best business loans Working Capital Big Lines of Credit Merchant Cash Advances Small Business Loansbusiness loans Short Term Loads Equipment Financing SBA Loans Long Term Loans

Antiguo

114.- La Feria, según Paco Tornay

En los años que se viene celebrando la Velada y Fiestas de La Línea, se han escrito cientos de miles de palabras y han corrido ríos de tinta para imprimirlas, realzando sus peculiares características, sus bellezas, múltiples diversiones y sobre todo, el talante solidario y generoso de los linenses, que siendo innato en la vida cotidiana, se desborda como un torrente en la semana de Feria cuerpo y alma del noble sentimiento festivo y artístico de esta ciudad.
En la Velada y Fiestas de La Línea de la Concepción, como un maravilloso mundo de fantasmagóricas imágenes de luz y belleza, inmerso en una auténtica máquina de movimiento continuo de diversiones de todas clases y manifestaciones artísticas, deportivas, culturales, sin olvidar por supuesto las taurinas. Y es que La Línea, ciudad joven, alegre, laboriosa y profundamente española, como andaluza y gaditarra hasta la médula. Es así por naturaleza, con sus casas blancas de cal y sol y calles anchurozas, que goza de clima suave, con playas de fina arena, bañadas por las azuladas aguas del Mediterráneo el mar de la cultura o el mar latino, y de la incomparable Bahía del Sol o de Poniente, bajo la pétrea esfinge del Monte Calpe, mitológico pilar o columna de Hércules, en la entrada del Estrecho de Gibraltar, la gran avenida marítima del mundo. La Línea se asoma con traje de gala, por su balcón de poniente, esa maravillosa Bahía de Algeciras, escensario de las más bellas puestas de sol de todo el Universo.
 
Es privilegiada la Velada y Fiestas de La Línea porque ella tiene lugar en las noches estrelladas y diáfanas del mes de julio, florido y fragante de damas de noche y jazmines que nos inspira un aire de sinfonía mendelsoniana como El Sueño de una Noche de Verano.
También es privilegiada porque su categoría y fama invita a que de todas partes de España como fuera de sus fronteras, todos los años acuden miles de visitantes para disfrutar de sus virtudes y diversiones de todas clases y sabores de alegrías con su típica fiesta rociera.
Para los linenses y sus amigos, la Velada, que no es Feria en el exacto sentido etimológico de su palabra, sino fiesta nocturna, es como una gigantesca rueda de la fortuna cuyo espectacular acontecimiento cautiva tanto a los niños, jóvenes y mayores.
La Veladas y Fiestas enraiza en el mismo corazón fundacional de la ciudad, es como el despertar de un pueblo, que para olvidarse de los sinsabores de su vida diaria se entrega de lleno en cuerpo y alma, hasta el agotamiento de sus fuerzas, para disfrutar de unos días de felicidad y regocijo, sin escatimar una sola peseta, en el tiempo dilatado de toda una intensa semana festiva.
Y tal vez por esas características especiales, la Velada de La Línea, sea tan famosa en el mundo entero. En la senda de los festejos linenses a partir de 1879 en que se celebró por primera vez en la antigua Plaza de Prim (hoy de la Constitución) y sus calles vecinas de Barceló, Del Cuartel, Banqueta de San Felipe hasta el Huerto de Pedro Vejer, como se suele decir, ha llovido mucho. Con ornamentos y arcos de triunfos dieciochescos, farolillos a la veneciana, iluminaciones con farolas de petróleo y carburo, artísticos fuegos de artificio, concursos de cucañas y música de bandas militares a cargo de los regimientos de guarnición en nuestra comarca.
Monumental arco de entrada del recinto ferial de la velada linense  (Foto : M. Pérez)
 
La Velada alcanzó la inolvidable e histórica fecha de 1896, cuando ésta estrenó por primera vez la iluminación por electricidad y los fuegos artificiales los instalaban la empresa de Sevilla de la Viuda de Pinillas. Como la otra notable efemérides, cuando la Velada, después de muchos años de cambio de lugar, inauguró en 1905 su propio recinto o paseo del Huerto de Pedro Vejer, junto al coso taurino, igualmente, inaugurado un 20 de mayo de 1883, con una monumental corrida de bravos novillos en un mano a mano de los diestros Gordito, Frascuelo y El Marinero, que tenía lugar en la festividad del Corpus Christi
Hasta aquí no habíamos dicho que el  origen de nuestra Velada radica precisamente en esa festividad del Corpus, como podemos apreciar:
Siendo alcalde de esta Villa Don Enrique Rovira Ortiz en sesión municipal celebrada el 26 de febrero de 1879 acordaba estudiar la celebración de una Velada en la víspera del Corpus, este día y el siguiente. Sin embargo, hasta el día 4 de junio del citado año no se volvería a hablar de dicha Velada en que el alcalde exponía lo siguiente:
«Que a fin de proporcionar alguna expansión tanto a los habitantes de este pueblo como a los de la vecina plaza de Gibraltar, se ejecuten algunos festejos, invitándose a los vecinos a que iluminen las fachadas de sus casas y que en la explanada donde están situados los carruajes, se establezcan los puestos de turrones y buñolería a todo el que lo solicite a la comisión que se nombre al efecto, la cual se encargará del señalamiento del sitio que ha de ocupar cada puesto, así como en todo lo concerniente a las referidas fiestas».
En efecto, el 12 de junio de 1879, tuvieron lugar dichos festejos con carácter extraordinario, por cierto, en ese mismo año de 1879, se inauguraba la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción. Desde sus primeros tiempos la Velada linense que sólo duraba un día, ha mantenido un ritmo constante y creciente en su evolución progresista desde la Plaza de Prim o Explanada hasta el Huerto de Pedro Vejer, donde por su gran explendor y beneficios económicos se ganó el sobrenombre de La Salvaora, en reconocimiento de los feriantes. Por espacio de setenta y cinco años, la Velada ocupó su propio paseo en el ya citado Huerto de Pedro Vejer, aunque ya le resultaba pequeño. Fue entonces, en 1982, cuando La Salvaora recogiéndose su bata de cola cambió su condición de hortelana y se convirtió en marinera, sentando sus reales en la Ciudad Deportiva, a orillas del mar de Levante, más cercana que nunca al Peñón y nuestros vecinos los gibraltareños.

Hace ya varios años, en 1960, un genial artista pintó esta portada y entrada de la caseta de la Unión Deportiva  Linense.- (Foto Tornay)

No es necesario decir, que a partir del año 1982, nuestra Velada alcanzón una mayor expansión y brillantez. En tal sentido, se puede rubricar con todos los honores, que el momento más apoteósico y multitudinario es el acto de la Coronación de la Reina de las Fiestas, en la linensísima Plaza de la Constitución, en la noche del viernes preludio de la Velada, seguido del desfile de la Gran Cabalgata en la noche siguiente del sábado, inauguración oficial de los Festejos. El magno desfile y cortejo de la Cabalgata como la sublime gala, que sin quitarle méritos al acto de la coronación, reviste el momento más espectacular y emocionante para chicos y mayores. La rutilante caravana de artísticas carrozas, seguidas de bandas de música, la humorística tropa de gigantes y cabezudos, que hacen las delicias de las gentes menudas; osea de los niños, recorre como en una marcha triunfal las principales calles de la ciudad, ante la presencia de miles de ciudadanos, que en interminables filas bordean las aceras unos sentados otros de pie.
La gigantesca luciérnaga que forman las carrozas, más embellizadas aún por las señoristas que la ocupan, arrojando caramelos como si fuera besos sobre los expectantes infantes y también adultos, que entre saltos y gritos intentan dar alcance al dulce manar que les cae sobre sus cabezas. Son los momentos en que se enciende el alumbrado del recinto ferial y calles adyacentes, que forman un kilométrico rosario de ciento cincuenta mil bombillas multicolores.
Finalizando el monumental desfile de la Cabalgata, se pone en marcha el inmenso y complejo engranaje de la maquinaria ferial que cubre totalmente el recinto. Casetas de baile, tómbolas, aparatos mecánicos de todas clases y tamaños, que hieren con sus estridentes megafonías y zumbido de motores el espacio aéreo, ahogando el murmullo del público y los pregones de los vendedores ambulantes y en puestos fijos, de globos y sombreros de colores, pitos y bartolinos, pulpos asados, perritos calientes, bocadillos de jamón, patatas fritas, almendras garrapiñadas, cocos, algodones endulzados, bares, cafeterías, chocolaterías, buñuelos y tejeringos y un sinfín de puestos que ofrecen toda clase de chucherías y otras zarandajas.
Es el entramado de la inmensa rueda del movimiento continuo de diversiones en la que miles y miles de ciudadanos quedan atrapados muy gustosamente, la Velada y Fiestas se prolonga durante nueve largos días con sus noches, destacan por su significado histórico y popular, el 20 de julio, aniversario de la fundación de la ciudad, como el día de la Virgen del Carmen, patrona de La Atunara.
Y ya como brillante broche final, tiene lugar en la noche del último domingo el más fantasmagórico espectáculo pirotécnico sobre el cielo de la ciudad y aguas de la bahía de Poniente. Son los tradicionales fuegos artificiales, entre el relampagueo y tronada de los cohetes trazadores y petardos de la traca, dibujan en el firmamento las bellas filigranas luminosas de un gigantesco encaje de bolillos y ramos de flores con los colores del arco iris. Es el inolvidable y emocionante despido de la Velada y Fiestas de La Línea de la Concepción que en olor de multitudes se manífiesta a lo largo de la Avenida de España, Paseo Marítimo de Poniente, balcones y azoteas de los edificios más elevados de la ciudad. El pueblo entero vibrante de emoción bajo los destellos y ecos de las explosiones de los cohetes, en un adiós y hasta el próximo año.

113.- El legado de Juan Mesa, en la Peña Flamenca

El concejal Alfonso Escuadra; Antonio Martínez, de la Peña Flamenca; y Macarena Alés, de la galería municipal de exposiciones, han presentado los actos que se llevarán a cabo este lunes por la inauguración de la exposición La Cuadra de Juan Mesa en la Peña Flamenca.

A las siete de la tarde comenzarán las conferencias de Augusto García Flores y Luis Mañasco, además de un recital de guitarra, la proyección de un audivisual y la inauguración propiamente de la muestra. “Ha sido un bonito trabajo con el amplio legado de Juan Mesa. El reto está en haber sabido reflejar y recrear lo que fue La Cuadra. No sólo era un lugar de guitarra, flamenco y copla, sino que una amplia variedad de temáticas culturales quedaron plasmadas allí”, indicó el concejal.

