) y el alcalde. El secretario, Saturnino de la Torre, fue el encargado de dar lectura en aquella sesión inaugural y constitutiva a los preceptos legales de formación y funcionamiento. Los tenientes de alcalde eran, curiosamente, concejales de casi todos los grupos municipales, no como sucede hoy día. Aquella primera comisión la formaron Francisco Niebla como alcalde y los concejales Francisco Vivas, Antonio Díaz Lara, María del Carmen Castillo, Antonio Marmolejo, José Luis Villar, Jaime Clavijo, José Chicón y Ramón Crespo.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

014. LOS FORTINES

 

Los fortines son parte relevante de la historia reciente de La Línea. La generación de los años cincuenta se los encontró casi sin darse cuenta emergiendo cada dos por tres. En muchos casos fueron cobijo del ‘amor propio’…pero sobre todo sirvieron de retrete y vertedero. No obstante, se erigieron en compañeros habituales de fechorías y ocultones.

Pero ahí estaban, repartidos por todo el término municipal, deteriorados hasta que hace unos años se empezó una campaña que en teoría debería culminar en su uso como reclamo turístico e histórico.

El conjunto de fortificaciones de este sector se componía de veintisiete obras agrupadas en veintidós fortines, todas ellas localizadas en el término municipal de La Línea, en su mayoría en el terreno delimitado por la antigua alambrada fiscal y la línea fronteriza, aunque había muchos otros por el resto del término.

Alfonso Escuadra explica en uno de sus libros que España fortificó el Estrecho durante la Segunda Guerra Mundial. Las obras empezaron tras la derrota de Francia en el verano de 1940 cuando, impresionado por los recientes triunfos de la Wehrmacht, Francisco Franco jugaba con la posibilidad de hacer realidad sus ambiciones territoriales poniéndose al lado de los alemanes. Sin embargo, éstos volvieron la vista hacia el Peñón y se intensificaron los trabajos de fortificación que en aquellos momentos se estaban llevando a cabo en el istmo arenoso que separa La Línea de Gibraltar. La amenaza real de una acción militar alemana contra el Peñón hizo que lo que inicialmente parecía ser otro de los gestos de Franco hacia Hitler se convirtiera en una de las preocupaciones de los jefes militares británicos; una preocupación que alcanzaría sus cotas más altas entre el otoño de 1940 y la primavera de 1941.

Las obras fueron inspeccionadas muchas veces por los oficiales alemanes de las diferentes misiones relacionadas con los preparativos de la Operación Félix (un plan de asalto del Peñón por parte de un pequeño contingente de fuerzas especiales con apoyo aéreo y artillero). La apertura del frente del Este a comienzos del verano de 1941 significaría el archivo definitivo de la operación y los trabajos de fortificación del campo neutral dejaron de constituir una amenaza a corto plazo conforme se sucedían los fracasos alemanes en Rusia. Los fortines dejaron de ser el parapeto de una fuerza de invasión alemana para quedar sólo como una simple precaución defensiva frente a una posible acción aliada contra España. Esto se mantuvo hasta noviembre de 1942 cuando, apoyándose en Gibraltar, los aliados abrieron un segundo frente desembarcando en África.

Acabadas aquellas condiciones militares que instaron a su construcción, todas esas obras de fortificación constituyeron el singular legado que aquel conflicto dejaría en esta zona. Con el tiempo, los linenses se terminarían acostumbrando a unas estructuras que irían perdiendo progresivamente su significado militar hasta quedar incorporadas a la ciudad como uno de sus elementos característicos.

El concepto táctico sobre el que este proyecto de fortificación fue concebido era el de la defensa en profundidad. En consecuencia, los diferentes elementos que los conforman no estaban pensados para contener al enemigo en una línea fija, sino absorber el empuje de su asalto haciéndoles penetrar y atascarse en un sector que cada vez resultaba tácticamente más complicado para, posteriormente anular la fuerza atacante mediante un contraataque.

Estos fortines, ahora llamados búnkers, corresponden a un concepto característico del pensamiento militar alemán. No en vano, el diseño había contado con el asesoramiento de un equipo de ingenieros militares de la Wehrmacht. Unidades militares españolas y batallones de presos políticos pasaron varios años trabajando en unas obras que terminaron cubriendo la zona de posiciones artilleras, nidos de ametralladoras, atalayas, centralitas y puestos de mando, hasta un total de cuatrocientos noventa y ocho fortines.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

013. APERTURA DE LA VERJA

Momento de la apertura de la Verja

A las doce de la noche del 15 de diciembre de 1982 se produjo el acontecimiento más importante de la historia reciente de La Línea: la apertura de la Verja de Gibraltar.

Los linenses vivieron los prolegómenos de la apertura de la Verja con mucha incertidumbre, incredulidad y, a la vez, con esperanza. Sobre todo porque Leopoldo Calvo Sotelo, entonces presidente, había anunciado la fecha del 20 de abril de 1982 como día de la apertura pero al final hubo que aplazarla por una serie de problemas y la espera se estaba haciendo eterna. Incluso se le había puesto ese nombre a la avenida que iba desde la del Ejército hasta la misma Verja.

Cuando el PSOE ganó las elecciones generales del año del Mundial de España, Felipe González tomó la determinación de abrir de inmediato la frontera, sobre todo porque se acercaba la Navidad y la medida humanitaria tendría un gran efecto en esas fechas. Atrás iban a quedar trece años de separación anacrónica que ahora parecen pocos pero que entonces fueron eternos.

Imagen actual de la aduana

La incredulidad de los linenses fue convirtiéndose poco a poco en alegría, con independencia de que cada uno manejara un punto de vista diferente sobre las consecuencias de la apertura. La cuestión humanitaria era la que mandaba y lo demás vendría después… o no vendría.

Aquella tarde del 14 de diciembre de 1982 fue inolvidable. Todo el mundo se apresuró a dejar listas sus obligaciones para coger sitio ante la Verja. La única televisión de entonces, TVE, había anunciado que lo daría en directo pero el linense no se quiso perder el momento y el pueblo acudió en masa al histórico acontecimiento. Muchos linenses que se encontraban lejos de su ciudad lo vieron por televisión con emoción que nadie podía entender.

