best business loans Working Capital Big Lines of Credit Merchant Cash Advances Small Business Loansbusiness loans Short Term Loads Equipment Financing SBA Loans Long Term Loans

013. APERTURA DE LA VERJA

Momento de la apertura de la Verja

A las doce de la noche del 15 de diciembre de 1982 se produjo el acontecimiento más importante de la historia reciente de La Línea: la apertura de la Verja de Gibraltar.

Los linenses vivieron los prolegómenos de la apertura de la Verja con mucha incertidumbre, incredulidad y, a la vez, con esperanza. Sobre todo porque Leopoldo Calvo Sotelo, entonces presidente, había anunciado la fecha del 20 de abril de 1982 como día de la apertura pero al final hubo que aplazarla por una serie de problemas y la espera se estaba haciendo eterna. Incluso se le había puesto ese nombre a la avenida que iba desde la del Ejército hasta la misma Verja.

Cuando el PSOE ganó las elecciones generales del año del Mundial de España, Felipe González tomó la determinación de abrir de inmediato la frontera, sobre todo porque se acercaba la Navidad y la medida humanitaria tendría un gran efecto en esas fechas. Atrás iban a quedar trece años de separación anacrónica que ahora parecen pocos pero que entonces fueron eternos.

Imagen actual de la aduana

La incredulidad de los linenses fue convirtiéndose poco a poco en alegría, con independencia de que cada uno manejara un punto de vista diferente sobre las consecuencias de la apertura. La cuestión humanitaria era la que mandaba y lo demás vendría después… o no vendría.

Aquella tarde del 14 de diciembre de 1982 fue inolvidable. Todo el mundo se apresuró a dejar listas sus obligaciones para coger sitio ante la Verja. La única televisión de entonces, TVE, había anunciado que lo daría en directo pero el linense no se quiso perder el momento y el pueblo acudió en masa al histórico acontecimiento. Muchos linenses que se encontraban lejos de su ciudad lo vieron por televisión con emoción que nadie podía entender.

El administrador de aduanas de entonces, Carlos Pozas, fue el encargado junto a agentes de la Policía Armada. Nadie olvidará a Carmen Warr, ya desaparecida, gritando de alegría al convertirse en la primera persona que pasaba desde Gibraltar a La Línea. A partir de las doce y un minuto todo eran emociones. Familiares y amigos que se veían de año en año o que limitaban su contacto a los famosos y vergonzosos saludos a doscientos metros de distancia… Abrazos, besos, llantos y proyectos en común. Volvieron las parejas mixtas, el mercado se llenó de yanitos y yanitas, subieron los precios… Para los linenses se abrió una nueva fórmula de hacer turismo barato visitando esa enorme mole de piedra que había sido algo intocable.

Vista aérea de la avenida que desemboca en la Verja y que fue adecentada en 1982

Cambió la vida sin duda para cientos de linenses que poco a poco empezaron a encontrar en Gibraltar el alivio a sus penurias laborales. Mejoró todo pero lo principal fue que se había acabado con un anacronismo histórico, aparte de que se cuestione a qué precio se abrió la frontera.

Cambios continuos entre 1982 y 1985

La orden de 4 de octubre de 1966 suprimió la Aduana subalterna de La Línea y estableció con carácter provisional un punto habilitado de tercera clase dependiente de la de Algeciras. Las mismas causas que aconsejaron esta medida motivaron tres años después la supresión del citado punto habilitado y, en consecuencia, el Ministerio de Hacienda, dispone la supresión y el cierre del mencionado punto quedando prohibida toda la clase de tránsito por el mismo.

El 10 de abril de 1980 se promulgó la Declaración de Lisboa.Los gobiernos de España y del Reino Unido decidieron empezar las negociaciones para solucionar todas las diferencias sobre Gibraltar acordando en primera instancia el restablecimiento de las comunicaciones. De hecho, España decidió suspender todas las medidas en vigor.

La Verja, durante la etapa del cierre

El 9 de diciembre de 1982 se dictó una orden por la que se regulaba el régimen de tránsito de personas por el puesto de Policía y control de La Línea. El artículo primero decía: El paso entre La Línea y Gibraltar o viceversa se efectuará exclusivamente por el puesto de Policía y control establecido con tal objeto. Este paso podía hacerse sólo una vez al día en cada sentido por parte de los españoles con pasaporte en vigor y de los británicos con residencia legal y efectiva en Gibraltar. El 21 de diciembre del mismo años se amplió el tránsito a las personas originarias de Gibraltar que tuvieran establecida su residencia en el Campo de Gibraltar. El 10 de febrero de 1984, la ampliación alcanzó a los cónyuges, ascendientes y descendientes en primer grado de las personas a que se refieren los casos ya establecidos con anterioridad aunque en casos urgentes podrá autorizarse el paso de otras personas por razones humanitarias.

Finalmente, el 31 de enero de 1985 se dictó la orden por la que se regula el libre tránsito de personas, vehículos y mercancías entre Gibraltar y La Línea.

Vista aérea de la zona fronteriza desde el Peñón

Así lo escribió El País aquel día:

Después de trece años de aislamiento decretado por el general Franco, pasada la medianoche de ayer la verja de Gibraltar fue abierta para el tránsito peatonal en cumplimiento del acuerdo adoptado en en el primer Consejo de Ministros del gabinete socialista. (…).

… Pasadas las campanadas de la medianoche, a las cero horas de hoy, se abrió la verja de Gibraltar, después de trece años de interrupción de comunicaciones con la colonia británica desde el lado español. En el momento de la apertura, esperado con ansiedad por los habitantes de la vecina ciudad de La Línea, unas quinientas personas se hallaban concentradas en los alrededores de la frontera, deseosas de saludar a sus familiares o amigos al otro lado de la verja. A primera hora de la noche, la medida decretada días antes por el Gobierno de la colonia británica de cerrar la frontera de una a seis de la madrugada fue cancelada por presiones de las autoridades de Londres.

Trasiego de vehículos por la frontera

La apertura de la verja se produjo entre la emoción de las personas concentradas y de las primeras que atravesaron la frontera. Francisco Romo Martín, un linense de 52 años, fue el primero en pasar desde el Peñón, adelantándose en el último momento a Carmen Warr, mientras se descorchaban botellas de champaña y una tuna amenizaba el histórico acontecimiento. Hacia la una de la madrugada, unas cien personas esperaban a ambos lados para poder franquear la verja.La frontera hispano-británica permanecerá abierta las veinticuatro horas del día, con las únicas restricciones de permitir un solo viaje peatonal por persona al día y de limitar el acceso a la colonia británica desde suelo español a los residentes gibraltareños con pasaporte británico y a los visitantes con pasaporte español. La apertura de la verja estuvo precedida de cierto recelo, tanto por parte gibraltareña como española. En ciertos sectores del Peñón se hablaba ayer de un boicoteo al paso en dirección a La Línea; pero tal medida, procedente de algunos grupos relacionados con la hostelería y el comercio, no parece que vaya a tener éxito.

En relación con este tema, el presidente del Gobierno, Felipe González, en conversación con un grupo de periodistas norteamericanos, ha dicho que su gabinete vería más favorablemente su continuidad en el seno de la OTAN si se produjeran avances en la larga disputa hispano-británica de Gibraltar.


Share this Story
Share this Story

Posts relacionados