Este legado alcanza como mínimo quince mil objetos. La clasificación es larga y dificultosa. En esta exposición estará un porcentaje pequeño del legado.

Antonio Martínez, por su parte, agradeció la disposición del Ayuntamiento y del departamento de Alfonso Escuadra para contar con la entidad. “Es un orgullo para mí, como linense de adopción, y para la Peña Flemanca, el albergar lo que para nosotros, más que una exposición, es un museo de La Cuadra. Dar vida mediante este trabajo a Juan Mesa es algo que nos emociona”. Macarena Alés habló del trabajo técnico que tanto ella como Mercedes Corbacho han realizado. “Hemos tratado con familiares, con personas que han conocido La Cuadra. Hemos basado nuestro trabajo en lo que se recogen en diversas fotos para intentar plasmar una parte de lo que fue aquel recinto y así recrear su espíritu”. Escuadra dejó claro que para el Ayuntamiento el flamenco y todo lo que él genera en la ciudad está en buenas manos cuando lo tiene la Peña Flamenca”.

105. AURELIO GALVEZ, YEYO. Futbolista

Aurelio Gálvez Pozo, Yeyo, uno de los mejores jugadores que ha dado La Línea de la Concepción en toda la historia, murió el pasado lunes por la noche en Jerez de la Frontera, donde residía desde hacía muchos años. Yeyo tenía 75 años y había nacido en 1935.

Todos los que lo vieron jugar aseguran que se trata de uno de los mejores jugadores de la historia de la Balona por su tremenda calidad, algo muy difícil en aquellos tiempos de malos campos, balones complicados y botas inadaptables.

Era muy técnico; tenía una clase comparable a la que jugadores de Primera División de hoy día. Su único defecto, por buscarle alguno, era el juego aéreo. Sólo marcó un gol de cabeza en toda su carrera y porque la pelota le rebotó.

No tuvo la suerte debida. Fue al Barcelona y gustó pero no se quedó finalmente en el primer equipo. Podía haber sido futbolista de Primera División por sus extraordinarias cualidades, pero no pasó de militar en la categoría de plata.

Yeyo comenzó a jugar en la Balona en la temporada 1952-53, con el equipo en Segunda División y cuando aún no había cumplido los veinte años. Aquella campaña, el presidente blanquinegro era Antonio Belizón y el entrenador Cabo. Yeyo compartió plantilla con Gómez Carrillo, Cachaza, Gallardo, Xirau y Yonete, entre otros muchos inolvidables.

Luego siguió un año más en el equipo de su pueblo pero se marchó a Barcelona precisamente el año en el que la Balona descendió a Tercera tras seis temporadas en Segunda.

Tras varias temporadas fuera de la ciudad, incluida la 1957-58, en la que militó en el CD Málaga y las dos anteriores en el Ceuta, regresó a la Balona en Tercera después de dos años en el San Fernando y luego, en la 62-63 se fue al Jerez Industrial, donde se retiró poco después.

Yeyo seguía manteniendo contactos con su ciudad natal. De hecho, visitaba La Línea con mucha frecuencia  y asistía a las convivencias de veteranos balonos que se celebraba en la sede de la peña El Águila Real.

066. LOS DANDYS GADITANOS. Artistas

Los Dandys Gaditanos, cuyos fundadores fueron   José Chacón, el Mauri, y José Garcia, el Caracoles, comenzó por los años 50 por la inquietud carnavalesca de un grupo de jóvenes, reunidos en la plaza de Fariñas y procedentes casi todos de la Peña Flamenca Matute. Formaron murgas y chirigotas pese a que el Carnaval desapareció como tal desde la Guerra Civil de 1936 y tendrían que cantar sus letrillas por Navidad y Año Nuevo.

Empezaron a ensayar en el cuartelillo viejo y en el portón de Hortelano en la plaza de la Iglesia, de la que alguna noche los echaron por el ruido que hacían con sus cantes y sus compases con los dedos en las puertas.

Mauri comenzó a componer y entre todos fabricaron sus propios instrumentos y después de muchos años sin escuchar los pasodobles carnavalescos por las calles de La Linea salieron las primeras murgas, pero no en carnavales.

Los lugares donde ensayaron fueron en casa de la abuela de Mauri, en la avenida de España, la casa de Caracoles y en el Castillo de España en casa de Alberto.

Con la murga Blanco y Negro visitaron las casas más importantes de La Linea de la Concepcion como la de José Cruz Herrera, Eduardo Gómez de la Mata, la del alcalde Pedro Alfageme González y le cantaron el siguiente pasodoble:

Tenemos un alcalde maravilloso
que mira por La Línea con gran desvelo
nosotros nos sentimos muy orgullosos
porque esta prosperando este gran Pueblo
Las luces que pusieron  en la avenida
en nuestra consta nueva  bahia del sol
Parece que son Perlas de Concha Fina
que salen de un piropo de un español

También pusieron el barrio de Mondejar muy zalamero
y en la explanada tenemos nuestra fuente iluminada
y todo los demás
que queda por hacer
todo se lo debemos a este gran alcalde linense también

Un viva viva nuestro alcalde
le digo de corazón
este gran conjunto linense
que viene a felicitarle
con nobleza y corazón
también sería un gran acierto
que hiciera un recosntrucción
con letras de plata y de oro
donde diga triunfante
viva la Bahia del Sol.

Entre 1959 y 1961 sacaron Bahía del Sol, Blanco y Negro, Hollywood con Elio Ocaña, José García “Caracoles”, José Chacón “Mauri”, Antonio Mora, Panadero, Ramón “Peluca”, José Oliva “Zarra”, José Córcoles, José Vargas, El Polli. En 1963 fueron Los Aristócratas. Se incorporaron Criado y Cristobal y se marchan Antonio Mora, Panadero, José Vargas. En 1964, con los Barman, siguieron los mismos componentes.

Después de cinco años de irse renovando paulatinamente, surgió la comparsa Los Beatles Linenses. Atrás quedan aquellos añorados recuerdos de la ya lejana murga Bahia del Sol pues con ella también quedó ausente el director Elio y sus comparsistas Antonio Mora, Corcoles, Timoteo, Oliva “Zarra”, Polli y Vargas.

Los Beatles Linenses

Para cambiar un poco la monotonía de las chaquetas colorodas cambiaron la indumentaria. Tras una actuación en el Modelo, José Buerles Haro los conoció y a partir de ahí comenzó una nueva etapa en su carrera tanto artistica como profesional. Empezaron con las actuaciones por toda España.

Debido a un problema surgido en Jerez de la Frontera, el grupo se dividió y de ahí arrancó una nueva etapa con Los Dandys gaditanos. Gracias a la experiencia de tantas galas y a la imaginacion de Mauri y Caracoles empiezan a fluir las ideas y Mauri comienza a componer. Se buscó gente nueva, se encargó una nueva vestimenta a Modesto Rodriguez y despues de cuatro o cinco meses de ensayos diarios de  ocho horas Caracoles se puso a escribir a las salas de fiestas de mas éxito de esos años.

Y llegó el debút en el York Club de Madrid. Prorrogaron por deseo de la empresa durante 17 días consecutivos. Los componentes en esa ocasion eran Juanito, Julio, Alberto, Caracoles, Corrales, Puyol, Buy, Jesús, Willian y Mauri. Corrales y Buy lo dejaron por motivos personales. La pista estaba recién renovada y era toda de cristal que salía de la pared y tuvieron que ponerse resina en los zapatos.

El empresario del Circo Price les comentó que tenía que sacar algun número cómico y se inventaron la vaca Isabel. Caracoles todo decidido dijo que era muy fácil y se pusieron manos a la obra. Se fueron al rastro de Madrid y encontraron una cabeza de toro de cartón y con un tela con lunares le hicieron el cuerpo que por cierto lo hizo la mujer de Sanfri, el Cantiflas español, que estaba en Madrid. Y de la canción la luna y el toro, Mauri sacó la presentación con la Vaca y el Sol.

Actuaron en circo Price en Gran Cantidad de Espetaculos musicales con Cassen, Rafaela Aparicio, Dolores Abril, Antonio Molina, Julio Iglesias, Porrina de Badajo, Masiel, con el Ballet de TVE…

En Almería  dijeron adiós a los Dandys Gaditanos después de tres años 1967-68-69 a todo ritmo y a un gran nivel pero todo termina y algunos de ellos como tantos españoles emigraron al estranjero. Mauri, Alberto y Caracoles coincidieron en Londres y les volvió el gusanillo del Carnaval y en 1981  formaron un cuarteto Los Pinzones de Colón junto a Juan Chacón y Manuel Martín. Con este cuarteto actuaron en varias salas de fiestas y en la Casa de Andalucia y en diferentes actos.

062. GABRIEL BALDRICH. Escritor y periodista

Gabriel Baldrich fue un escritor, poeta y periodista. Nació en Melilla en 1915, pero siendo muy joven se instaló en La Línea de la Concepción, ciudad en la que murió el 24 de septiembre de 1998.

En Madrid, mientras estudiaba Medicina, le sorprendió la guerra civil, en la que resultó herido, por lo que se le trasladó a Alicante, ciudad en la que conoció a Miguel Hernández. Después de la contienda pasó cuatro años de cárcel y dos de batallón disciplinario.

Baldrich publicó con Miguel Hernández y Leopoldo de Luis el poemario Versos en la guerra. Trabajó durante varios años en diario SUR de Málaga, conociendo a buena parte de los personajes más importantes de la sociedad, la cultura y la política de su época. Como escritor de canciones destaca Española y gaditana, el pasodoble de La Línea al que puso música Rafael Jaén y que es el himno de la ciudad. Sus lieder llegaron al Carnegie Hall en la voz de Montserrat Caballé y se oyeron también en el Convent Garden de Londres. Otras divas que han cantado sus letras han sido María Bayo, Marussa Xyni y Carmen Sinovas. En 1992 publicó el poemario Cartas sin respuesta posible, dedicado a Miguel Hernández.

En sus últimos años escribió teatro y publicó Conejo en salsa para un poeta y ¡El telón, el telón! en la editorial Castillejo de Sevilla tras ganar un primer premio regional convocado por la compañía Talía de la Farándula, que escenficó además las obras. Su pieza Un viento de pena fue estrenada en Cádiz, posteriormente montada por Talía de la Farándula en Sevilla y ya muerto el autor, dentro de unos actos de homenaje, José Manuel Serrano Cueto, que se encargó de la primera escenificación, volvió a llevarla a los escenarios. Esta pieza se encuentra publicada en la revista cultural Unicornio.