El administrador de aduanas de entonces, Carlos Pozas, fue el encargado junto a agentes de la Policía Armada. Nadie olvidará a Carmen Warr, ya desaparecida, gritando de alegría al convertirse en la primera persona que pasaba desde Gibraltar a La Línea. A partir de las doce y un minuto todo eran emociones. Familiares y amigos que se veían de año en año o que limitaban su contacto a los famosos y vergonzosos saludos a doscientos metros de distancia… Abrazos, besos, llantos y proyectos en común. Volvieron las parejas mixtas, el mercado se llenó de yanitos y yanitas, subieron los precios… Para los linenses se abrió una nueva fórmula de hacer turismo barato visitando esa enorme mole de piedra que había sido algo intocable.

Vista aérea de la avenida que desemboca en la Verja y que fue adecentada en 1982

Cambió la vida sin duda para cientos de linenses que poco a poco empezaron a encontrar en Gibraltar el alivio a sus penurias laborales. Mejoró todo pero lo principal fue que se había acabado con un anacronismo histórico, aparte de que se cuestione a qué precio se abrió la frontera.

Cambios continuos entre 1982 y 1985

La orden de 4 de octubre de 1966 suprimió la Aduana subalterna de La Línea y estableció con carácter provisional un punto habilitado de tercera clase dependiente de la de Algeciras. Las mismas causas que aconsejaron esta medida motivaron tres años después la supresión del citado punto habilitado y, en consecuencia, el Ministerio de Hacienda, dispone la supresión y el cierre del mencionado punto quedando prohibida toda la clase de tránsito por el mismo.

El 10 de abril de 1980 se promulgó la Declaración de Lisboa.Los gobiernos de España y del Reino Unido decidieron empezar las negociaciones para solucionar todas las diferencias sobre Gibraltar acordando en primera instancia el restablecimiento de las comunicaciones. De hecho, España decidió suspender todas las medidas en vigor.

La Verja, durante la etapa del cierre

El 9 de diciembre de 1982 se dictó una orden por la que se regulaba el régimen de tránsito de personas por el puesto de Policía y control de La Línea. El artículo primero decía: El paso entre La Línea y Gibraltar o viceversa se efectuará exclusivamente por el puesto de Policía y control establecido con tal objeto. Este paso podía hacerse sólo una vez al día en cada sentido por parte de los españoles con pasaporte en vigor y de los británicos con residencia legal y efectiva en Gibraltar. El 21 de diciembre del mismo años se amplió el tránsito a las personas originarias de Gibraltar que tuvieran establecida su residencia en el Campo de Gibraltar. El 10 de febrero de 1984, la ampliación alcanzó a los cónyuges, ascendientes y descendientes en primer grado de las personas a que se refieren los casos ya establecidos con anterioridad aunque en casos urgentes podrá autorizarse el paso de otras personas por razones humanitarias.

Finalmente, el 31 de enero de 1985 se dictó la orden por la que se regula el libre tránsito de personas, vehículos y mercancías entre Gibraltar y La Línea.

Vista aérea de la zona fronteriza desde el Peñón

Así lo escribió El País aquel día:

Después de trece años de aislamiento decretado por el general Franco, pasada la medianoche de ayer la verja de Gibraltar fue abierta para el tránsito peatonal en cumplimiento del acuerdo adoptado en en el primer Consejo de Ministros del gabinete socialista. (…).

… Pasadas las campanadas de la medianoche, a las cero horas de hoy, se abrió la verja de Gibraltar, después de trece años de interrupción de comunicaciones con la colonia británica desde el lado español. En el momento de la apertura, esperado con ansiedad por los habitantes de la vecina ciudad de La Línea, unas quinientas personas se hallaban concentradas en los alrededores de la frontera, deseosas de saludar a sus familiares o amigos al otro lado de la verja. A primera hora de la noche, la medida decretada días antes por el Gobierno de la colonia británica de cerrar la frontera de una a seis de la madrugada fue cancelada por presiones de las autoridades de Londres.

Trasiego de vehículos por la frontera

La apertura de la verja se produjo entre la emoción de las personas concentradas y de las primeras que atravesaron la frontera. Francisco Romo Martín, un linense de 52 años, fue el primero en pasar desde el Peñón, adelantándose en el último momento a Carmen Warr, mientras se descorchaban botellas de champaña y una tuna amenizaba el histórico acontecimiento. Hacia la una de la madrugada, unas cien personas esperaban a ambos lados para poder franquear la verja.La frontera hispano-británica permanecerá abierta las veinticuatro horas del día, con las únicas restricciones de permitir un solo viaje peatonal por persona al día y de limitar el acceso a la colonia británica desde suelo español a los residentes gibraltareños con pasaporte británico y a los visitantes con pasaporte español. La apertura de la verja estuvo precedida de cierto recelo, tanto por parte gibraltareña como española. En ciertos sectores del Peñón se hablaba ayer de un boicoteo al paso en dirección a La Línea; pero tal medida, procedente de algunos grupos relacionados con la hostelería y el comercio, no parece que vaya a tener éxito.

En relación con este tema, el presidente del Gobierno, Felipe González, en conversación con un grupo de periodistas norteamericanos, ha dicho que su gabinete vería más favorablemente su continuidad en el seno de la OTAN si se produjeran avances en la larga disputa hispano-británica de Gibraltar.


Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

012. UNIÓN DEPORTIVA LINENSE

Fundadores de la Unión Deportiva Linense en 1923

La Unión Cultural Deportiva Linense nació el 23 de diciembre de 1922. Su flamante sede de la plaza de Fariñas, además, fue inaugurada también ese mismo día, pero hace justo veinte años.

La Unión empezó a gestarse en octubre de 1922. Había dos equipos, El Bote y el Fortuna, que tenían su tertulia en el bar Cimbelero. Una tarde se les ocurrió a algunos de los miembros (Pedro Sánchez Earle, Domingo Becerra, Pepe Padilla, Francisco Corral, Héctor Bruzón y Juan Bautista, entre otros) que si se unían los dos equipos se reducirían los gastos y se conseguiría tener un equipo más potente.

Aquella idea fue tomando cuerpo y decidieron fusionarse. Unos querían que el nombre de Fortuna permaneciese, pero los del Bote también deseaban que el nombre no se perdiera. Julio Serrano y Pepe Padilla propusieron que, al tratarse de la unión de clubes deportivos, lo más razonable era que se llamara Unión Deportiva.

