Pepito

dfsdkfnsdklgndsklgnldsgnknl Leer más

017. PARROQUIA DEL CARMEN

Vista de la iglesia del Carmen

La parroquia de Nuestra Señora del Carmen, una vez desmembrada de la iglesia mayor de la Inmaculada, fue erigida por decreto episcopal el 28 de septiembre de 1944, aunque su apertura se produjo el 16 de julio del año siguiente, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen. Aquel día, el obispo de entonces se desplazó a la ciudad, en plena Feria, para proceder a la bendición de la parroquia.

En sus comienzos, la parroquia se instaló en una antigua fábrica de salazón comprada por el obispado de Cádiz-Ceuta. Luego se realizaron obras de transformación para dejarla convertida en una sola nave de unos 200 metros cuadrados con el altar en el centro, visible desde el exterior de la iglesia.

Imagen primitiva de la iglesia del Carmen

La capilla del Santísimo y de la Reconciliación se encuentra a la derecha del altar mayor en una superficie de unos 40 metros cuadrados. Aparte, unas dependencias anexas incluyen el despacho parroquial, de unos 25 metros, tres salas de reuniones y dos servicios. Junto al templo y las dependencias existe un amplio salón y varias habitaciones más en las que tienen su sede la Hermandad del Cristo del Mar, Cáritas y otras actividades parroquiales aparte de que las instituciones del barrio de La Atunara utilizan los salones para la vida social y cultural del mismo. En general, se trata de la parroquia más pequeña de la ciudad, aunque cumple perfectamente las necesidades de la barriada.

Esta feligresía queda dentro de los límites siguientes: una línea que partiendo del mar de levante pasa por el eje de las calles Jimena, Estepa, Menendez Pelayo, Antequera, bordeando el grupo escolar que queda fuera de esta parroquia, Almendro, Giralda, María Guerrero, canal de desagüe hasta el mar de Levante.

Hace unos años fue mejorado su entorno con la remodelación de la explanada exterior, bautizada con el nombre de la plaza de Guillermo Chaminade-Marianistas. Ya más recientemente fue modificado el interior.

La Virgen del Carmen, por las calles de La Atunara

La parroquia de la Virgen del Carmen está integrada en la realidad del barrio de La Atunara y viceversa. La condición ancestral de barriada de pescadores le entroncó rápidamente con el fervor a la Virgen del Carmen, que es la reina de La Atunara. En septiembre de 1978 se hizo cargo de la parroquia un sacerdote de la compañía de María (Marianista) y se instaló en su demarcación una comunidad religiosa de la citada congregación.

Hay dos días en el año en los que la iglesia se queda pequeña para albergar el fervor de la gente de La Atunara. Primero está el Viernes Santo, cuando se congregan cientos de personas para asistir a la salida de la cofradía del Cristo del Mar, el otro gran referente religioso de este barrio de pescadores. El otro es el 16 de julio, cuando la Virgen sale en procesión recorriendo las pequeñas calles de La Atunara.

La iglesia, vista desde la playa

El primer párroco del Carmen fue José Javier Rivas, que estuvo desde 1944 hasta 1948. Le sustituyó José Brenes, aunque éste sólo se mantuvo unos meses ya que fue rápidamente reemplazado por el inolvidable Justo Martínez de Serdio, el padre Justo, que permaneció durante siete años en la parroquia del Carmen desarrollando una impresionante labor social y reivindicativa que incluso le costó el destierro por una carta mandada a Franco en 1954 en la que denunciaba el trato que recibía la ciudad. Tras la marcha del padre Justo, en 1955, llegó Salvador González, que estuvo también muy poco tiempo ya que en el mismo año le sustituyó Manuel Galtier. En 1959 llegó el padre José Luis Galindo, que estuvo ocho años, hasta 1967, cuando llegó Francisco Javier Arrieta. En el 73 se hizo cargo de la parroquia el padre Torrejón, tras el cual se incorporó el último sacerdote no marianista, Alberto Revuelta. En el año 1978 asumieron los marianistas la iglesia del Carmen y llegó el padre Aventino Andrés, que estuvo tres años hasta ser sustituido en 1981 por José Antonio Barbudo, otro de los sacerdotes que ha dejado huella en la iglesia de La Atunara. Luego llegaron Pachi Canseco y Lucio Bezana, también marianistas. En la actualidad está el padre Ignacio Zabala, llegado en el año 2009.

Share this Story
Share this Story

Posts relacionados