Es Hijo Adoptivo de La Línea de la Concepción, ciudad en la que se le considera uno de sus ciudadanos ilustres.

Publico Versos en la guerra (Alicante, Socorro Rojo Internacional, 1938); Tenías razón, capitán (Madrid, Aguilar, 1955); Cartas sin respuesta posible (Sevilla, Alfar, 1992); Conejo en salsa para un poeta/¡El telón, El telón! (Sevilla, Castillejo, 1997) y Un viento de pena (Cádiz, Revista Unicornio, 1999).

059. JUANITO MARAVILLAS. Cantaor

Juan García Alcaide, cantaor payo, más conocido en el mundo del cante flamenco con el nombre artistico de Juanito Maravillas, nació en Villaviciosa (Córdoba) en 1921.

Empezó desde muy joven cantando en su pueblo para amigos y aficionados y continuó con el paso de los años hasta el punto de recorrer toda España con importantes compañías y siempre junto a grandes artistas.

Su forma de cantar fue calando en todas partes a medida que fue creciendo como cantaor. Interpretaba los fandangos con un estilo que llegaba desde los primeros quejíos y eso le fue labrando un sitio en el panorama flamenco.

Es tanta su afición de grandeza,
que el cante lo llevaba en el corazón,
como se lleva a un velero
bien agarrado a su timón,
y que dios lo guíe siempre
Junto a la mejor afición
que ha dado el flamenco
en todo el mundo entero

Actuó en varias ocasiones en el Circo Price de Madrid. Siempre iba acompañado con grandes artista, como la Niña de la Puebla,  Rafael Farina, Porrina de Badajoz, todos ellos de su mejor época. También actuó con frecuencia en el teatro Maria Elena de Parla (Madrid) junto con Juanito Valderrama, Curro de Utrera, El Perro de Paterna, Gabriel Moreno, donde siempre dejó huella como  gran cantaor, principalmente en sus fandangos tan personales y creativos. Era un artista de mucha bondad sencillez y buen corazón para todos el mundo en el circulo que le rodeaba de grandes artistas.

Uno de sus fandangos más conocidos fue aquel de Lo recogí siendo un niño/cuando ni andaba siquiera/y le tengo más cariño/que si de mi sangre fuera.

 

 

Sus grabaciones fueron muchísimas, sobre todo con la casa Belter, siempre acompañado con muy buenos guitarristas. En esa época fue muy solicitado en las dedicatorias de las emisoras de radio.  Domina muchos cantes, sobre todo en los estilos de ida y vuelta y principalmente en sus fandangos muy personales inspirados a las formas del gran maestro Pepe Marchena.

Juanito Maravilla era sin embargo un cantaor que gustaba mucho a la afición y era muy imitado en su forma de cantar sus fandangos y milongas. A finales de los años cincuenta se fue a vivir a la Línea de la Concepción, donde creó su familia y donde falleció en 1999.
 

054. LOS ALCALDES

Isabel II, I Gobierno Provisional de Serrano, duque de la Torre (1869-1870)
- Lutgardo López Muñoz (20-7-1870)

Monarquía de Amadeo de Saboya (1871-1873)
- José Peón Fernández (1-2-1872)
– Luis Ramírez Galuzo 14-2-1872)
– José Hernández Bara (8-4-1873)
– José Vázquez Soto (8-8-1873)
– Francisco Arroyo Ramírez (24-12-1873)

I República (1873-74)
- José Vázquez Soto (7-1-1874)

Alfonso XII (1874-85)
- José Escalante Brito (16-3-1875)
– Antonio Gutiérrez Bueno (23-3-1876)
– Luis Ramírez Galuzo (1-3-1877)
– Enrique Rovira Ortiz (13-5-1878)
– Lutgardo López Muñoz (10-4-1881)
– Andrés González Rojas (1-7-1881)
– Andrés Galty Luque (18-12-1883)
– Trinidad Fernández Roda (16-6-1886)
– Pablo Soler Palafón (1-1-1890)
– Luis Ramírez Galuzo (18-9-1890)
– Francisco Vázquez Rodríguez (29-1-1893)
– Agustín Acedo del Olmo y Sarrias (26-8-1893] – José Cruz García (22-4-1895)

Minoría de edad de Alfonso XIII (Regencia de María Cristina) (1885-1902)
- Francisco Ma Ramírez Galuzo (1-7-1895)
– José Cayetano Ramírez Galuzo (1-7-1897}
– José Manuel Bonelo e Infante (17-4-1901))
– Andrés González Rojas (30-9-1901)
– Juan B. Fariñas Martín (1-1-1902)

Monarquía de Alfonso XIII (1902-1923)
- Luis Ramírez Galuzo (22-6-1903)
– Juan B.Fariñas Martín (1-1-1906)
– José Manuel Bonelo e Infante (3-9-1906)
– Salvador Hernández Breffa (25-2-1907)
– José Cayetano Ramírez Galuzo (28-3-1907] – Bartolomé Lima Ortiz (15-11-1909)
– Ruperto Toledano Fernández (12-10-1910)
– José Cayetano Ramírez Galuzo (3-12-1913)
– Bartolomé Lima Ortiz (24-12-1913)
– José Cayetano Ramírez Galuzo (15-4-1914)
– Ricardo Ruiz Cuadro (1-1-1916)
– José Cayetano Ramírez Galuzo (27-6-1927)
– Francisco Ramos Fernández de Córdoba (3-1-1923)
– Fernando González Marrero (20-2-1923)
– Antonio Ríos Napoles (6-7-1923)

Dictadura de Primo de Rivera (1923-1931)
- Francisco Ghersi Castaños (1-10-1923)
– Francisco Cascales Lozano (12-3-1924)
– Enrique Pérez Castellvi (29-11-1924)
– José García Sáenz Diente (7-3-1925)
– José María Bonelo Urquiza (15-10-1925] – Andrés Viñas García (7-10-1927)
– Francisco García Carrillo (24-3-1930)
– Vicente Perales García (23-6-1930)

II República (1931-36)
- Antonio Martínez Fuentes (15-4-1931)
– Antonio Gil Ruiz (26-11-1931)
– José Agüero Baro (11-7-1933)
– Manuel Pueyo González (17-10-1934)
– Rogelio Espinosa Álvarez (28-11-1934)
– Antonio Ortega González (10-9-1935)
– José Agüero Baro (19-2-1936)

Guerra Civil y Régimen de Franco (1936-1975)
- Servando Casas Fernández (26-8-1936)
– Ángel Iglesias Vicente (25-11-1936)
– Víctor Méndez Márquez de la Plata (28-1-1937)
– Francisco Cantos Estrade (1-1-1940)
– José Pérez Ponce (2-9-1940)
– Lutgardo Macías López (18-2-1941)
– Emilio Gómez Montejo (30-10-1948)
– Rafael Ruiz Marín (7-7-1949)
– Alfonso Cruz Herrera (21-1-1953)
– Pedro Alfageme González (28-3-1959)
– Juan Blasco Quintana (23-2-1970)

Transición y democracia (1976-2010)
- Domingo Aldana Aldana (31-7-1978)
– Francisco Niebla Molina (19-4-1979)
– Juan Carmona de Cózar (31-5-1980)
– Antonio Díaz Lara (20-12-1983)
– Salvador Pagán Fernández (9-12-1986)
– José Antonio Fernández Pons (17-6-1995)
– Juan Carlos Juárez Arriola (3-7-1999)

– Alejandro Sánchez García (14-10-2009)

053. JOSÉ MARMOLEJO

“En La Línea eran conocidos los hermanos Marmolejo, José y Rafael el menor, empleado de banca (Banco Español de Credito) y dirigente del Sindicato de Banca y Bolsa de la UGT. Ambos muy aficionados al teatro, pertenecían a la agrupación Álvarez Quintero (Rafael, papeles de galán; Pepe, actor de reparto). Ambos masones y de la JJSS. Hombres profundamente comprometidos y luchadores por la libertad y la justicia.

En julio del 36 pasaron a Gibraltar. Luego se embarcaron para unirse en zona republicana a la 93 Brigada Mixta. Repliegue en Cataluña, campo de concentración en Francia de donde consiguen salir gracias a determinadas ayudas, hacia Tanger, donde meses despues de su llegada son detenidos. A partir de ahí, cárcel, consejos de guerra etc… A Rafael lo atropelló un coche en 1951 cuando salía del banco, cuentan que no fue un accidente fortuito.

En el incidente de la iglesia (mayo 1931), ambos hermanos colaboraron con el alcalde de Izquierda Republicana, Antonio Martínez Fuentes, y varios concejales a apaciguar a un grupo de exaltados aunque en honor a la verdad parece que no fue muy dificil neutralizarlos.”

Tánger 1939, seis años antes. Eran las dos de la tarde, en pleno verano tangerino, como solía, José había girado la llave de la segunda cerradura de la puerta trasera de la tiendecita de ultramarinos que regentaba en el Zoco de Fuera. Caminó algunos pasos y como siempre – era su pequeña manía- se dio la vuelta para comprobar que todos los candados estaban bien echados y que no había olvidado ninguna cerradura, luego reemprendió el camino a casa.

José estaba contento, no podía negarlo, había escapado milagrosamente  vivo de la guerra. Pero por otra parte, se sentía inquieto, no era para menos , corrían malos tiempos, aunque Tánger era territorio internacional, la ciudad estaba plagada de chivatos, incluso entre los mismos compañeros republicanos. Cualquier cosa valía para salvar el pellejo. José presentía que la represión sería sin contemplaciones.

El destino le daría desgraciadamente  la razón. Camino de casa, a José le gustaba revivir  los últimos días de la guerra, la huida a Gibraltar y el posterior desembarco en Tánger. Iba ensimismado cuando dobló la esquina del callejón, al final del cual se encontraba su casa. Serían las dos y media  cuando subió la escalera  y como siempre Matilde le esperaba en el rellano. Se besaron cariñosamente. ¡Se querían tanto! Habían sido novios desde niños, a  José le gustaba decir que se conocieron antes de nacer. Se habían casado durante la guerra, Matilde se vino a Tánger, porque José  logró ponerse en contacto con ella a través de un amigo en España. José se había sentado a comer en la salita mientras Matilde terminaba de freír un par de huevos en la cocina. Ella tenía por costumbre dejar abierta la puerta de la casa para poder así oír cuando alguien subía las interminables escaleras. Y es que era un poquito sorda.