Una fiesta en la antigua sede de la Unión

La primera sede estuvo en el patio de La Serrana, en la esquina de la calle Castelar con San Felipe, donde se le había quedado vacío un ‘partido’ (cuatro habitaciones y una cocina). Lo prepararon y empezaron a ocuparlo el 23 de diciembre de 1922, fecha en la que se levantó acta por primera vez de una reunión de la gestora.

La primera directiva la formaron Juan José Lozano (presidente), Pedro Sánchez Earle (secretario), Eduardo Rojas (tesorero), Héctor Bruzón (bibliotecario) y Luis Pérez, Pedro Earle y José Padilla (vocales).

La Unión Deportiva se ha caracterizado siempre por sus celebraciones

En 1946 se arrendó un local de la calle Real, donde la Unión estuvo hasta 1988. Tras un año y medio de obligada estancia en el antiguo mesón La Jerezana, la Unión se marchó a la plaza de Fariñas, con Marcos Trujillo como presidente, la persona a la que le tocó tomar la decisión más importante de la historia de la Unión porque a la muerte Biagio D’Amato, sus herederos decidieron no prorrogar más el contrato de arrendamiento del local de la calle Real. Cuando D’Amato estaba ya muy mayor, ya hubo intentos para que la Unión dejara la sede pero la labor de Enrique Guzmán, Germán Montes y Marcos Trujillo permitió renovar los contratos, cada vez más caros y cortos, hasta que llegó el ultimátum de junio para que en tres meses, el 30 de septiembre de 1988, se abandonara el local.

Momento del cierre definitivo de la sede de la calle Real

Marcos Trujillo se enteró de la posibilidad de adquirir el local de la Cruz Roja en la plaza de Fariñas pero luego supo que la venta ya se había efectuado y que el comprador era otro socio de la Unión, Antonio Moya, promotor de viviendas que ya tenía hasta el estudio del edificio que se iba a construir pero que al enterarse del problema de la Unión se reunió con el presidente y cedió la opción de compra a la Unión. Luego llegaron los avatares económicos y burocráticos que acabaron con la inauguración del 23 de diciembre de 1989.

EL MEJOR EDIFICIO SOCIAL DE ANDALUCÍA.
El actual edificio de la Unión Deportiva fue inaugurado en la víspera de la Nochebuena de 1989 en presencia de cientos de personas, la mayoría de las cuales había vivido con expectación e inquietud los meses de las obras.

En aquel momento era presidente Marcos Trujillo, que contaba en su directiva con Miguel Rocha, Francisco Javier Sánchez Chico, Pepe Zamora, Manolo Puente, Antonio García Clavo, Pedro Duarte, Eduardo Puertas, Manuel Sánchez Jiménez, Luis Díaz, Manolo Díaz y Paco Jiménez.

Edificio actual de la Unión en la plaza de Fariñas

El edificio, considerado el más moderno y funcional de las entidades sociales de Andalucía, tenía en un principio dos plantas perfectamente equipadas. En la baja estaban (y están), la conserjería, el bar y el restaurante, aparte de un pequeño espacio dedicado al descanso de los socios. En la parte trasera existe un patio y los servicios. En la primera planta están el salón de televisión, los servicios, los salones de juegos, el billar, el dominó y el salón de lectura.

Años después de la apertura fue acondicionada la segunda planta, donde la Unión Deportiva ofrece un enorme salón de actos que ha sido escenario de muchos acontecimientos relacionados no sólo con la vida de la entidad, sino con la de muchas otras que han solicitado el uso de las instalaciones, desde cofradías y hermandades hasta exposiciones pictóricas. Este salón ha albergado elecciones de reina, meriendas, cenas, fiestas, presentaciones de discos y carteles y hasta asambleas de la Balona. También arriba se encuentran los salones de tenis de mesa y de la juventud aparte de las oficinas de la entidad y la biblioteca, donde está el acceso al escenario del salón de actos. La azotea sirve de almacén aunque también se han celebrado fiestas. Desde ella puede contemplarse una maravillosa vista de los alrededores.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

011. DAVID MORALES. Bailaor

David Morales nació en La Línea de la Concepción en 1971. Con cuatro años empezó bailando sevillanas bajo las enseñanzas de la profesora Amelia Hidalgo. Un año más tarde ya participaba en concursos de baile junto a Sonia Landrove. De esa etapa guarda numerosos recuerdos y una treintena de trofeos, placas conmemorativas, medallas, diplomas, etc… Con sólo seis años se inicia en otras disciplinas flamencas de la mano de los profesores Miguel Maya y Ana Rodríguez, los dos de Sevilla afincados en Algeciras.

Su primera actuación fue al año siguiente en 1978, en el primer festival flamenco Ciudad de Los Barrios, donde bailó por alegrías y bulerías, completando un cartel en el que figuraban artistas de la talla de Camarón de la Isla, Fosforito, Chiquetete… A lo largo de su infancia participó habitualmente en numerosos festivales del Campo de Gibraltar, Costa del Sol y Ceuta, pero con tan sólo once años realizó su primera gira internacional, desde Arabia Saudí, donde permaneció durante un mes a Londres, donde fue invitado a participar en el Día de Andalucía organizado ese año en el Hammersmith Palace. Allí, ante más de tres mil personas, la crítica le bautizó como “el niño de los pies de oro”.

Volvió a la capital británica en otras ocasiones y llegó a actuar en el Royal Festival Hall y en el Barbican Theatre. A medida que fue adquiriendo edad, sabiduría y, sobre todo,  madurez, se multiplicaron los premios, las distinciones  y las actuaciones, que le llevado por toda España, Japón, Alemania, Turquía, Rusia, Estados Unidos, Haití…

En 1988 participó por primera vez en la Bienal de Arte Flamenco de Sevilla en un cartel titulado Impulso junto a Maria del Mar Berlanga o Joaquín Grilo, entre otros artistas.

Entre sus premios destacan Calahorra Flamenca de Córdoba o Estepona Cantaora y Bailaora. Ha aparecido a menudo en programas de televisión, tanto en las principales cadenas españolas como en la BBC o la RAI. Entre sus actuaciones más recordadas en dichos platós figura la apertura y cierre de la gala de los premios de la comunicación de la Radio Televisión Andaluza, el programa en Canal Sur dedicado a Marifé de Triana o La Venta del Duende, en esa misma emisora. Ha participado en dos series televisivas de flamenco para Canal Sur: Buscando a Carmen y Cavilaciones, de Pilar Távora, con la dirección coreográfica de Javier Latorre.

