best business loans Working Capital Big Lines of Credit Merchant Cash Advances Small Business Loansbusiness loans Short Term Loads Equipment Financing SBA Loans Long Term Loans

058. MIGUEL RODRÍGUEZ. Dueño de Lotus Festina

El empresario linense Miguel Rodríguez Domínguez nació en la barriada de La Colonia en 1952. Con apenas 16 años tuvo que emigrar y labrarse un futuro que, al cabo, fue espléndido.
Hace unos meses, la revista especializada Watch Time le dedicó una entrevista en la que le calificaba como ‘el hombre misterioso de la industria relojera suiza’. Además, el autor de la entrevista, Joe Thompson, lo describió como un español ‘ultra-reservado’, que es el magnate más poderoso en el mundo de la relojería y que guarda bien sus cartas, especialmente en presencia de periodistas.
El periodista relata que se lo encontró de manera casual mientras estaba en la población suiza de Le Pont. El motivo de acudir a ese lugar, cuna de la relojería suiza, fue para añadir a su imperio de movimientos de quarzo un mayor segmento de relojes mecánicos. Varias semanas después del encuentro, Rodríguez adquirió la ampresa DTH S.A., un fabricante de movimientos y partes mecánicas en Le Sentier.
Su grupo emerge como una potencia en el sector de los relojes y movimientos mecánicos. En 2004 adquirió la marca Perrelet, creando el Holding Hispano-Helvetique de Haute Horlogerie, conocido como H5 Groupe y con sede en Bienne. Luego amplió su base industrial en movimientos mecánicos.
Actualmente, Miguel Rodríguez es dueño de cinco compañías que fabrican componentes mecánicos y movimientos que ha reorganizado en un nuevo holding llamado H1 Holding. El empresario linense tiene previsto lanzar el primer movimiento fabricado por su grupo, usándolo para relanzar la marca L. Leroy, que se sumará a Perrelet en el segmento de la alta relojería. Su grupo produce anualmente 4,5 millones de relojes de precio medio de las marcas Festina, Candino, Lotus, Jaguar y Calypso y tiene presencia en todo el mundo. El grupo Festina Lotus da empleo a 500 personas y sus ingresos anuales superan los 250 millones de euros.
Además, Thompson habla de la personalidad de Rodríguez, a quien llama ‘el sigilo de los ejecutivos relojeros, encantado de volar por debajo del radar’, además de recordar que es un trabajador estandar de la clase obrera española, hecho a sí mismo y que su idelogía es de izquierdas. También lo define como super inteligente y apasionado.
El reportaje refleja que Rodríguez nació en el seno de una familia humilde en el sur de España. Desde pequeño fue un inconformista, con 16 años su familia llegó a Barcelona y en 1968 se trasladó a Suiza, donde se afilió al Partido Comunista. De manera casual se introdujo en el sector de la relojería, ya que un amigo de Barcelona le encargó un reloj que costaba 150 francos suizos. Rodríguez le explicó al joyero que era para un amigo y que sólo podía pagar 80 francos suizos y se lo aceptó. Más allá de esta anécdota el reportaje destaca su faceta emprendedora y que se trata de un ejemplo de hombre hecho a sí mismo, partiendo de un entorno humilde que se convirtió en uno de los principales empresarios del sector de la relojería mundial.
Su vinculación con La Línea no ha desaparecido nunca y ejemplos hay por decenas. Su versión solidaria la conocen muchas asociaciones altruistas de La Línea que han disfrutado de sus apoyos desde hace ya mucho tiempo. Además, patrocinó durante cuatro años a la Real Balompédica linense, a la que convirtió en un club señero en su nivel con una sede en el Estadio financiada por él. Fue Rey Mago en la cabalgata de 1997 y sigue muy vinculado a su ciudad natal, que ahora le va a nombrar Hijo Predilecto.
Share this Story
Share this Story

Posts relacionados