No habían transcurrido demasiados minutos cuando Matilde  oyó pasos en la escalera que no tardó en reconocer. Se trataba de Santiago compañero de partido de Pepe y dos acompañantes. Le dieron mala espina. Matilde les indicó que pasaran, que Pepe se hallaba en esos instantes terminando de comer.  José los miró, y sin pestañear, se levantó de la mesa, se guardó el tabaco en el bolsillo de la camisa y acercándose a Matilde le susurró: ¿ Pero que has hecho palomita? La besó tiernamente  a modo de despedida, con todo el cariño de que era capaz  y se dirigió a la puerta (ni siquiera mostró sorpresa al ver a Santiago) seguido por los dos fascistas y el confidente. Matilde rompió a llorar desesperadamente, recordando el aviso de José: - No digas nunca que estoy en casa, ni dejes entrar a nadie. 

1945, seis años después. El viaje en tren hasta Algeciras siempre le pareció la mejor opción. Este era un viaje deseado: el viaje que uno siempre había estado esperando, algo que siempre se veía venir, como la propia muerte. En el asiento del vagón tiene tiempo para todo, para pensar, recordar, meditar, todo aquello que permite la ventanilla del tren. El tren parece deslizarse bajo túneles infinitos de agua y en ocasiones de nieve.  El paisaje que se configura a su paso, parece como dibujado por manos infantiles. Es invierno. José alarga la mirada como pretendiendo vencer el límite que impone el horizonte. Como a muchos viajeros por tren, José también tiene la sensación de que cuando se viaja en tren, nunca se alcanza a percibir si el viaje es de ida o de vuelta. Sin embargo, ¡Cómo difieren los dos viajes! En 1939, un tren maldito lo condenaba a seis años de cárcel franquista en Sevilla, ahora volvía a casa entre la duda y la alegría…. Una mañana de agosto de 1972, mientras paseábamos por el centro de Sevilla, Matilde me contaba, entre una mezcla de emoción, rabia y  resentimiento, aquellas visitas periódicas que realizaba a la cárcel para ver a su marido. Para Pepe, fue una suerte que Matilde pudiera “acompañarle” durante su larga estancia en la cárcel. Eso le ayudó a mantener la esperanza, y ahora por fin, también estaba a su lado en el regreso a Tánger. 

A pesar de todo lo sucedido, a pesar de las injusticias, de las penurias pasadas en la cárcel, José no guarda rencor, no dispone de sitio para ese sentimiento tan empobrecedor como alienante. José cree que la vida es un regalo y que le queda por recorrer casi todo el camino. Algún día, se dice,  la democracia caerá por su propio peso. Inevitablemente. Ese pensamiento le da ánimos para seguir viviendo y luchando. Él es un socialista convencido y fundamentalmente, un hombre bueno.

Un episodio de la guerra o de la preguerra, le enaltece como ser humano. José y su hermano mayor fueron algunos de los  que impidieron que los “rojos” quemaran la iglesia de su pueblo natal: La Línea de la Concepción. Él trabajaba en el banco y militaba en el PSOE cuando el golpe de estado franquista. Pertenecía a un grupo de teatro estable  y era un amante de la cultura bajo todas sus formas. Además, siempre estaba dispuesto a ayudar a sus semejantes. Después de la guerra y de la cárcel, se instaló en Tánger donde vivió humildemente, pero siempre mantuvo su militancia en el partido y su contacto con antiguos  militantes en Méjico, votó por Felipe González en el Congreso de Suresnes, porque según me dijo, él creía en la juventud y en la nueva savia , y no se equivocó. Cuando la victoria socialista de 1982, me mandó una postal donde me felicitaba y se felicitaba por la victoria de la democracia, democracia decía, que todos llevamos anclada en nuestros corazones.

Hasta mediados los años 60, los rojos estaban en los libros, se llamaban Miguel Hernández, García Lorca, Antonio Machado o Yudá Cohen, pero todos habían muerto, eran fantasmas de un pasado para mí oscuro. Hasta esa fecha, yo me había movido y crecido en el bando de los vencedores, en realidad en el único bando visible. Aquella realidad estaba impregnada de imágenes y conceptos convertidos hoy en lugares comunes,  como:  Militares, Acción Católica, Unión Española, Desfile de la Victoria, propaganda judeo-masónica,  flechas, niño de política no se habla…  Aquel hombre fue  para mí, el primer rostro de los republicanos españoles, el primer rojo con mirada. Esa primera presencia de la izquierda española que fue José, me acompañaría para siempre. Fue como una revelación, la de la otra España, la España oculta , la España muda. Era la cruz  de la moneda, la cara desconocida de una moneda cuya otra cara, la cara omnipresente, había sido la de la España uniformada y uniforme. Sirva este pequeño relato como  homenaje al viejo socialista y a uno de los pocos hombres buenos que he conocido. Un recuerdo entrañable y un saludo respetuoso  a  Don José Marmolejo Bianchi genuino representante de una generación y de una forma alternativa de concebir la vida y a nuestros semejantes, desde la honradez intelectual, la bonhomía y  la generosidad.

Escrito por Leon Cohen Mesonero

050. CUARTEL BALLESTEROS

La ciudad había sido construida en sus orígenes prácticamente frente a Gibraltar y la separaba de ésta una simple alambrada, todavía en el recuerdo de muchos porque se mantuvo hasta los años sesenta.

En un momento determinado de la historia, el Gobierno de España empezó a desmembrar la alambrada y construyó la primitiva aduana, la Comandancia Militar, el cuartel de carabineros… y el cuartel General Ballesteros, que fue durante mucho tiempo el límite sur de La Línea, hasta que en los años sesenta (a finales) y en los setenta empezaron a construirse el Estado Municipal, el parque Princesa Sofía, las promociones de San Felipe y Bellavista y la nueva aduana, aparte de la urbanización general de toda la zona hasta su fisonomía actual.

El cuartel General Ballesteros se erigió desde el primer momento en el bastión militar casi único de la ciudad, puesto que la Comandancia fue perdiendo utilidad. Desde 1988 se quedó solo hasta que en junio de 1995 fue entregado al Ayuntamiento para su uso social y educativo.

La historia del Ballesteros es eminentemente militar, con independencia de su presente educativo. Uno de los  acontecimientos más destacables de su historia se produjo en julio de 1936. En los primeros días de la Guerra Civil, durante las fiestas de la Velada se produjo el asalto de las fuerzas nacionalistas al cuartel defendido por algunos soldados pues la oficialidad se había marchado en bloque a Algeciras. Tras la caída del cuartel se desató una durísima represión, con infinidad de detenciones y fusilamientos. Fue la contribución del cuartel en aquel conflicto que tantas heridas dejó abiertas en España.

Tras la guerra, el Ballesteros fue casa de miles de linenses, unos que tuvieron la suerte de hacer la mili por su quinta y otros que lo hicieron como voluntarios. En los últimos años, el cuartel General Ballesteros se ha convertido en complejo educativo, aunque cobija también despachos sindicales y políticos. La UGT y CCOO tienen sus secciones sindicales en diferentes alas del recinto y las delegaciones municipales de Educación y Festejos y el departamento de Fomento de Empleo también se encuentran allí, aparte de otras dependencias municipales.

La mayor parte de sus instalaciones albergan la Escuela de Magisterio Virgen de Europa, trasladada allí tras graves problemas en su anterior emplazamiento, en el antiguo instituto técnico. Una de sus edificaciones anexas, tras el patio central, da cabida al Conservatorio Profesional de Música Muñoz Molleda desde hace unos años.

Hasta la movida ha tenido espacios en el Ballesteros, puesto que los jóvenes utilizaban la fachada para desahogar sus extrañas inquietudes de los fines de semana. En 1999, el actual equipo de gobierno se encargó de salvaguardar el recinto trasladando la movida a otro lado.

En momentos de remodelación del recinto se perdieron las emblemáticas garitas que adornaban la entrada al cuartel. Según los responsables urbanísticos de entonces, las garitas eran utilizadas por los impresentables para hacer sus necesidades y para el consumo de estupefacientes. También desapareció el histórico ‘Todo por la Patria’ en ese alarde de anular los valores que siempre han caracterizado la historia de España. Este mismo proceso de obras permitió la apertura del recinto por la parte sur, aunque se mantiene la muralla que lo separa de la prolongación de la avenida del Ejército. Ya no existen muchas de las garitas traseras y hay zonas que se habilitaron como aparcamientos acabando prácticamente con la historia militar del recinto, de la que sólo quedan referencias exiguas como la parte alta de su fachada o la disposición de sus edificios.