David Morales lo da todo en el escenario

En el año 1998 creó un primer espectáculo, titulado Sensación que, en gran medida, suponía un homenaje a la memoria de Federico García Lorca y en el que le acompañaron Paco Javier Jimeno, Gaspar Rodríguez, Las Hermanas Soria, José el Ecijano, Antonio Molina, Agustín Carrillo o Inmaculada Chacón. Estrenado en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Estepona, obtuvo excelentes críticas, lo que permitió pasearlo por numerosas localidades españolas pero también por Holanda, Reino Unido, Francia y Turquía.

En ese año participó en el espectáculo Fiesta Gitana, del productor holandés Nico Knaper, por diversas ciudades de los Países Bajos. En Gran Bretaña, figuró como artista invitado y primer bailaor de los espectáculos del guitarrista Juan Martín, con quién viajó varias veces a Italia y Turquía

Ha sido el bailaor y coreógrafo del espectáculo de poesía flamenca de Ángel Garó En La Línea de mis sueños.

En el año 2001 estrenó su segundo espectáculo, dedicado a la memoria del poeta Gabriel Baldrich y estrenado en La Línea con lleno absoluto tres días consecutivos en el teatro municipal La Velada.

En el año 2002 mantuvo unas giras periódicas por todos los Institutos Cervantes del mundo, junto a sus compañeros Paco Javier Gimeno y Rocío Bazán representando al festival del Cante de las Minas y a la cultura andaluza en países como Turquía, Egipto, Chicago, Moscú, Reino Unido, Bélgica, Francia, Marruecos o Austria.

Sus montajes también son espectaculares

Luego montó Contrabandistas, estrenado en el teatro Lope de Vega de Sevilla dentro de la XII Bienal de Flamenco de Sevilla (2002). Fue considerado por el diario EL PAIS como el espectáculo más aplaudido de la Bienal. Con el guión de Juna José Téllez, la colaboración de Eva la Yerbabuena en la coreografía, la música de José María Bandera y como artista invitado a Javier Ruibal.

Contrabandistas tuvo un largo recorrido. Con él participó en el festival de Otoño de Madrid y obtuvo el reconocimiento del mejor espectáculo en el III Festival Internacional de Música de Jimena. En febrero de 2004 lo llevó a Santa Coloma de Gramenet durante la programación del día de Andalucía en Barcelona, dedicado a Cádiz en dicha ocasión.

Además, Contrabandistas se paseó por muchas otras ciudades españolas, pero también en Lisboa (Portugal), Amsterdan (Holanda) donde obtuvo una magnifica critica, Reino Unido y Alemania, donde tuvo que ser prorrogada la gira por unos días, dado el interés del público en su continuidad.

Todo lo prepara con minuciosidad

En agosto de 2003 estrenó un nuevo espectáculo llamado Íntimo. En este trabajo hizo un recorrido por los palos más importantes del flamenco, Alegrias, soleá, farruca, peteneras, siguiriyas martinetes, bulerias, todo durante noventa minutos como único bailaor.

Abraçado fue el título de su siguiente puesta en escena, que estrenó durante el verano de 2005 en el Festival Internacional de Jimena de la Frontera. Fue un abrazo entre culturas un delicado homenaje al músico brasileño Antonio Carlos Jobin, una soñada fusión entre la samba y el flamenco. Con textos y guión de Juan José Téllez, la puesta en escena de Cristina Fargas, la dirección de Nono García, la música y la voz de Gladstone Galliza, la dirección flamenca de Paco Javier Jimeno, las voces de Rocío Bazán y Ana María Fargas, el Violonchelo de Antonio Molina, la percusión de Javi Rubial y Guillermo Ruiz, la flauta de Agustín Carrillo. Abraçado fue una producción del Festival Internacional de Jimena de la Frontera, con una magnífica acogida por parte de la crítica, lo que le permitió presentarlo con éxito en el Festival de Jerez de la Frontera.

El 28 de octubre de 2006 participó en Viajeros del Estrecho, un espectáculo interdisciplinar producido por la Diputación de Cádiz y estrenado en Algeciras, sobre idea original y libreto de Juan José Téllez, con la dirección musical de José María Sánchez Verdú y la dirección escénica de Julio Fraga. La ficha artística se completaba con: Celia Alcedo (soprano), Fils Gnaoua de Tánger (música y danza), Javier Ruibal (cantautor), Latifa Bauali (actriz), Marcel Péres (barítono / almuédano), Mohamed El Sayed (danza derviche), Orquesta Andalusí Layali Annagham, Orquesta Manuel de Falla, Pepe de Lucía (cantaor), Roberto Quintana (actor) y Tito Alcedo (guitarrista).

En 2008, en el teatro Muñoz Seca de El Puerto de Santa María, estrenó El Indiano, un homenaje a los cantes de ida y vuelta a través del baile, que no sólo repara en los palos encuadrados bajo dicha denominación sino en canciones provenientes del otro lado del Atlántico pero adaptadas al paladar flamenco de hoy. La crítica y el público acogieron con entusiasmo esta propuesta, considerada por los espectadores como el mejor espectáculo que pudo verse en el Teatro Cánovas de Málaga durante la gira Flamenco viene del sur, organizada por la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Arte Flamenco.

El Indiano, bajo la dirección de Julio Fraga, la colaboración en la coreografía de Javier Latorre y Úrsula Lopez y con la presencia de Javier Ruibal, Rosario Toledo, Francisco Javier Jimeno, Manuel Calleja, Albeto Miras, Rocío Bazán, El Ecijano, Jesús Corbacho, Javi Ruibal y Oscar Lagos, sobre una idea original de Gabriel de Molina.

FESTIVALES.

