best business loans Working Capital Big Lines of Credit Merchant Cash Advances Small Business Loansbusiness loans Short Term Loads Equipment Financing SBA Loans Long Term Loans

005. JOSÉ CRUZ HERRERA.

Autorretrato

José Cruz Herrera, quizás el linense más ilustre de historia, nació en una casa de la calle Real el 1 de octubre de 1890. Casi desde la infancia empezó a dar muestras de su enorme calidad artística, sobre todo para la pintura, y comenzó a hacer copias de las grandes obras clásicas. Diego de Velázquez fue uno de sus pintores favoritos.

Cruz Herrera comenzó sus estudios en La Línea y luego se fue a Sevilla, aunque sus pretensiones artísticas le obligaron a trasladarse a Madrid. Para poder marchar a la capital de España, José Cruz Herrera escribió una carta a Fernando de Villar, director del Fénix Agrícola, al que no conocía, y éste, impresionado por su valentía, le contrató con un sueldo de dos pesetas diarias, aparte de facilitarle la continuación de sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes. El pintor, en muestra de su infinito agradecimiento, le regaló su tercera Medalla de la Nacional de Bellas Artes, conseguida con el lienzo Capilla del Cristo de la Misericordia. En 1914 obtuvo una beca para proseguir sus estudios en París y Roma.

Siempre que volvía a su pueblo aprovechaba para continuar su tarea pictórica, mediante la cual realzaba la belleza de la mujer andaluza. En 1921 expuso cuarenta cuadros en el Salón del Círculo de Bellas Artes de Madrid y asistió a la inauguración la Infanta Isabel. La Línea le ofreció entonces un emotivo homenaje por sus triunfos. Con su obra La ofrenda de la cosecha obtuvo la Primera Medalla de la Exposición Nacional en 1926. Cruz Herrera ofreció a su pueblo este premio, al igual que los anteriores. El Ayuntamiento le otorgó el título de Hijo Ilustre, Preclaro y Predilecto de la Ciudad y se instituyó un premio anual que llevaba su nombre. Cruz Herrera, muy agradecido siempre, correspondió a los honores que le tributó su pueblo con la realización de dos cuadros: Mujeres Linenses y Ofrenda a La Línea, dos obras magníficas.

Expuso en Bélgica, Milán y Roma. Al trasladarse a Marruecos inició una nueva etapa, con una pincelada mucho más suelta, llegando en algunos paisajes marroquíes a ser típicamente impresionista. Esta etapa fue reconocida con innumerables galardones.

cruz 2

Pintó como nadie a la mujer linense

Desde 1942, con algún intervalo, los carteles de la Feria de La Línea han sido ilustrados con la reproducción de una obra de Cruz Herrera. De hecho, cedió 104 cuadros al Ayuntamiento y a finales de los años sesenta empezó a gestarse el que luego sería Museo de Cruz Herrera, construido en la plaza de Fariñas.

El pintor sintió siempre una estrecha y amorosa relación con su pueblo y en cierta ocasión confesó: “…nunca trabajo con más cariño que cuando me dispongo a demostrar que mi recuerdo y mi inspiración están constantemente aquí, en esta tierra donde nací, que es para mí la mejor del mundo”.

En 1963 donó un extraordinario lienzo de la Inmaculada Concepción a la parroquia de igual nombre, donde había sido bautizado.

cruz 1

Un ejemplo de la obra de Cruz Herrera

Cruz Herrera falleció el 11 de agosto de 1972 en Casablanca (Marruecos). Sus restos reposan en el cementerio de San José, en La Línea, donde fueron trasladados algunos días después.

En 1974 el Ayuntamiento le concedió la Medalla de Oro a título póstumo. Una plaza y un museo con su nombre en el centro de la ciudad y los carteles de la Feria de julio son los reconocimientos que permanecen con el paso del tiempo. Cruz Herrera, como otros artistas de La Línea, sí fue profeta en su tierra. El pueblo le supo corresponder siempre y él vivía al día su actividad en Madrid, hasta el punto de que se le informaba incluso de decisiones plenarias, como en aquel lejano 1950, cuando el entonces alcalde, Rafael Ruiz Marín, le hizo llegar un escrito en el que le comunicaba que había sido instituido el 20 de julio como festivo en recuerdo a la segregación del municipio.

Share this Story
Share this Story

Posts relacionados