030. NARCISO PERALES. Médico y rebelde

Narciso Perales Herrero (La Línea de la Concepción, 3-IX-1914-Madrid, 18-VI-1993), máximo y reconocido representante de lo que se dio en llamar la Falange Disidente.
Luchador infatigable, nacional-sindicalista hasta la médula, Manuel Hedilla, legítimo sucesor de José Antonio Primo de Rivera en la Jefatura Nacional de Falange Española de las JONS, poco antes de su muerte en 1970, dijo de él que era el único hombre capaz para Jefe Nacional de la Falange.
Estudiante de Medicina durante los años de la II República en las Facultades de Granada, Sevilla y Valladolid se inició en la actividad política a los 19 años de la mano del Moviemiento Español Sindicalista, fundado en 1933 por José Antonio. Él y Juan Domínguez, en Sevilla, fueron los primeros adheridos al nuevo grupo, consiguiendo en las primeras semanas la integración de numerosos estudiantes.
Con motivo de las elecciones a diputados del 12 de noviembre de 1933, a las que concurrió José Antonio, por la circunscripción de Cádiz y a resultas de un acto electoral en San Fernando en el que murió una persona, le acompañó al mando de una escuadra de la recién nacida Falange Española el resto de la campaña electoral.
El 4 de marzo de 1934 asistió en el Teatro Calderón de Valladolid al acto de unificación de Falange Española y las JONS, participando junto a José Antonio y otros camaradas en una refriega con elementos de ideología contraria a la salida del mismo. En 1935 estuvo en la fundación del Sindicato Español Universitario, el SEU, y dada su condición de estudiante, pasó al mismo participando activamente en actos de propaganda y acciones en la Universidad, que frecuentemente acababan en batallas campales con contrarios, lo que le supuso a la delegación sevillana de Falange Española de las JONS (Juntas Obreras Nacional Sindicalista) frecuentes asaltos y ataques a su centro social, clausuras del mismo por la autoridad judicial e innumerables multas.
El 30 de abril, formando parte de un grupo de 20 falangistas, se desplazó a Aznalcóllar (Sevilla) donde el día anterior habían sido agredidos cinco militantes de la organización, uno de los cuales fue apuñalado cuando intentaban vender el semanario Arriba. Fueron agredidos a pedradas a la llegada y Manuel García Mínguez murió de una pedrada en la sien y de un disparo a quemarropa ya caído en el suelo. Fueron heridos cinco vecinos del pueblo y muerto de un disparo el vecino que remató en el suelo a Mínguez. Cuando regresaban hacia Sevilla fueron detenidos y encarcelados. En el posterior juicio y defendidos por José Antonio, fueron acusados de homicidio y el  fiscal pidió catorce años de prisión para cada uno de ellos. El 5 de octubre fueron condenados tres de los falangistas a dos años y once meses de cárcel y absueltos los demás, entre éstos Narciso Perales.
Por su participación destacada en estos hechos y en expediente de recompensas número 17 de Falange Española de las JONS, José Antonio le concedió la Palma de Plata, máxima distinción dentro la organización.
El 7 de marzo de 1936, desplazado desde Valladolid con motivo de la festividad de Santo Tomás de Aquino, participó como orador en un teatro abarrotado de estudiantes, en Palencia, en un acto organizado por el SEU. El 12 de julio salió de la prisión de Valladolid, donde había sido encarcelado tras la ilegalización de la Falange por parte del Gobierno del Frente Popular, y se dirigió a Granada, adonde llegó al día siguiente, como delegado territorial de la Falange andaluza, bajo la dirección del secretario general, Raimundo Fernández-Cuesta, para realizar tareas organizativas. En Granada le sorprendió el Alzamiento Nacional y leyó ante los micrófonos de Radio Granada, junto a Luis Rosales, la proclama de la Falange granadina la noche del 20 de julio, fecha del levantamiento en dicha ciudad.
Durante su estancia en Granada puso orden en la caótica organización provincial y asumió la jefatura de ésta del 19 al 27 de agosto. En los días posteriores al fusilamiento de Federico García Lorca tuvo una participación destacada, evitando el procesamiento y las represalias que se abatían sobre los miembros de la familia Rosales, falangistas, a los que algunos señalaban con dedo acusador, por haber dado cobijo en los primeros días del Alzamiento en su casa, al poeta. Asímismo puso fin a la llamada Escuadra Negra de las milicias de Falange, que participaba en fusilamientos incontrolados en los alrededores de Granada. En ese año organizó una reunión en Córdoba para tratar los hechos acaecidos en la sesión de la junta política de la Falange, donde hubo un enfrentamiento entre Franco y Dionisio Ridruejo, motivado por el papel que debía desempeñar la Falange en el nuevo Estado. Como consecuencia de esta reunión fueron detenidos en la citada ciudad dos miembros del Consejo Nacional bajo la sospecha de preparar un complot contra Franco. Nada pudo demostrarse en su contra, pero lo mismo que en el caso de Manuel Hedilla, en 1937, con el decreto de unificación, la decisión de Franco de ejercer su autoridad se llevó a efecto sin reparos por parte del resto de la Falange.
Narciso Perales solicitó ser relevado de su cargo de delegado extraordinario en Granada por no estar de acuerdo con Fernández-Cuesta, en cuya opinión el momento aún no era propicio para poner en práctica el programa original de la Falange. A propuesta de Fernández-Cuesta fue trasladado a Málaga con objeto de no despertar de nuevo las sospechas de Franco sobre conatos de rebeldía y en junio de 1938 se incorporó de forma totalmente voluntaria al frente de Teruel. El suyo fue uno de los focos gestos de protesta, aun siendo limitado.
En 1939, al finalizar la Guerra Civil, fue arrestado junto a Tito Meléndez y Eduardo Ezquer bajo la acusación de formar el triunvirato dirigente de una ilegal Falange Española Auténtica. En 1942, siendo gobernador civil de León, fue destituido y confinado durante más de un año en el Campo de Gibraltar por oponerse activamente al fusilamiento de Juan José Domínguez, implicado en los sucesos con carlistas en el santuario de la Virgen de Begoña, en Bilbao, ejecución que finalmente se llevó a cabo.
Cuentan que siendo gobernador sirvió un plato de aguadas lentejas a Franco en cierta recepción, diciéndole, “esto es lo que come la gente, excelencia“. En 1944 vuelve a ser confinado en Linares (Jaén), acusado de intentar reorganizar la Falange fuera de la disciplina de Franco. En 1945 formó parte de un grupo de treinta falangistas y anarcosindicalistas de la CNT que crearon la Alianza Sindicalista con la intención de resucitar y formalizar unas relaciones que se remontaban con intermitencias a los primeros años 30. Escribió su manifiesto inicial y después de una sola reunión, el grupo fue denunciado a la policía y oficialmente no pudo celebrar más sesiones. Sin embargo, los falangistas siguieron reuniéndose, sin presencia anarquista, hasta los primeros años 50 y lograron crear pequeños grupos en algunas provincias. Durante un tiempo, Dionisio Ridruejo colaboró en los esfuerzos del grupo por fomentar el nacional-sindicalismo a través de cauces extraoficiales.
En 1959, firmó como miembro fundador de los Círculos Doctrinales José Antonio, grupo formado por falangistas de toda la vida y jóvenes miembros de las jerarquías del régimen, cuyo objetivo era mantener viva la doctrina de José Antonio y salvar para el futuro la esencia revolucionaria del pensamiento nacional-sindicalista, personificado especialmente en José Antonio. No asistió a ninguna reunión al considerarlos políticamente muy confusos y al creer que debía primar la práctica sindical y la búsqueda de apoyos fuera del Movimiento Nacional.
En 1960, junto a Ceferino Maestu y Patricio González de Canales, decidieron resucitar una tertulia que había fundado José Antonio en la década de 1930, La Ballena Alegre. Se reunían, lo mismo que treinta años atrás, en el sótano del Café Lyon de Madrid. Al igual que el nombre y el recinto, se mantuvo la iniciativa y el carácter esencialmente falangista del grupo. Sin embargo la política del grupo era que todo el mundo podía asistir y participar, cualesquiera que fuesen su ideología y filiación política. La tertulia, que no era una actividad organizada, sino que era simplemente una reunión semanal, constituía un intento más de reconstrucción falangista, después de la parálisis de la década precedente. Los principales protagonistas del intento eran miembros ya veteranos de la oposición falangista, a los que se había unido un cierto número de falangistas más jóvenes procedentes del Frente de Juventudes. Durante alrededor de un año el grupo se reunía para discutir distintos aspectos del problema de revitalizar la Falange. Sus reuniones, no obstante, tuvieron un final abrupto por orden del Ministerio de la Gobernación después de una pelea, al parecer provocada por el miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey, Mariano Sánchez Covisa, en el curso de una de las sesiones. La Policía intervino y poco después se prohibió la tertulia.
En 1963, principal líder de la oposición nacional-sindicalista y pese a su mala salud en ésas fechas, formó el pequeño y clandestino Frente Nacional de Trabajadores para recuperar el sindicalismo nacional, revolucionario y anticapitalista.
En 1964, hubo dos intentos para encontrar una salida a la Falange alternativa, surgidos en parte de las opciones consideradas y de los contactos hechos en La Ballena Alegre. Participó junto a Ceferino Maestu en la salida de la revista Sindicalismo, dirigida por ambos y uno de los gérmenes de Comisiones Obreras. Promovieron reuniones con trabajadores en el distrito industrial de Villaverde (Madrid). En la primera de estas reuniones hubo siete personas, de las que cinco eran policías; en la última, pues fueron prohibidas al cabo de poco tiempo, había unos trescientos cincuenta obreros. La revista Sindicalismo salía teóricamente con periodicidad mensual, si bien en la práctica salía cuando la censura dejaba el suficiente texto para componer un número. Tuvo en último término el mismo sino que la mayoría de los anteriores intentos falangistas de formar un grupo de oposición, ya que por orden del Ministerio de Información y Turismo fue prohibida su publicación terminantemente.
En ese mismo año y hasta 1967 dirigió la revista Juanpérez, dirigida a América Latina y que en su primer editorial lanzaba para definirse, cuatro consignas: anticapitalismo, anticomunismo, catolicismo y justicia social.
En 1966 abandonó el Frente Nacional de los Trabajadores y fundó el Frente Sindicalista Revolucionario, que tomó como bandera la roja y negra y como símbolo una espiral negra, que representaba la renovación desde dentro y hacia fuera, que el grupo aspiraba a realizar. El FSR quedó constituido por medio de una asamblea semiclandestina celebrada en Madrid y que supuso el retorno de Manuel Hedilla, tras veintinueve años de retirada, a la actividad política. Hedilla fue elegido presidente y Narciso Perales vicepresidente. La organización fue declarada ilegal, pero luchó por desarrollar contactos con elementos opositores de la izquierda trabajadora, apoyó una serie de huelgas ilegales e incluso discutió estrategias para un golpe de estado.
Posteriormente, en 1968, tras una cierta tensión surgida dentro del FSR por la falta de consenso respecto a la línea política y aprovechando una ausencia, por motivos laborales, de Narciso Perales, el primero junto a un pequeño grupo de militantes y gentes de extrema derecha, se escindió en el Frente Nacional de Alianza Libre, menos radical que el FSR en su militancia nacional-sindicalista. De hecho Hedilla siempre se había opuesto a la inclusión de “revolucionario” en la denominación del FSR. En realidad, el FNAL aspiraba a ser una plataforma legal o una pantalla para el FSR, con el objetivo de reagrupar los falangistas dispersos.
Hedilla murió en 1970, cuando el FNAL apenas había empezado a funcionar como grupo independiente. Narciso Perales no asumió la jefatura del FSR/FNAL, sino que de común acuerdo cedió el cargo a Patricio González de Canales. Después de la muerte de Hedilla, los elementos ultras del FNAL dejaron el grupo y el apoyo de los simpatizantes falangistas tendió a darse más bien al FSR, que siguió actuando con independencia, bajo la dirección efectiva de Narciso Perales. El FSR, reforzado por antiguos militantes del FNAL, inició la década de los 70 con el objetivo de lanzar nuevos intentos de rescatar el nacional-sindicalismo del oprobio y de relanzarlo en la diáspora de la Falange, mediante una actividad consecuente con el fin de recuperar el contenido del movimiento. Los dos grupos siguieron actuando de forma paralela, pero sus campos de acción eran distintos. El FNAL era un grupo intrafalangista que pretendía reconstruir una Falange unida desde dentro de las propias filas del Movimiento, recuperando a los falangistas antiguos y marginados. El FSR, por otra parte, pese a las dificultades de la empresa, seguía buscando tener eco fuera de la propia Falange, sobre todo en las fábricas y demás lugares de trabajo.
El FSR se desintegró en 1975 y Narciso Perales se marchó del grupo y retomó unas viejas siglas, Falange Española Auténtica, para un nuevo proyecto. En 1976, los llamados “hedillistas”, antiguos afiliados al FSR, FNAL y CONS, celebraron una reunión en Madrid que señaló la constitución pública de FEA, creada de forma embrionaria por Narciso Perales el año anterior, cuando abandonó el FSR. No obstante, no asumió la jefatura nacional en el primer congreso celebrado este año. Hasta 1979, cuando la disolución de Falange Española de las JONS (Auténtica), denominación con la que finalmente fue inscrita la FEA en el registro de partidos políticos el 26 de febrero de 1977 tras ardua batalla legal al pugnar varios grupos por las siglas históricas. Este grupo desplegó un proselitismo y activismo considerable y cargado de acciones espectaculares, como el reparto gratuito de leche en Madrid con motivo de la subida de precios del producto, gran cantidad de movilizaciones protestando por problemas de la sociedad de esa época o el encierro en la Secretaría General del Movimiento reivindicando la legalización, que finalmente se produjo.
Las primeras elecciones generales dieron a la Auténtica cerca de cincuenta mil votos con candidaturas en veintinueve provincias. Durante la campaña electoral surgieron las primeras tensiones en la organización, que culminaron con la dimisión de la Jefatura Nacional de Narciso Perales y un intento de abandono, reconsiderado finalmente, días antes del 20-N celebrado en Alicante con asistencia de dos mil falangistas.
A partir de esas fechas, ya nada sería lo mismo en la Auténtica; las discrepancias internas se multiplicaron e ideológicamente se perdió el rumbo. En asamblea de militantes celebrada el 20 de febrero de 1978 se produjo una escisión secundada por un 20 por ciento de la militancia, que dio origen a Falange Española Auténtica, que no será inscrita oficialmente hasta el 17 de enero del año siguiente.
El 4 de diciembre de 1978, en plena campaña del referéndum constitucional, un grupo de falangistas de FE de las JONS (Auténtica) ocupó la emisora de Radio Nacional de España en Madrid y todos fueron detenidos, incluido Narciso Perales, por haber difundido la citada emisora un comunicado de la FEA aprobando él Si a la Constitución, mientras se silenciaba que los primeros estaban por la abstención.
El 23 de diciembre de 1979, tras una lenta agonía, fue disuelta FE de las JONS (Auténtica). A principios de los 80, Narciso Perales protagonizó su última y definitiva aventura política al participar en la creación del Movimiento Falangista de España, heredero de la Auténtica y con el que puso fin a 50 años de apasionada lucha por la revolución pendiente.
En el terreno profesional, fue el médico que más veces representó a España en foros internacionales y fue reconocido de forma mundial como profesor en Medicina del Trabajo. Dio su vida en mejorar la salud de los trabajadores, fueran de la ideología que fueran. Aun hoy, la Ordenanza de Salud e Higiene en el Trabajo, creada por él, sigue en vigor.
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid, curso de 1936. Doctor en Medicina, con una tesis doctoral en la Universidad de Madrid sobre Medicina del Trabajo. Médico forense (excedente), de Asistencia Pública (excedente) y de la Beneficencia Municipal de Madrid, todo ello por oposición. Comisionado por el Ministerio de Trabajo para el estudio y propuesta de organización de un Instituto Nacional de Medicina del Trabajo, Madrid 1943. La propuesta fue aprobada y el Instituto creado en 1944. Miembro de la Comisión Internacional Permanente para la Medicina del Trabajo (1948). Presidente de la comisión organizadora del III Congreso Nacional de Medicina y Seguridad del Trabajo (Madrid 1951). Secretario fundador de la Sociedad Española de Medicina del Trabajo (1955). Comisionado para el estudio de la creación y reorganización de los Servicios Médicos de Empresa, obligatorios en empresas de más de quinientos trabajadores (Madrid 1956). Primer director de la Organización de los Servicios Médicos de Empresa (1959). Comisionado para el estudio y reglamentación de los servicios médicos a las empresas que ocupen más de cien trabajadores (decreto 10-6-1959, Orden Ministerial 21-11-1959). Vicepresidente de la Comisión Internacional Permanente y de la Asociación Internacional de Medicina del Trabajo (1963-1966). Presidente permanente de la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo, Madrid (1965). Profesor contratado en la Universidad de San Juan de Puerto Rico, curso de Medicina y Seguridad del Trabajo (1967). Miembro Honorario de varias sociedades de Medicina del Trabajo extranjeras. Cooperó en más de treinta congresos, jornadas o simposios médicos, como presidente de ponencia, invitado especial o comunicante. Presentó o publicó mas de cincuenta trabajos en congresos de la especialidad. Fue médico particular de Manuel Hedilla y Dionisio Ridruejo, por citar algunas personalidades relevantes. Estuvo casado con Justina Rodríguez de Viguri, primera mujer que militó en las JONS, fundadora del SEU y falangista, como su esposo, hasta la muerte.