  • Gran Festival de Arte Flamenco (Algeciras 1979), Cádiz.
  • Festival Flamenco-Homenaje Fosforito (Algeciras 1980), Cádiz.
  • IX, X y XI Festival Flamenco (La Línea 1981-82-83-93), Cádiz.
  • I Festival Flamenco “Perico Montoya” (San Roque 1984), Cádiz.
  • III, IV y V Festival Flamenco vendimia (Málaga 1982-83-86-96).
  • IV Concurso Flamenco (Los Barrios 1983), Cádiz.
  • III Festival internacional de Música (Agadir 1986), Marruecos.
  • Festivales Flamenco,(San Pedro 1984-86), Marbella
  • Festival Flamenco Sierra Blanca (Marbella 1987).
  • Festival Internacional de Música, Francia 1989, (París).
  • Festival Flamenco Sevilla, Expo-92.
  • Festival Flamenco (Ceuta 1992-95).
  • Jueves Flamencos (Cádiz 2000).
  • Festival Flamenco (Ojén 2000), Málaga.
  • El Mostachón (Utrera 2000-2001), Sevilla.

SUS GIRAS

  • Arabía Saudí 1982-83-85.
  • Marruecos, II Festival Internacional de Música 1984.
  • Cultural 42/84, Julio, Agosto 1984. Todos los municipios de la provincia de Cádiz (Diputación).
  • Casas Andaluzas del Sur de Francia 1987.
  • Día de Andalucía en el Reino Unido Londres 1982.
  • “El flamenco es tuyo” Colegios de la provincia. (Diputación).
  • Duende Flamenco Dance Company, Juan Martín, Reino Unido Abril 1992, donde comenzó a bailar en su compañía como primer bailaor.
  • “The Flamenco Dance Company From Seville”, Octubre 1993, Reino Unido.
  • Fiesta Gitana, 1995-1997 por Holanda.
  • Estambul (Turquía), 1997-1998-1999.
  • Escocia, País de Gales e Inglaterra, 1997-98.
  • Japón, agosto-97,como bailaor con Yoko Kamatsubara.
  • Holanda, Bélgica y Alemania 1988-99.
  • Italia 1999-00
  • Cervantes, 2002 Moscú, Chicago, Marruecos, Europa.

PREMIOS Y GALARDONES.

  • Primer premio del concurso comarcal Campo de Gibraltar, Algeciras 1988 (Cádiz).
  • Primer premio concurso Nacional Estepona Cantaora y Bailaora, Estepona 1988 (Málaga).
  • Primer premio Las Cabezas de San Juan 1988 (Sevilla).
  • Primer premio “Calahorra Flamenca” Córdoba 1988.
  • Finalista en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba 1995-98.
  • Además, actuación en la Bienal de Arte Flamenco de Sevilla en la noche llamada Impulso (1988)

DE DAVID MORALES HAN DICHO:

Sin embargo David Morales, baila con impacto. En su soleá ejecutó su repertorio al fondo como la tendencia de los buenos bailaores de flamenco. Parece que el mosaico tricoteado con los pies (zapateado) y los gestos de torero fuerón capturados, pulverizado y evaporado. Quizás otros bailaores tengan más técnica pero David Morales tiene una concentración privada y una manera de entregarse en cuerpo y alma a su arte que se le llama DUENDE.” JAMES ALLEN en “THE TIMES”.

David Morales tan elegante como siempre como un torero y poseído de unos pies que temblaban y murmuraban hasta un arranque de subida íntimamente frenética.” THE SCOTSMAN.

Su baile y su forma de transformarse hace de este bailaor una persona de mucha fuerza y poder de donde viéndole nos lleva a otro mundo, llegará a ser el mejor bailaor de flamenco.” ANTHONY VAN LAAST, bailarín y coreógrafo de espectáculos como “JESUCRISTO SUPERSTAR” ó “THE CATS”.

El público lo aclamó como a un Cesar triunfante. “David Morales reveló un gusto exquisito por la verdad del baile, toda vez que, a fin de resquebrajar todo atisbo de superficialidad, proyectó en la soleá sus poderes vitales triunfantes, tal que emotividad interna, expansión de energías y la búsqueda constante de la riqueza y la libertad del estilo“. MANUEL MARTÍN MARTÍN, en “EL MUNDO”:

DAVID MORALES, UN ESTILO PURA SANGRE. “Se le veía venir. No era el benjamín cordial, manierista y forzado que cualquier padre con ínfulas subiera a un estado para hacerlo cabriola, pequeño ruiseñor, niño prodigio al uso: David Morales natural de La Línea, veintinueve de edad cuenta hoy. Se le veía venir, arguyen sus familiares: “Ya con cuatro años bailaba sevillanas”. Con sólo siete, lo llevaron al Primer Festival Flamenco de Los Barrios, donde compartió cartel con el Camarón de la Isla que acababa de grabar “La Leyenda del Tiempo”, con Antonio Fernández “Fosforito”, en plena madurez de su arte. Algo de todos ellos, tuvo que aprender. Mucho supo luego de los traqueteos de las peñas, de las academias, del arte flamenco convertido en una actitud ante la vida. Nunca David Morales fue un hombre culto, sino un hombre sabio, pues comprendió que el instinto es la enciclopedia y que el mejor camino para el conocimiento estriba en abrir los sentidos, sin cerrar las entendederas ni enviciarse en el virtuosismo fácil También es un tipo humilde. El paso de los años le ha conducido a un cierto equilibrio entre el aprendizaje ajeno y el impulso propio. Serán, si duda, eso que llaman voluntad de estilo y que en su baile se ha manifestado a contra corriente, a pesar de las dificultades de las bambalinas flamencas, en donde nadie le regalo nada y en donde se ganó a pulso ese trono de madera donde se sigue oyendo su obstinado taconeo de muchacho del sur que ha sabido abrirse camino a bocados.

Quienes lo conocen, le respetan. Ya no tanto porque se haya hecho un nombre, sino porque se ha hecho querer. Pero, sobre todo, se está haciendo una leyenda con cimientos de ley. A pesar de los elogios expertos y de un buen puñado de críticas rigurosas y entusiastas, nunca su camino fue de rosas. Las puertas oficiales, siempre las tuvo entornadas. David Morales es un pura sangre, un animal de raza, cuya fuerza va unida al talento. Lo que no es poco ni frecuente.” JUAN JOSÉ TÉLLEZ, en “EUROPA SUR”

Ni cuando yo tenía veinte años hacía lo que él hace con diez”. ANTONIO “El BAILARÍN”, en un comentario a partir de una de sus actuaciones

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

010. MARÍA RIPALDA. Actriz

María Ripalda nació en la barriada de La Colonia el 11 de octubre de 1950. Su infancia transcurrió entre largas caminatas hacia Gibraltar y regresos a casa pasando siempre por delante de una imagen de la Virgen que era venerada en una calle de su barrio. “Todavía está, aunque la han puesto en otro sitio”.

