best business loans Working Capital Big Lines of Credit Merchant Cash Advances Small Business Loansbusiness loans Short Term Loads Equipment Financing SBA Loans Long Term Loans

104. PROCESIÓN DEL CORPUS

Lo del año pasado quedó en pura anécdota. Que el Santísimo no pudiera desfilar por la lluvia que tanto castigó entonces ya es un hecho curioso en la larga historia de celebraciones brillantes del día del Corpus Christi. Este año, con un calor sofocante, la procesión de Jesús Sacramentado se desarrolló con normalidad salvo algunos parones sin apenas consecuencias.
Desde que el comienzo del cortejo apareció por las puertas el santuario de la Inmaculada Concepción tras la misa se empezó a sufrir el rigor de las fuertes temperaturas, propias ya de un verano que se acerca. Sólo algunos tramos de sombra, sobre todo por la calle Sol, suavizaron el tremendo ambiente estival vivido ayer por la mañana en La Línea.
El cortejo ya había avanzado por la calle del Padre Cantizano cuando el paso con la custodia salió por las puertas del templo cargado por costaleros de la Amargura. El diácono Lucio Victorino Osta colocó el Santísimo en su lugar en la custodia en el atrio ante la mirada atenta de los cargadores. A continuación se dio la orden para cargar el paso y bajar por la rampa a las indicaciones de los capataces, Chico y Juan Pablo. En ese momento sonó el himno nacional interpretado por la banda municipal de música y entre los aplausos de los presentes en la plaza de la Iglesia.
Luego sonó Amargura, a cuyo compás avanzó el paso hacia Rodríguez Cantizano. Por delante iban las hermandades de gloria y penitencia de la ciudad representadas en sus hermanos mayores y en sus juntas de gobierno, todas ellas con sus insignias principales. Detrás desfilaban los miembros de la Corporación municipal con el alcalde al frente así como la representación de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía. Alejandro Sánchez lo hizo junto a los hermanos mayores de las hermandades sacramentales (Cristo del Mar, Amargura y Flagelación).
Detrás del paso iban los sacerdotes del arciprestazgo y como cierre, la banda municipal de La Línea, que interpretó varias marchas durante el recorrido. Todo ello, con el acompañamiento de los fieles que siempre suelen desfilar tras el paso.
El cortejo se detuvo ante el altar instalado por la Hermandad Sacramental del Cristo del Mar, donde comenzaron los cantos y rezos al Santísimo por parte del arcipreste de la ciudad, Juan Valenzuela. La siguiente parada fue también en la calle Sol para repetir la ceremonia ante el altar de la Flagelación mientras la familia Villar arrojaba pétalos sobre el Santísimo.
Nada más entrar en la calle Real se encontraba el altar de la Hermandad de las Angustias, presidido por una preciosa imagen del Corazón de Jesús.
La comitiva siguió por una calle Real abarrotada y se detuvo finalmente ante el altar de la Amargura, especialmente adornado como siempre ante la casa de la familia Villar, que abrió sus puertas como es tradicional cada año.
En la recogida, el arcipreste destacó la brillantez del acto pero recordó a los cristianos que las cosas no deben quedarse en una procesión, sino que hay que seguir haciendo vida de fe en lo cotidiano.

Share this Story
Share this Story

Posts relacionados