028. LA INDEPENDENCIA, 140 AÑOS DESPUÉS

Hoy, domingo 17 de enero de 2010, se alcanza una efemérides muy importante para la historia de La Línea. Se cumplen 140 años de la concesión de la independencia respecto al municipio de San Roque después de que un grupo de unos trescientos vecinos comenzara una lucha por conseguir lo que creían justo en vista de la evolución de este arenal que ya no era escenario de conflictos bélicos.

La demolición de la línea de contravalación y de los fuertes de Santa Bárbara y San Felipe en 1810 había favorecido el asentamiento de la población en los arenales del istmo. El Gobierno había cedido terrenos a quienes los cultivaran y el comercio con Gibraltar era creciente.

Del rápido crecimiento de esta aldea daba una idea el hecho de que el 28 de abril de 1826 fuera concedida una licencia para explotar un billar.

Pero lo más importante ocurrió cuarenta y tres años después, el 26 de noviembre de 1869. Sus habitantes pidieron la segregación del término municipal de San Roque, al que pertenecía. Y el 17 de enero de 1870 fue autorizada la segregación de esta villa del distrito de San Roque y se le concedieron los pastos, frutos, aprovechamientos y usos públicos comprendidos en el término jurisdiccional que se le señaló.

La parte de territorio que correspondía a este cantón militar contaba con 330 vecinos, aunque el número de habitantes era bastante mayor con aquellos que no reunían aquella condición.

Resultó vital el apoyo que prestó el entonces presidente de la Diputación Provincial, José González de la Vega, quien llegó a acompañar a una representación de los vecinos en innumerables gestiones en Madrid y en la capital de la provincia. Tanto ayudó que le fue otorgado por el Gobierno una Gran Cruz y el Ayuntamiento lo nombró Hijo Adoptivo de la Ciudad en sesión celebrada el 3 de agosto de 1870, aparte de dar su nombre a una calle importante de la ciudad, que arranca en la del Ángel y acaba en Buenos Aires.

Los fundamentos que expusieron los vecinos en su petición fueron muy claros y esa convicción les dio fuerzas para mantener la lucha a pesar de los obstáculos encontrados.

La población era el doble de la que exigía la Ley como circunstancia precisa para acordar semejante medida. Los arenales ya no lo eran tanto y había 136 casas de mampostería perfectamente edificadas y de 150 huertos que después de satisfacer las necesidades de la localidad dejaban un sobrante que, conducido a Gibraltar, constituía una especulación de óptimos resultados.

El núcleo de La Línea tenía barcas pescadoras, canteras, caleras, fábricas de ladrillos y otras industrias que daban ocupación muchos brazos y que formaban una importante exportación. Había, además de una plaza, mercado, tiendas e industrias de muchas clases que les permitían subsistir independientemente.

Otras razones tan pertinentes y firmes como las anteriores contenía la exposición que elevaron al Gobierno de la Regencia y algunos de los recurrentes presentaron incluso un proyecto de presupuesto municipal que ascendía a 4.595 escudos, cuya cantidad quedaba suficientemente cubierta con los ingresos o arbitrios que tenían asignados.

El Ayuntamiento de San Roque fue consultado por el Gobierno y expresó su oposición radical a la petición. Entre otras razones, los políticos sanroqueños de entonces exponían que estaban agrupados a La Línea los caseríos de La Atunara y del Espigón y los huertos y las huertas. También aseguraban que la mayoría de los habitantes no debía considerarse como vecinos porque eran simplemente transeúntes.

Un argumento que San Roque esgrimió con fuerza fue que los vecinos estaban a merced de la autoridad militar, facultada para expulsarlos cuando las necesidades bélicas lo exigieran. El término municipal, aún en conflicto, también fue utilizado por San Roque, que explicó que La Línea no contaba con término propio porque al ser considerado como un barrio de aquella población nunca lo había tenido. Por tanto, el espacio que ocupaba La Línea era muy reducido y se hallaba enclavada dentro de la zona militar, de mar y tierra.

De hecho, San Roque añadió que los propietarios de las huertas y edificios habían adquirido estas posesiones bajo la condición expresa de destruirlas y devolver los terrenos cuando el Gobierno lo ordenara. Por todo esto, San Roque entendía que la prosperidad dependía de la colonia inglesa, por cuyo fuego de cañón se hallaba constantemente amenazada.

La Diputación Provincial consideró a finales de 1869 que por el número de vecinos y otras circunstancias La Línea estaba en condiciones de ser segregada.

Además, había desaparecido, según orden del Gobierno de 14 de julio del mismo año, la prohibición estricta de edificar y reparar los edificios en las poblaciones de La Línea y Campamento, dictada en 24 de julio de 1862, y ya se permitía  edificar detrás del cuartel de Infantería, con lo que el crecimiento de la aldea podía consolidarse sin más límite que los propios del término municipal que se le asignara.

Otro factor que valoró mucho la Diputación Provincial fue la existencia de una moción dirigida a la junta provincial de Agricultura, Industria y Comercio por varios propietarios, labradores y vecinos de la aldea de La Línea, según certificado expedido por la secretaría de dicha junta. En ella se exponía que el Ayuntamiento de San Roque tenía desde hacía muchos años señalado a la alcaldía pedánea de La Línea de Gibraltar el término comprendido desde el Cachón de Gimena hasta el arroyo de Guadalquitón por la huerta del Rango y formando ángulo a la Pedrera, cuyo territorio tenía una superficie aproximadamente de media legua de ancho por dos y media de largo. Este fue el término que finalmente le fue concedido a la nueva población independiente.