Siendo aún joven se fue de La Línea ya con su vocación artística florecida y siguió dando rienda suelta a su afición. María es risueña, parlanchina y bromista; la pantalla es su pasión y desde 1968 hace sus pinitos en televisión y cine. “Como soy actriz de tercera regional, sólo he tenido pequeñas intervenciones, pero me apasiona este mundo y no me importa ganar poco. Mi marido me dice que debería pagar yo por pasármelo tan bien”.

Ha anunciado pizzas, se ha disfrazado de camarera americana, ha bailado ocho hula hoops a la vez… Hacer punto (niti) es un relajante estupendo que practica entre pruebas de selección y rodajes. “Me ayuda a no deprimirme, aunque a mi familia sí que la tengo deprimida con tantas bufandas”.

María sólo se queja de haber ganado kilos con los años, pero está satisfecha de su modesta carrera como actriz y sigue esperando su gran oportunidad. Ha vivido en el extranjero y uno de sus grandes orgullos es su hija monja. En La Línea, adonde vuelve cada vez que puede, mantiene amistades como la del padre Junco, al que admira.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

009. GERARDO PIÑA. Defensor del idioma

Gerardo Piña, pronunciando un discurso en Nueva York

Gerardo Piña nació en La Línea de la Concepción en 1948. Fue en la calle Pedreras enfrente de la antigua fábrica de corchos, pero siendo pequeño se marchó a Málaga. Por las obligaciones familiares se tuvo que trasladar a Tánger y Tetuán. Estudió en el Instituto Español de Tánger y en el colegio de Nuestra Señora del Pilar de Tetuán compaginando sus estudios académicos con los de guitarra española en el Conservatorio de dicho enclave norteafricano.

En 1968 empezó sus estudios universitarios en Granada y se licenció en Románicas en 1971. De Granada se fue a Estados Unidos y vive en Nueva York desde 1973. Se licenció en Lengua y Literatura españolas en el Queens College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York en 1977, hizo un Master de Filosofía por el Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York en 1982. En 1985 acabó su doctorado en Lengua y Literatura españolas, especializado en los siglos XIX y XX, por el Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Su tesis (“Narrativa breve del exilio español de 1939″) fue defendida con tal nivel que mereció también una mención honorífica en la Huntington Competition. Ha sido director del programa de lenguas de The Spanish Institute entre los años 1979 y 1981, y desde 1981 es profesor de Lengua y Literatura españolas en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (Lehman College y Centro de Graduados).

En abril de 1992 fue nombrado miembro numerario de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y miembro correspondiente de la Real Academia Española de la Lengua. Es miembro honorario de la Sociedad Nacional Hispánica y presidente del Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York desde abril de 1992.

Gerardo Piña, junto a otros académicos de Norteamérica

Gerardo Piña, junto a otros académicos de Norteamérica

Es profesor, escritor, fotógrafo, concertista, gran defensor de la lengua española y la Hispanidad y ha pronunciado conferencias por el mundo. Entre sus libros están De La Celestina a Paraphernalia: Estudios sobre teatro español y Narrativa breve de Manuel Andújar. Es también el autor de numerosos artículos aparecidos en periódicos y revistas de todo el mundo. El 3 de noviembre de 1997 fue elegido presidente de la Comisión de Educación de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

Su ciudad le reconoció tanto relieve académico y le nombró Hijo Predilecto.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

008. LUIS RAMÍREZ GALUZO. Fundador de La Línea.

Luis Ramírez Galuzo

La actividad política de Luis Ramírez Galuzo arrancó en los años en que un grupo de vecinos de la antigua aldea de La Línea, del que él formó parte, tomó la decisión de independizarse de municipio de San Roque. Fue uno de los 206 vecinos de los 330 con los que contaba esta población que suscribieron el 26 de noviembre de 1869 la solicitud de segregación.

De profesión industrial, fue el propietario de varias bodegas, tierras y de una trilogía de fábricas situadas en el espigón de San Felipe, todas con el mismo nombre comercial de La Encarnación, aunque con diferentes materias primas, pues obtenían cosas tan dispares como pastas para sopas, jarabes y gaseosas. Por su voluntad y empeño fue designado por la Diputación Provincial para formar parte en 20 de julio de 1870 del Ayuntamiento provisional de este ya municipio independiente y desde entonces su nombre figurará siempre, bien dirigiendo los destinos de La Línea (sería elegido alcalde el 14 de febrero de 1872, el 1 de marzo 1877, el 18 de septiembre de 1890 y por última vez el 22 de junio de 1903) o desde la oposición, durante cincuenta años de actividad política militante en el campo conservador.

Monumento a Luis Ramírez en los jardines municipales

Fue el tercero de los vecinos que ocuparía la Alcaldía-Presidencia de La Línea. El 1 de febrero de 1872 fue la constitución del primer Ayuntamiento de elección popular y Luis Ramírez había sido proclamado concejal y primer teniente de alcalde. Fallecido repentinamente el alcalde, José Peón Fernández, al firmar el acta correspondiente a la sesión, Luis Ramírez ocupó la Presidencia con carácter accidental y luego fue elegido por mayoría el 14 de febrero Alcalde constitucional de La Línea. Posteriormente sería elegido de nuevo alcalde el 1 de marzo de 1877, el 18 de septiembre de 1890 y el 1 de enero de 1902, formando además parte de numerosas corporaciones como concejal.

A su iniciativa y tesón son debidas numerosas realizaciones. Como continuador de la obra de los alcaldes que le precedieron, les proporcionaba el definitivo impulso para verlas convertidas en realidad, y por otra parte, velando por los intereses generales de la ciudad.