También se consideraba completamente justificado que el nuevo distrito podía sufragar sus gastos sin gravar excesivamente a los vecinos y estaba claro que correspondía en justicia acceder a la petición solicitada, limitándose a la segregación y quedando la división de bienes, etc.

Después de que el Gobierno aprobara la formación del nuevo municipio y una vez fijado el nombre que éste debería llevar por corresponder su designación al Gobierno, se señaló por su propio término jurisdiccional la porción de terreno a que se extendía la autoridad del alcalde de barrio.

A partir de ese momento se inició un proceso que desembocó apenas seis meses después, el 20 de julio de 1870, con la celebración del pleno extraordinario en el que fue constituido de manera provisional el primer Ayuntamiento. La alcaldía correspondió a Lutgardo López Muñoz, uno los linenses que encabezó aquel movimiento que acabó en la segregación junto a personas como Luis Ramírez Galuzo, otro de los artífices de que La Línea se separara de San Roque. Hasta dos años después no hubo elecciones municipales y el ganador fue José Peón, aunque su repentino fallecimiento le impidió ejercer como tal. Catorce días después, el 14 de febrero de 1872, se hizo cargo de la alcaldía el propio Luis Ramírez.

023. MAESTRO JAÉN. Compositor

Rafael Jaén, el Maestro Jaén, nació en La Línea el 13 de diciembre de 1915 y murió en Madrid el 19 de julio de 1984. Fue destacado compositor de la canción española.

Estudió música, solfeo y piano y sus notas fueron siempre sobresalientes. Destacó por sus grandes virtudes para este arte. Posteriormente se marcharía a Madrid para seguir perfeccionando sus estudios.

En 1936, en pleno arranque de la Guerra Civil, organizó una banda de música compuesta de noventa personas con las dificultades artísticas que en esos años se vivían. En 1957 organizó un espectáculo totalmente para aficionados con la participación de Lolita Torrejón y Merci Peña entre muchos otros y fue aclamado por todos los escenarios que visitaba.

En 1960 ganó el primer premio en el Festival de la Canción Andaluza en Jerez de la Frontera con Nardo con bata de cola, canción escrita por Gabruel Baldrich y que luego grabó Imperio de Triana. En este mismo certamen presentó su canción Tira tu silencio al río, cantada por el famoso cantaor Roque Montoya, Jarrito. El jurado estaba formado por José Maria Pemán, José Carlos de Luna y el director del Conservatorio de Sevilla. Además de recibir el primer premio, fue considerada por dicho jurado como un poema musical más que una simple canción.

Más tarde preparó el pasodoble dedicado al matador de toros Carlos Corbacho y luego hizo el que se convertiría en el himno de su ciudad natal Española y Gaditana.

En su larga carrera destacaron los premios concedidos en Madrid, Almería, Sanlúcar de Barrameda y Aranda de Duero, entre muchos otros. Pero su gran éxito fue la canción que compuso para Manolo Escobar, la célebre y conocidísima canción Mi carro, una de las más rentables para la Sociedad de Autores. Para Marifé de Triana hizo ¿Quién dijo pena? y puso música a otros muchos temas cantados por Lolita Sevilla, Imperio Argentina y Juanita Reina entre otros.

Contrajo matrimonio con Obdulia Vázquez Lara y sus cuatro hijos, fieles seguidores del talento musical de su padre: Obdulia, Cecilia, Ana María y Rafael. En su memoria se organiza cada año el certamen nacional de la canción española que se celebra anualmente en La Línea, el Memorial Maestro Jaén.

022. LA ANTIGUA ADUANA

La antigua aduana estaba situada hasta finales de la década de los años sesenta en el espacio comprendido entre la fuente de la plaza de la Constitución y el antiguo edificio de Sanidad (luego Conservatorio de Música e Instituto Transfronterizo y ahora Hacienda Municipal). Por ella pasaron miles de ciudadanos esperanzados en conseguir en Gibraltar la prosperidad que se les negaba a este lado de la frontera.

En los primeros años de existencia de La Línea como municipio independiente, la aduana era de tercera clase y las importaciones del extranjero que se realizaban estaban limitadas a materiales de construcción, carbones minerales, hierros, maderas, losas y vidrios, trigo, harina y muebles. Las mercancías que se introducían apenas si propiciaban beneficios arancelarios, porque eran muy limitadas. Lo que sí dejaba dinero era la represión sobre la introducción ilegal de artículos, sobre todo tabaco, de ahí que la Compañía Arrendataria de Tabacos ejerciera una acción fiscal directa y eficaz en aquellos años.

A finales del siglo XIX transitaban por la aduana unas quince mil personas, a las que se unían trescientos caballos y otros tantos carruajes. Los servicios auxiliares de reconocimiento estaban desempeñados por la sección veterana de carabineros, compuesta por un sargento, dos cabos y cuarenta agentes, todos mandados por un primer teniente.

El comercio ilícito se reprimía con medidas especiales entre las que estaba el estudio ingenioso de por dónde podría entrar la mercancía ilegal. Los carabineros estudiaban eso tanto como las propias personas dedicadas a ese comercio y todo ello sin que dañara a esos quince mil trabajadores que cada día cruzaban la frontera al atardecer.

Los ingresos que propiciaba la aduana eran impresionantes. Por ejemplo, las arcas del Estado recibieron 206.195 pesetas en 1897, mientras que al año siguiente ascendió la cantidad a 150.324 pesetas. Este  curioso descenso de un año para otro se debió a la bajada en la exportación de corchos en planchas y a la reducción de los derechos arancelarios en la importación del carbón mineral.

El administrador de la aduana en aquella época era Adolfo Vicente Arche, que tenía como segundo a Acisclo Fernández de Padilla. Los vistas eran Antonio Miranda, Ciriaco Arregui y Antonio Sánchez mientras que el oficial era Miguel Vázquez y el teniente de veteranos Esteban Suñol.

Estos primeros años de la aduana alcanzaron su punto trágico el 6 de marzo de 1908, cuando se produjeron los luctuosos sucesos que acabaron con la vida de varias personas, casi todos obreros que cruzaban a diario la aduana para trabajar en el Peñón.

El paso de los años no varió un ápice aquellas circunstancias discriminatorias, como demuestra el hecho de que el padre Justo Martínez de Serdio mandara una carta a Franco el 29 de julio de 1954 en la que criticaba con gran dureza la obligación de ingresar las divisas en el Banco de España de la aduana al regreso de Gibraltar. “El último viernes, 23 de julio, ingresaron 6.466 libras, 12 chelines y 6 peniques (…) sin suponer eso salida de mercancías, sino salida de sudor, esfuerzos y sacrificios a diez mil modestos y buenos españoles”. Esta carta, que posiblemente nunca llegara a leer Franco, le valió al padre Justo el destierro.

Por eso, hacer referencia a la aduana es recordar el tributo que tuvieron que pagar los linenses durante muchos años sin que apenas se les devolviera en forma alguna de reconocimiento. Al contrario, todavía luchan por sus derechos. Y si nos remontamos varias décadas, estos impresionantes tributos no sirvieron siquiera para adecentar la carretera que iba desde la aduana hasta Gibraltar, que tardó mucho tiempo en presentar un aspecto decoroso.

Con los avatares políticos sucesivos, a mediados de los años sesenta se produjo la desaparición administrativa de la aduana linense como tal, para muchos el paso previo al cierre de la frontera, ocurrido el 8 de junio de 1969. Un año y varios meses después, en 1971, comenzaron las tareas de demolición de la aduana y aquel histórico escenario de la vida linense dio paso a una gran llanura donde hoy, sin que nadie se pare a lamentarse, no queda el menor recuerdo de lo que allí hubo.

017. PARROQUIA DEL CARMEN

Vista de la iglesia del Carmen

La parroquia de Nuestra Señora del Carmen, una vez desmembrada de la iglesia mayor de la Inmaculada, fue erigida por decreto episcopal el 28 de septiembre de 1944, aunque su apertura se produjo el 16 de julio del año siguiente, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Carmen. Aquel día, el obispo de entonces se desplazó a la ciudad, en plena Feria, para proceder a la bendición de la parroquia.

En sus comienzos, la parroquia se instaló en una antigua fábrica de salazón comprada por el obispado de Cádiz-Ceuta. Luego se realizaron obras de transformación para dejarla convertida en una sola nave de unos 200 metros cuadrados con el altar en el centro, visible desde el exterior de la iglesia.

Imagen primitiva de la iglesia del Carmen

La capilla del Santísimo y de la Reconciliación se encuentra a la derecha del altar mayor en una superficie de unos 40 metros cuadrados. Aparte, unas dependencias anexas incluyen el despacho parroquial, de unos 25 metros, tres salas de reuniones y dos servicios. Junto al templo y las dependencias existe un amplio salón y varias habitaciones más en las que tienen su sede la Hermandad del Cristo del Mar, Cáritas y otras actividades parroquiales aparte de que las instituciones del barrio de La Atunara utilizan los salones para la vida social y cultural del mismo. En general, se trata de la parroquia más pequeña de la ciudad, aunque cumple perfectamente las necesidades de la barriada.

Esta feligresía queda dentro de los límites siguientes: una línea que partiendo del mar de levante pasa por el eje de las calles Jimena, Estepa, Menendez Pelayo, Antequera, bordeando el grupo escolar que queda fuera de esta parroquia, Almendro, Giralda, María Guerrero, canal de desagüe hasta el mar de Levante.

Hace unos años fue mejorado su entorno con la remodelación de la explanada exterior, bautizada con el nombre de la plaza de Guillermo Chaminade-Marianistas. Ya más recientemente fue modificado el interior.

La Virgen del Carmen, por las calles de La Atunara

La parroquia de la Virgen del Carmen está integrada en la realidad del barrio de La Atunara y viceversa. La condición ancestral de barriada de pescadores le entroncó rápidamente con el fervor a la Virgen del Carmen, que es la reina de La Atunara. En septiembre de 1978 se hizo cargo de la parroquia un sacerdote de la compañía de María (Marianista) y se instaló en su demarcación una comunidad religiosa de la citada congregación.

Hay dos días en el año en los que la iglesia se queda pequeña para albergar el fervor de la gente de La Atunara. Primero está el Viernes Santo, cuando se congregan cientos de personas para asistir a la salida de la cofradía del Cristo del Mar, el otro gran referente religioso de este barrio de pescadores. El otro es el 16 de julio, cuando la Virgen sale en procesión recorriendo las pequeñas calles de La Atunara.

La iglesia, vista desde la playa

El primer párroco del Carmen fue José Javier Rivas, que estuvo desde 1944 hasta 1948. Le sustituyó José Brenes, aunque éste sólo se mantuvo unos meses ya que fue rápidamente reemplazado por el inolvidable Justo Martínez de Serdio, el padre Justo, que permaneció durante siete años en la parroquia del Carmen desarrollando una impresionante labor social y reivindicativa que incluso le costó el destierro por una carta mandada a Franco en 1954 en la que denunciaba el trato que recibía la ciudad. Tras la marcha del padre Justo, en 1955, llegó Salvador González, que estuvo también muy poco tiempo ya que en el mismo año le sustituyó Manuel Galtier. En 1959 llegó el padre José Luis Galindo, que estuvo ocho años, hasta 1967, cuando llegó Francisco Javier Arrieta. En el 73 se hizo cargo de la parroquia el padre Torrejón, tras el cual se incorporó el último sacerdote no marianista, Alberto Revuelta. En el año 1978 asumieron los marianistas la iglesia del Carmen y llegó el padre Aventino Andrés, que estuvo tres años hasta ser sustituido en 1981 por José Antonio Barbudo, otro de los sacerdotes que ha dejado huella en la iglesia de La Atunara. Luego llegaron Pachi Canseco y Lucio Bezana, también marianistas. En la actualidad está el padre Ignacio Zabala, llegado en el año 2009.

CIEN PALACIOS

PALABRARIO PORTEÑO

palabrario_titular2

ROMERIJO

ESENCIA PORTUENSE

«Existe en El Puerto una herencia espiritual, pero no un patrimonio de raza. El Puerto no es la estirpe, no es la raíz o tronco de una familia. La ciudad tiene más de alambique y de molde, que de cuna. En cuanto corre por la sangre un miligramo de sal marina de la que satura el ambiente o una gota del vino sutil de estas soleras que sin embriagar adormece, El Puerto ha realizado su conquista. Un hijo de castellanos cántabros, nacido aquí, dirá siempre que es portuense. Dirá lo mismo que el nieto del inglés o de otros extranjeros. El ambiente penetra, domina y caracteriza cuanto se le entrega.»
Mariano López Muñoz

Censo Oficial (INE) 1 de enero 2012:
Población de El Puerto: 89.068 h.

EN FACEBOOK

EL PUNTO VALDELAGRANA

elpunto_puertosantamaria

BIBLIOTECA PÚBLICA

BASTEIRO E HIJOS

GENTEDELPUERTO TONEL

MUSEO DE CIENCIAS DE SAFA

EL HABLA DE FERNANDO GAGO

habladegagoportada_promo2

Nueva edición de el libro 'EL HABLA DE FERNANDO GAGO'. Pedidos a: gentedelpuerto@gmail.com

¿PORTEÑOS O PORTUENSES?

ICONOGRAFÍA DE LA VIRGEN DE LOS MILAGROS

LA HERRERÍA

herreria_nonstop_puertosantamaria


Hasta finales de temporada el Bar 'La Herrería' permanecerá con la cocina abierta todo el día: desde las 12:00 hasta cierre.  Para aquellos que, en verano comen mas tarde, para el turismo extranjero, para no tener horario, ni fecha en el calendario...

BODEGUILLA BAR JAMÓN

Comentarios

I Simposio Internacional Paco de Lucía “Fuente y Caudal” | se prohibe dar el cante: […] que ha aportado algunos de los hitos de este espac ..

Eaoelsu: Gracias *** Actores y actrices aristócratas, de la nobleza * ..

Marcela: PERDON ES NO VIDENTE JOAQUIN SANCHEZ GOMEZ LOS ATECEDENTES Q ..

Marcela: Hola soy una maestra de primaria de Argentina y necesito ubi ..

yoli: soy yoli prima lali te dejo mi facebook y ya ablamos por hay ..

Noni Cuesta: Me ha gustado mucho Carlos, enhorabuena!! torero ..

juan: busco algun dato relacionado con una casa de citas en la lin ..

Antonio Peña Jimenez: Tu que tanto alabas a tus invitados yo te digo que tu sí que ..

PACO SANCHEZ: hola ,yo me crie en las palomeras,precisamente en virgen de ..

Fàtima: Busco a la familia Cereto rodríguez :D ..

Marce: Admiro a este gran señor es un ejemplo de superación para la ..

Christine Davies: Comprendo que Usted estara en La Linea un dia de estos y me ..

R,Abelardo Garcia.: Felicitar a Jose Manuel Fernández por esta pagina Gente de l ..

Fatima: hola quiero buscar a la familia departe de mi padre apellido ..

Anna Mas Aguilar: Mi telefono 625323358 y 938442492 ..

Anna Mas Aguilar: Me gustaria mucho poder hablar personalmente con el Sr migue ..

Rafael Galindo Sánchez: Cuando en su artículo ,habla de Saldiguera , imitador de Can ..

Antonio Carlos Corbacho: Buenas tardes, gustaría conocer algún parentesco con el apel ..

Antonio Carlos Corbacho: Buenas tardes, gustaría conocer algún parentesco con el apel ..

Antonio Carlos Corbacho: Buenas tardes, gustaría conocer algún parentesco con el apel ..

COSAS DE COMÉ – LA ALACENA

DOÑA BLANCA

alfabeto_fenicio_puertosantamaria


Fragmento de cerámica con las primeras letras del alfabeto fenicio, incisas, descubierto en el Yacimiento 'Torre de Doña Blanca'. (Museo Provincial de Cádiz).

¿PORTUENSES?

portuenses_puertosantamaria

AYUNTAMIENTO

banner_210px

ALEJANDRO DUMAS

alejandrodumas_puertosantamaria

REPOSTERO PEPE MESA



DEDICATORIA A EL PUERTO


"Al Puerto de Santa María, el pueblo más bonito de España, donde yo nací, donde pasé los días más felices de mi vida, donde hay más alegría y más sol, donde viven mis 'viejos' de mi alma". Pedro Muñoz Seca, en la dedicatoria de su obra: “El Roble de la Jarosa”.

"Para el Casino Portuense, bello rincón de El Puerto de Sana María, donde se reúnen los hombres mas embusteros de España", Pedro Muñoz Seca, en la dedicatoria de su obra: "El Príncipe Juanón".

"Las gentes del Puerto son las comas de Dios, un suspiro terrenal entre palabra y palabra, de por medio el mar".
Fernando Polanco

RUTA VINO Y BRANDY

La Ruta de Vino y Brandy de El Puerto incluye también a los criadores de Vinagre de Yema. Es la historia del enoturismo de las bodegas portuenses: visitas, historia, compras, publicidad, bodeguitas, restaurantes enológicos, academia de cata y literatura relacionada con los Vinos & Brandies portuenses. Se pude visitar pulsando aquí.

Si nacer en Cádiz, con tantos siglos en la memoria, es un privilegio, nacer en El Puerto de Santa María, es una fantasía...

Puerto de Santa María,
que sabor a vino viejo
se bebe en cada “corría”...
Manuel Martínez Remis

ETIQUETAS ANTIGUAS

etiquetasvinos21

Colección de etiquetas antiguas de vinos, licores y brandies de El Puerto.

¡Arropía de Turquía!
¡Las llevo largas y retorcías!
¡Que ricas y que buenas,
llevo mis arropías!
¡Largas, largas,
como las malas lenguas!.
Pregón de 'El Arropiero'

GABINETE DE PSICOLOGÍA

VISITAR EL PUERTO

INFORMACIÓN CLIMÁTICA

El fraile del tiempo y su tripa de gato

Pulsando aquí puede obtener, en tiempo real, un registro de las variables de interés meteorológico de El Puerto a través del tiempo. Es un Servicio de Información Climática tomado desde la Estación Meteorológica de APEMSA (Aguas del Puerto, S.A.) que se actualiza cada 5 minutos. La Estación, situada en la sede de APEMSA, calle Aurora, 1, ha sido calificada por la red de aficionados de Meteoclimatic como 'Estación con sello Meteoclimatic de calidad destacada'.
La imagen del Fraile del Tiempo muestra un higroscopio: la tripa de gato en su interior tiene la propiedad de alargarse o encogerse en función de la humedad ambiente, accionando la capucha del fraile de cartón, indicando éste que hará buen tiempo cuando está descubierto, y malo en caso contrario.
En la tienda de Las Novedades, puede encontrar este bonito objeto de colección, un original regalo para estas fechas.

MANSIONES Y LINAJES

ENVIAR UN CORREO

DIRECTOR GENTE DEL PUERTO

jmmoct2014

José María Morillo.
es un portuense, o porteño (*) de cuarta generación, que cree en El Puerto a través de sus gentes, pasadas y presentes, y sobre todo futuras. Es directivo de la Administración Local y colaborador de Diario de Cádiz y del Grupo Joly.
----

(*) Porteño: Natural del Puerto de Santa María del Buen Aire (Argentina) o de El Puerto de Santa María. Bahía de Cádiz (España).

ADVERTENCIAS

blogs_elpuerto_03_puertosantamaria2

blogs_elpuerto_06_puertosantamaria

blogs_elpuerto_04_puertosantamaria3

blogs_elpuerto_05_puertosantamaria3

Identifique su blog como Blog de El Puerto. Póngamosle denominación de origen a los Blogs hechos en El Puerto. Puede descargarse el banner que mas le convenga por su tamaño, pulsando con el botón derecho de su ratón, y dándole a la opción: 'Guardar como'. Ahí deberá escribir el nombre y la carpeta donde irá guardado... y voilá!
--- --- --- --- --- --- --- ---
FOTOGRAFÍAS.
Las fotografías publicadas en Gente del Puerto son de propiedad pública, cedidas por sus autores u obtenidas en internet libre de cargas. Si no fuera el caso, comuníquenoslo y procederemos a eliminarla del blog.
--- --- --- --- --- --- --- ---
COMENTARIOS.
La dirección IP de su equipo queda registrada al realizar los comentarios en esta página, para su identificación, caso de ser necesario. GentedelPuerto.com no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus autores o comentaristas, a quienes pertenecen. En cualquier caso, la información colgada en esta página web estará en permanente depuración, a través de las adiciones y modificaciones recibidas, y de las verificaciones y homogeneizaciones de criterio oportunas.