Nicho de Luis Ramírez en el cementerio de La Línea

Aquí está enterrado Luis Ramírez

La construcción de la carretera que enlazaría con la general Cádiz-Málaga, resolviendo el cada vez más angustioso problema de la total ausencia de comunicaciones de esta localidad con el resto de España; el alumbrado público, sustituyendo la electricidad al farol de petróleo; la terminación del Cementerio Municipal; el proyecto de adquisición del Palacio Municipal; cesiones de terrenos por el Ramo de Guerra para parques, atenciones escolares y sanitarias, fueron, entre otras muchas, realidades conseguidas gracias a su celo y amor a la ciudad.

En 1921 le fue concedido por S.M. Británica el ingreso en la Orden del Imperio como Comandante-Comendador. En 1922, con motivo de las celebraciones del quincuagésimo aniversario de la constitución de La Línea se le rindió homenaje en reconocimiento de sus muchos méritos, nombrándosele Hijo Predilecto de la Ciudad y haciéndosele entrega de una placa conmemorativa con las firmas de los concejales que en ese momento componían la Corporación municipal. Por suscripción popular le fue erigido en los jardines del Palacio Municipal un pedestal con su busto en mármol blanco obra del escultor Mateo Inurria. Este busto fue sustituido al proclamarse la República por el del capitán Fermín Galán pero su familia lo conservó hasta que fue de nuevo ocupó su lugar en los jardines municipales.

Lápida que recuerda quién terminó el cementerio linense

Luis Ramírez supo aprovechar las innatas cualidades que poseía el oficial mayor del Ayuntamiento, Leopoldo Diañez y Díaz Bustamante, y dejaba en sus manos muchas iniciativas y responsabilidades. Leopoldo Diáñez dirigía la vida política con bastante inteligencia y con indiscutible mano férrea y una gran habilidad en el manejo de los asuntos públicos. Su muerte, a finales de 1921, fue un duro golpe para los partidarios de la familia Ramírez.

Su actividad política terminó en la tarde del primero de mayo de 1923, cuando en las elecciones a diputados a Cortes fue derrotado José Luis de Torres y Beleña, abogado, Gentil Hombre de Cámara de S.M, que durante más de una década fue único representante linense en Cortes. Aquel primero de mayo marcó la fecha del alejamiento de la política de Luis Ramírez. El 15 de abril de 1927, a los 86 años, falleció por insuficiencia crónica del miocardio.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

007. JUAN BAUTISTA FARIÑAS. Alcalde.

Juan Bautista Fariñas Martín, farmacéutico de profesión, ocupó por primera vez la Alcaldía de La Línea el 1 de enero de 1902.

El 9 de octubre de ese mismo año ocurrieron los Sucesos de las Pedreras, el mayor conflicto social que ha vivido la ciudad, durante los cuales grupos de exaltados intentaron asaltar e incendiar la farmacia y el domicilio de Juan Bautista Fariñas, en la zona de la calle del Teatro limitada por las del Alba y Aurora.

Aquellos incidentes hicieron necesaria la intervención del Ejército.

Fariñas fue cesado el 22 de junio del 1903 y le sustituyó Luis Ramírez Galuzo aunque en 1906 fue nombrado nuevamente alcalde. Tomó posesión de su cargo el 1 de enero de ese año.

Fue el primero que se fijó en lo que entonces era un solar abandonado, convertido en vertedero, conocido como la huerta del Obispo.

Hizo que se arreglara plantando algunas palmeras, sembrando arriates con flores y poniendo algunos bancos de madera, convirtiendo ese solar en la plaza más emblemática y coqueta de la ciudad: la Plaza de Fariñas, en la imagen de la izquierda. Tuvo problemas con los herederos del obispo, pero al final lo consiguió.

Falleció el 12 de enero de 1921 y la Corporación municipal le rindió un homenaje.

Continuar leyendo

Share this Story
Share this Story

CIEN PALACIOS

PALABRARIO PORTEÑO

palabrario_titular2

ROMERIJO

ESENCIA PORTUENSE

«Existe en El Puerto una herencia espiritual, pero no un patrimonio de raza. El Puerto no es la estirpe, no es la raíz o tronco de una familia. La ciudad tiene más de alambique y de molde, que de cuna. En cuanto corre por la sangre un miligramo de sal marina de la que satura el ambiente o una gota del vino sutil de estas soleras que sin embriagar adormece, El Puerto ha realizado su conquista. Un hijo de castellanos cántabros, nacido aquí, dirá siempre que es portuense. Dirá lo mismo que el nieto del inglés o de otros extranjeros. El ambiente penetra, domina y caracteriza cuanto se le entrega.»
Mariano López Muñoz

Censo Oficial (INE) 1 de enero 2012:
Población de El Puerto: 89.068 h.

EN FACEBOOK

EL PUNTO VALDELAGRANA

elpunto_puertosantamaria

BIBLIOTECA PÚBLICA

BASTEIRO E HIJOS

GENTEDELPUERTO TONEL

MUSEO DE CIENCIAS DE SAFA

EL HABLA DE FERNANDO GAGO

habladegagoportada_promo2

Nueva edición de el libro 'EL HABLA DE FERNANDO GAGO'. Pedidos a: gentedelpuerto@gmail.com

¿PORTEÑOS O PORTUENSES?

ICONOGRAFÍA DE LA VIRGEN DE LOS MILAGROS

LA HERRERÍA

herreria_nonstop_puertosantamaria


Hasta finales de temporada el Bar 'La Herrería' permanecerá con la cocina abierta todo el día: desde las 12:00 hasta cierre.  Para aquellos que, en verano comen mas tarde, para el turismo extranjero, para no tener horario, ni fecha en el calendario...

BODEGUILLA BAR JAMÓN

Comentarios

I Simposio Internacional Paco de Lucía “Fuente y Caudal” | se prohibe dar el cante: […] que ha aportado algunos de los hitos de este espac ..

Eaoelsu: Gracias *** Actores y actrices aristócratas, de la nobleza * ..

Marcela: PERDON ES NO VIDENTE JOAQUIN SANCHEZ GOMEZ LOS ATECEDENTES Q ..

Marcela: Hola soy una maestra de primaria de Argentina y necesito ubi ..

yoli: soy yoli prima lali te dejo mi facebook y ya ablamos por hay ..

Noni Cuesta: Me ha gustado mucho Carlos, enhorabuena!! torero ..

juan: busco algun dato relacionado con una casa de citas en la lin ..

Antonio Peña Jimenez: Tu que tanto alabas a tus invitados yo te digo que tu sí que ..

PACO SANCHEZ: hola ,yo me crie en las palomeras,precisamente en virgen de ..

Fàtima: Busco a la familia Cereto rodríguez :D ..

Marce: Admiro a este gran señor es un ejemplo de superación para la ..

Christine Davies: Comprendo que Usted estara en La Linea un dia de estos y me ..

R,Abelardo Garcia.: Felicitar a Jose Manuel Fernández por esta pagina Gente de l ..

Fatima: hola quiero buscar a la familia departe de mi padre apellido ..

Anna Mas Aguilar: Mi telefono 625323358 y 938442492 ..

Anna Mas Aguilar: Me gustaria mucho poder hablar personalmente con el Sr migue ..

Rafael Galindo Sánchez: Cuando en su artículo ,habla de Saldiguera , imitador de Can ..

Antonio Carlos Corbacho: Buenas tardes, gustaría conocer algún parentesco con el apel ..

Antonio Carlos Corbacho: Buenas tardes, gustaría conocer algún parentesco con el apel ..

Antonio Carlos Corbacho: Buenas tardes, gustaría conocer algún parentesco con el apel ..

COSAS DE COMÉ – LA ALACENA

DOÑA BLANCA

alfabeto_fenicio_puertosantamaria


Fragmento de cerámica con las primeras letras del alfabeto fenicio, incisas, descubierto en el Yacimiento 'Torre de Doña Blanca'. (Museo Provincial de Cádiz).

¿PORTUENSES?

portuenses_puertosantamaria

AYUNTAMIENTO

banner_210px

ALEJANDRO DUMAS

alejandrodumas_puertosantamaria

REPOSTERO PEPE MESA



DEDICATORIA A EL PUERTO


"Al Puerto de Santa María, el pueblo más bonito de España, donde yo nací, donde pasé los días más felices de mi vida, donde hay más alegría y más sol, donde viven mis 'viejos' de mi alma". Pedro Muñoz Seca, en la dedicatoria de su obra: “El Roble de la Jarosa”.

"Para el Casino Portuense, bello rincón de El Puerto de Sana María, donde se reúnen los hombres mas embusteros de España", Pedro Muñoz Seca, en la dedicatoria de su obra: "El Príncipe Juanón".

"Las gentes del Puerto son las comas de Dios, un suspiro terrenal entre palabra y palabra, de por medio el mar".
Fernando Polanco

RUTA VINO Y BRANDY

La Ruta de Vino y Brandy de El Puerto incluye también a los criadores de Vinagre de Yema. Es la historia del enoturismo de las bodegas portuenses: visitas, historia, compras, publicidad, bodeguitas, restaurantes enológicos, academia de cata y literatura relacionada con los Vinos & Brandies portuenses. Se pude visitar pulsando aquí.

Si nacer en Cádiz, con tantos siglos en la memoria, es un privilegio, nacer en El Puerto de Santa María, es una fantasía...

Puerto de Santa María,
que sabor a vino viejo
se bebe en cada “corría”...
Manuel Martínez Remis

ETIQUETAS ANTIGUAS

etiquetasvinos21

Colección de etiquetas antiguas de vinos, licores y brandies de El Puerto.

¡Arropía de Turquía!
¡Las llevo largas y retorcías!
¡Que ricas y que buenas,
llevo mis arropías!
¡Largas, largas,
como las malas lenguas!.
Pregón de 'El Arropiero'

GABINETE DE PSICOLOGÍA

VISITAR EL PUERTO

INFORMACIÓN CLIMÁTICA

El fraile del tiempo y su tripa de gato

Pulsando aquí puede obtener, en tiempo real, un registro de las variables de interés meteorológico de El Puerto a través del tiempo. Es un Servicio de Información Climática tomado desde la Estación Meteorológica de APEMSA (Aguas del Puerto, S.A.) que se actualiza cada 5 minutos. La Estación, situada en la sede de APEMSA, calle Aurora, 1, ha sido calificada por la red de aficionados de Meteoclimatic como 'Estación con sello Meteoclimatic de calidad destacada'.
La imagen del Fraile del Tiempo muestra un higroscopio: la tripa de gato en su interior tiene la propiedad de alargarse o encogerse en función de la humedad ambiente, accionando la capucha del fraile de cartón, indicando éste que hará buen tiempo cuando está descubierto, y malo en caso contrario.
En la tienda de Las Novedades, puede encontrar este bonito objeto de colección, un original regalo para estas fechas.

MANSIONES Y LINAJES

ENVIAR UN CORREO

DIRECTOR GENTE DEL PUERTO

jmmoct2014

José María Morillo.
es un portuense, o porteño (*) de cuarta generación, que cree en El Puerto a través de sus gentes, pasadas y presentes, y sobre todo futuras. Es directivo de la Administración Local y colaborador de Diario de Cádiz y del Grupo Joly.
----

(*) Porteño: Natural del Puerto de Santa María del Buen Aire (Argentina) o de El Puerto de Santa María. Bahía de Cádiz (España).

ADVERTENCIAS

blogs_elpuerto_03_puertosantamaria2

blogs_elpuerto_06_puertosantamaria

blogs_elpuerto_04_puertosantamaria3

blogs_elpuerto_05_puertosantamaria3

Identifique su blog como Blog de El Puerto. Póngamosle denominación de origen a los Blogs hechos en El Puerto. Puede descargarse el banner que mas le convenga por su tamaño, pulsando con el botón derecho de su ratón, y dándole a la opción: 'Guardar como'. Ahí deberá escribir el nombre y la carpeta donde irá guardado... y voilá!
--- --- --- --- --- --- --- ---
FOTOGRAFÍAS.
Las fotografías publicadas en Gente del Puerto son de propiedad pública, cedidas por sus autores u obtenidas en internet libre de cargas. Si no fuera el caso, comuníquenoslo y procederemos a eliminarla del blog.
--- --- --- --- --- --- --- ---
COMENTARIOS.
La dirección IP de su equipo queda registrada al realizar los comentarios en esta página, para su identificación, caso de ser necesario. GentedelPuerto.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus autores o comentaristas, a quienes pertenecen. En cualquier caso, la información colgada en esta página web estará en permanente depuración, a través de las adiciones y modificaciones recibidas, y de las verificaciones y homogeneizaciones de criterio oportunas.